Inscripción automática: ¡alerta ciudadanos!

Publicado : 18 Noviembre, 2011 en Portada, Prensa

Por Gloria de la Fuente

El Congreso discute hoy un proyecto de ley trascendental para destrabar nuestro sistema político. Se trata de la iniciativa que busca establecer la inscripción automática en Chile.

Después de casi una década de debate, el año 2009 se aprobó la reforma constitucional que establece la inscripción automática en los registros electorales para todos los mayores de 18 años y el voto voluntario. No obstante, para que ello sea realidad, es necesario aprobar leyes específicas que ayudan a su implementación. Más allá de la discusión sobre la voluntariedad u obligatoriedad del voto, que en sí misma es trascendente (pero sobre la cual ya el parlamento tomó una decisión), lo cierto es que, de no aprobarse la inscripción automática en las próximas semanas, es posible que más de cuatro millones de jóvenes, muchos de ellos hoy movilizados de manera justa por un cambio sustantivo en la educación, se queden fuera de la posibilidad de votar en la elección municipal 2012 y, con seguridad, en la parlamentaria y presidencial 2013.

La consecuencia más nefasta de esto es, sin duda, el debilitamiento progresivo que irá sufriendo nuestro sistema político, donde no solo los partidos políticos padecen altos niveles de rechazo, sino que también los tres poderes del Estado, particularmente el legislativo, presentan altos niveles de desconfianza. Por el contrario, de aprobarse esta iniciativa, entendemos que gesta una posibilidad sin precedente en las últimas dos décadas de hacer que el sistema político y, particularmente los representantes y candidatos, reaccionen ante la incertidumbre y la novedad que significa tener que construir una propuesta atractiva para nuevos electores. Esto, entendemos, es el punto de partida para reformas más profundas al conjunto de nuestro sistema político que hoy parece haber caído en la falsa calma que produce el statu quo de corto plazo.

Afortunadamente, el proyecto ha ido avanzando lentamente, pero estamos en un escenario donde el reloj corre en contra y donde aparecen argumentos que, enarbolando las banderas de la democracia, esconden posiciones que expresan temor al cambio y cierto instinto de conservación que es la real amenaza para la democracia que todos queremos preservar. Utilizar excusas como el riesgo para la credibilidad de nuestro sistema de elecciones (o evitar un nuevo “Transantiago”, como han señalado algunos), volver a poner énfasis y centrar la discusión en la voluntariedad del voto (cuando este es un asunto ya zanjado por el parlamento), no es otra cosa que un cálculo pequeño que presumiblemente obedece más a la calculadora personal que a un real interés por salvar nuestra democracia.

Por esta razón, el llamado es que juntos salvemos la democracia y en esta carrera contra el tiempo decimos, ojo, los ciudadanos estamos en ¡ALERTA!

Publicado en “elquintopoder.cl” el 17 de Noviembre de 2011