Toma fuerza discusión de reducir regla estructural

Publicado : 11 Mayo, 2007 en Prensa

Para el senador socialista Carlos Ominami es necesario “converger hacia un equilibrio estructural y discutir la sustitución de la regla del superávit por otra, que permita activar la inversión pública, con el debido respeto a los equilibrios macroeconómicos”. Para el legislador, una posibilidad es establecer una norma alternativa, por ejemplo, una deuda pública neta cero.

A juicio del economista, liberar estos recursos permitiría generar nuevas condiciones para impulsar el crecimiento. “Con un cambio de la regla, parte de los excedentes fiscales se podrían usar en programas de inversión y capacitación de costo, como renovación de equipos; reducir la brecha digital; aumentar la capacitación en Chile y en el exterior; e implementar campañas de imagen país, que permitan aumentar la competitividad y el crecimiento”. Además, dijo que es necesario pensar otras opciones para el futuro de los excedentes que ha generado el elevado precio del cobre, que en la actualidad llegan a 14 mil millones de dólares, y que se encuentran en fondos en el exterior. “Es mucho más razonable invertir los excedentes en programas que permitan mejorar la competitividad”, recalcó.

En la misma línea, el director del programa económico de la Fundación Chile 21, Jorge Leiva, calculó que si este año el precio promedio del cobre alcanza los 2 dólares 80 centavos la libra, el superávit fiscal sería de 6,2% PIB, lo que equivale a 9 mil 700 millones de dólares. Y si el metal rojo alcanza el valor medio del año pasado, de 3,05 dólares la libra, el superávit subiría hasta 10 mil 700 millones de dólares, o sea, 6,8% PIB.

Para el experto, esta regla implica seguir acumulando recursos “ociosos”, lo que significa “restringir la inversión pública sin razón”.

En el ámbito privado también hay voces que piden debatir esta materia. Para el economista jefe de Santander Investment, Pablo Correa, en la actualidad ya no son justificables las obligaciones de gasto que se utilizaron como argumento al momento de establecer la meta de 1%, entre ellas la descapitalización del Banco Central y los bonos de reconocimiento de la deuda previsional.