Elecciones PS y crisis de los partidos. Fracaso del refichaje, triunfo del clientelismo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
  • Núcleo de la crisis de los partidos se sitúa en fallida implementación del refichaje de militantes, norma propuesta por la comisión Engel en 2015.
  • En el proceso de refichaje que culminó en abril de 2017, el promedio de no ratificación de antiguos militantes fue de un 95,9%.
  • Crisis del PS demuestra que proceso de inscripción reciente habría fortalecido clientelismos locales, en lugar de subsanar malas prácticas.
  • Debacle de mayoría de los partidos políticos ligada a predominio de intereses de corto plazo por sobre las ideas y propósitos de futuro.

En el año 2015 la ex-presidenta Michelle Bachelet convocó a un Consejo Asesor Anticorrupción, liderado por Eduardo Engel, para responder a los casos sobre el financiamiento ilegal de la política. Años después, algunas de las medidas que se impulsaron se cuestionan a partir de las magras participaciones electorales internas de los partidos políticos y la profunda crisis que vive el Partido Socialista, luego de las acusaciones de abultamiento de su padrón en comunas como San Ramón y denuncias de eventuales vínculos de militantes con el narcotráfico.  El núcleo de esa crisis, se centra en la fallida implementación del refichaje de militantes, norma que fue propuesta por la comisión Engel y que culminó en su etapa central, en abril de 2017, plazo que definía qué partidos quedarían habilitados para el proceso electoral de ese año. El proceso continuó en 2018 y 2019 con nuevas incorporaciones en cada partido.

El diagnóstico apunta a que antes existían padrones “inflados” pero con participación de militantes verdaderos, y que en el proceso de refichaje, la mayoría no habría vuelto a sus partidos de origen, siendo reemplazados por personas que habrían facilitado sus datos y firmas, los llamados “militantes fichas”, sin ninguna adscripción política verdadera y, en muchos casos,  fruto del clientelismo a cambio de alguna contraprestación municipal o de algún otro servicio social o territorial. Indicios de esta práctica es la  baja participación registrada en elecciones internas de los partidos. ¿Cómo es posible que partidos con militantes recién inscritos, no logren superar el 8% en promedio de participación? Todos los partidos de representación nacional, superan los 40.000 militantes entre 2017-2019, sin embargo, sólo votaban alrededor de 8.000-9.000 y en algunos casos, como el de RD, menos de 3.500 militantes. Sólo la UDI y el PDC superaron los 10.000 votantes en sus procesos electorales -fuera del  PS  con alrededor de 20.000 en mayo de 2019, elección signada por conflictos de público conocimiento-.

Un fenómeno silencioso en los partidos fue el de las “renuncias pasivas”, que en la práctica se tradujeron en no renovación de la militancia[1]. Se trató de actos administrativos que no necesariamente eran conocidos por el militante o adherente, pues no pocos habían olvidado que alguna vez adhirieron a una colectividad. Estos cientos de miles de casos, son distintos a las renuncias voluntarias a través del Servel, que en el último trimestre de 2018 rondan los 7.500 militantes, la mayoría del Partido Igualdad  (3.500) y el bloque de la ex Nueva Mayoría con cifras que oscilan entre 500-700 renunciados por partido.

En la tabla N°1 se destaca, en tono más oscuro,  a los partidos tradicionales o históricos, los cuales se sometieron al refichaje. Allí aparecen los militantes hasta antes del proceso de reinscripción de 2017; los partidos tradicionales encabezan el listado. No deja de llamar la atención que la suma entre los antiguos militantes supera el millón, se trata de persona que en los últimos 28 años se había registrado en alguno de los partidos indicados. Evidentemente en este listado se mezclan incorporaciones recientes de los partidos más nuevos (sin  color) y aquellos que ingresaron desde 1987, fecha en la cual comenzó el proceso de fichaje en vistas al plebiscito de 1988. Los partidos que primero iniciaron ese proceso fueron el PPD y el Partido Humanista.

