¿Renovación en el PC?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

La deplorable acusación del alcalde Jadue a Michelle Bachelet en La Tercera tuvo como feliz consecuencia que, por primera vez en mucho tiempo, se transparentara un debate al interior del PC. Es lamentable que sus protagonistas no han dejado translucir sus contenidos específicos, pues el debate público es una primera señal de efectiva renovación.

¿Por qué interesa este debate a la izquierda más allá de ese partido? No es por su fuerza electoral ni parlamentaria, aún pequeña. Tiene que ver con su influencia ideológica (ser comunista es un certificado de vocación transformadora), con su proximidad con lo que fue el llamado “socialismo realmente existente” que todavía vive en Cuba y Corea del Norte entre otros y probablemente porque, al contrario del italiano, principal PC del Occidente, mantiene el nombre.

Una real agenda renovadora tiene que incluir una revalorización del pensamiento de Marx y su vigencia. Este revolucionario alemán hizo aportes fundamentales al análisis del capitalismo y del rol de las clases sociales en el decurso histórico y a la construcción del movimiento obrero que sería esencial en el desarrollo democrático del Occidente. No obstante, Marx profundamente conocedor del pensamiento de su época, murió mucho antes de que el capitalismo alcanzara su madurez con lo que no pudo conocer el importante rol que jugaría el Estado, tampoco el fenómeno de la globalización y menos las transformaciones que actualmente experimenta el capitalismo. Muchos han contribuido a una mejor comprensión de estos fenómenos y por tanto no es posible tener solo a Marx como referente. También es necesario una revalorización del marxismo. Hace ya mucho tiempo que quedó atrás la pretensión de Stalin de definir al “verdadero”, y sin duda en las diferentes disciplinas en las que incidió ha habido desarrollos fundamentales de incorporar.

Es indispensable también un balance de las gestión de los comunistas en Chile y pronunciarse respecto de los crímenes cometidos en el mundo llamado socialista, de la nula vigencia de los DD.HH. y de la “dictadura del proletariado” que representó un cuestionamiento radical de la democracia. Dicha dictadura, como señala el filósofo francés Claude Lefort, se caracterizó por una presunta auténtica representación de la voluntad del pueblo, confundido con el proletariado en el órgano sin rivales del partido dirigente; la constitución de una opinión unánime; la fusión del poder político con el poder del Estado; la integración de todos los dominios de actividad y conocimiento a través de normas dictadas por el partido y, consecuentemente, el desdibujamiento de las fronteras entre lo político y lo no político. Esta reflexión constituye una tarea gigantesca, pero indispensable para potenciar el aporte del PC a la transformación de la sociedad chilena.

Close Menu