Tabla N°1 Militantes inscritos antes del proceso de refichaje de abril 2017

Partidos Militantes
SOCIALISTA DE CHILE          124.595
POR LA DEMOCRACIA          118.991
DEMOCRATA CRISTIANO          113.422
RENOVACION NACIONAL          110.531
UNION DEMOCRATA INDEPENDIENTE          103.906
RADICAL SOCIALDEMOCRATA          100.467
HUMANISTA            92.487
COMUNISTA DE CHILE            89.193
PROGRESISTA            54.244
ECOLOGISTA VERDE            53.258
IGUALDAD            50.878
MAS-REGION            41.656
REVOLUCION DEMOCRATICA            39.544
PAIS            36.487
UNION PATRIOTICA            33.999
REGIONALISTA INDEPENDIENTE            20.525
EVOLUCION POLITICA            20.249
PODER CIUDADANO            12.385
CIUDADANOS            11.438
AMPLITUD              9.107
TODOS              8.638
IZQUIERDA CIUDADANA DE CHILE              5.204
ANDHA CHILE              4.334
LIBERAL DE CHILE              3.780
DEMOCRACIA REGIONAL PATAGONICA              3.635
FEDERACION REGIONALISTA VERDE SOCIAL              3.381
PARTIDO DE TRABAJADORES REVOLUCIONARIOS              1.784
POR LA INTEGRACION REGIONAL              1.708
Total general       1.269.826

Datos Servel obtenidos vía transparencia.

Entre las cifras examinadas, sorprenden las que aparecen en la tabla N°2, en  donde se aprecia la estampida de los antiguos militantes de sus partidos históricos. Muy pocos militantes ratificaron su inscripción, en otras palabras, casi todos los partidos fueron inscritos con electores nuevos. El promedio de no ratificación es de un 95,9%.  La cifra demuestra no solo la desactualización de esos registros internos, sino la distancia y, tal vez, desaprobación de miles de militantes que no ratificaron su adhesión política, dejando en evidencia la crisis institucional que viven estos partidos. En cifras absolutas más de un millón de militantes antiguos no volvieron. Aunque entre las causas se cuenten, también, cuestiones logísticas (vivir en el extranjero por ejemplo) u otras como la actualización de fallecidos,  parte importante se debe a la distancia crítica que hay hacia estas instituciones que no logran aun comprender del todo los nuevos estándares que exige la política.

Tabla N°2 Diferencia entre militantes ratificados y no ratificados de padrones de partidos políticos

Partidos Total antes de abril 2017 Reficharon No se reinscribieron % de no inscripción
DEMOCRATA CRISTIANO                    113.422 19.848 93.574 -82,5%
SOCIALISTA DE CHILE                    124.595 13.508 111.087 -89,2%
RENOVACION NACIONAL                    110.531 7.683 102.848 -93,0%
RADICAL SOCIALDEMOCRATA                100.467 4.940 95.527 -95,1%
UNION DEMOCRATA INDEPENDIENTE 103.906 4.645 99.261 -95,5%
POR LA DEMOCRACIA                      118.991 4.915 114.076 -95,9%
COMUNISTA DE CHILE                     89.193 3.335 85.858 -96,3%
HUMANISTA                              92.487 313 92.174 -99,7%
PROGRESISTA                            54.244 174 54.070 -99,7%
ECOLOGISTA VERDE 53.258 68 53.190 -99,9%
MAS-REGION 41.656 27 41.629 -99,9%
REGIONALISTA INDEPENDIENTE 20.525 12 20.513 -99,9%
IGUALDAD                               50.878 29 50.849 -99,9%
Total general 1.074.153 54.557 1.019.596 -95,9

Elaboración propia entre datos Servel.

De la tabla N°2, también se destaca que la Democracia Cristiana fue la colectividad que más ratificaciones obtuvo. Cabe recordar que la fecha final fue el 15 de abril de 2017. En ese día todos los partidos políticos tradicionales, es decir, los que se legalizaron en la década de los 90’, más aquellos que se habían inscrito en los últimos años, debieron someterse a un proceso de refichaje de sus militantes y así, renovar por completo la totalidad de sus padrones, en el contexto de las iniciativas presidenciales impulsadas el 2015, sobre transparencia y fortalecimiento de la política. La Ley N° 20.900, publicada el 14 de abril de 2016, obligó a los partidos a acreditar en, a lo menos, tres regiones continuas u ocho discontinuas, una cantidad mínima de nuevos afiliados o de antiguos afiliados reinscritos, equivalentes al 0,25% de los votos emitidos en la última elección de diputados, o 500 electores, en caso de que ese porcentaje fuese menor a lo detallado porcentualmente por los votos emitidos.  Como se observa en la tabla 3, los partidos históricos lograron movilizar a través de una severa distribución regional a 318.298 electores, de los cuales 54.557 venían de sus partidos “antiguos”, es decir en términos técnicos ratificaron su adhesión política, y 263.741 son nuevos militantes. Tal cual lo consignábamos anteriormente, fue la DC la que proporcionalmente más retuvo a sus antiguos militantes.

Tabla N°3 Configuración actual de padrones de partidos desde nuevos y antiguos militantes 2018

Partidos Nuevos Ratificados % Nuevos % Ratificados Total general
COMUNISTA DE CHILE                                        49.021                3.335 94% 6,37%                52.356
DEMOCRATA CRISTIANO                                         9.871              19.848 33% 66,79%                29.719
ECOLOGISTA VERDE                    13.828                     68 100% 0,49%                13.896
HUMANISTA                                                 19.443                   313 98% 1,58%                19.756
IGUALDAD                                                  16.074                     29 100% 0,18%                16.103
MAS-REGION                      6.175                     27 100% 0,44%                  6.202
POR LA DEMOCRACIA                                         25.776                4.915 84% 16,01%                30.691
PROGRESISTA                                               22.118                   174 99% 0,78%                22.292
RADICAL SOCIALDEMOCRATA                                   25.839                4.940 84% 16,05%                30.779
REGIONALISTA INDEPENDIENTE                    17.467                     12 100% 0,07%                17.479
RENOVACION NACIONAL                                       23.531                7.683 75% 24,61%                31.214
SOCIALISTA DE CHILE                                       24.092              13.508 64% 35,93%                37.600
UNION DEMOCRATA INDEPENDIENTE                    36.345                4.645 89% 11,33%                40.990
Total general                  263.741              54.557 83% 17,14%              318.298

Elaboración propia con datos Servel

La crisis del PS pone en evidencia que los estándares por los cuales se han refichado los nuevos militantes no resultan suficientes para fortalecer a cada institución. Las formas de inscripción vigentes, aparentemente han fortalecido los clientelismos locales, dejando a sus caudillos en posiciones de poder relativamente más fuertes que en tiempos en que los padrones estaban desactualizados, pero aun mantenían a los militantes de ideas y causas por sobre las meras fichas. La discusión que se instala a nivel académico y político, es sobre cuál es el nivel de compromiso que existe en los nuevos militantes en comparación con los que abandonaron sus partidos. O dicho de otra forma, ¿el refichaje termina con las malas prácticas que pretendió subsanar?  Al mes de julio de 2019, el partido País-Progresista[2] es el más grande de Chile con cerca de 58 mil militantes, ejemplo que grafica la nula relación entre influencia política y cantidad de militantes.

La crisis que vive el PS y otros partidos de la ex Nueva Mayoría entre otros, tiene que ver también con el abandono no solo de miles de antiguos adherentes, sino también con la partida de intelectuales y dirigentes sociales que no tienen o tuvieron la capacidad de incidir en sus antiguos partidos, donde la lógica del interés de corto plazo ha dominado por sobre las ideas y propósitos de futuro.


[1] La no renovación de la militancia dejan al antiguo adherente  en calidad de suspendido (militante zombie). Es  una especie de limbo legal del cual no puede seguir participando del partido, pero tampoco se es totalmente independiente ante los ojos del Servel, evidenciado una carencia legal relevante.

[2] Fusión de los partidos PRO y País (Senador Navarro), proceso de sobrevivencia administrativa dado sus bajas votaciones en la última elección parlamentaria. Datos Servel a junio de 2019.

Close Menu