UNASUR: Brasil entra con todo

Publicado : 15 Septiembre, 2011 en Portada, Prensa

Por Alfonso Nespolo

 

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) es un organismo intergubernamental integrado por doce repúblicas de Suramérica. Con la ratificación parlamentaria de Uruguay, que se sumó a las de Argentina, Perú, Chile, Venezuela, Ecuador, Guyana, Surinam, y Bolivia, la entidad entró en plena vigencia y vida jurídica el 11 de marzo de 2011 al cumplirse el requisito de que, al menos, nueve países hubieran suscrito ese convenio. Después se unieron Colombia, Brasil y el último, Paraguay, en el mes de agosto del presente año.

El tratado constitutivo se firmó el 23 de mayo de 2008 en Brasilia donde se estructuró y oficializó la Organización. Con la formación dela Secretaría General (mayo 2010) se le dio un mayor  liderazgo político a nivel internacional.

Lentidad son construir, mediante el diálogo político, de manera participativa y consensuada, la integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus integrantes para el desarrollo en la política, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, la defensa y el medio ambiente, entre otros, y así eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social, la participación ciudadana y fortalecer la democracia.

Algunas razones para su creación

a) La dimensión económica de la subregión sudamericana. Con 17 millones de kilómetros cuadrados, 8 de ellos cubiertos por bosques y una población de 400 millones de habitantes, posee el 27% del agua dulce del planeta. Es la principal zona productora y exportadora de alimentos del mundo; tiene recursos energéticos para lograr la autosuficiencia de la región si se consolida la integración; y tiene abundantes recursos minerales requeridos por otras economías emergentes. La región casi duplicó su PIB entre 2004 y 2007, de 1,2 billones de dólares a 2,3 billones.

b) Reconocimiento implícito de parte de los EEUU de la progresiva autonomía de América del Sur, al menos en su economía. Ello es consecuencia directa de la conversión de Brasil en un actor de la economía mundial, proyectándose como potencia capaz de compartir su hegemonía con Estados Unidos en la región en todos los campos, excepto el militar. Dicho reconocimiento implícito se manifestó ya en la exitosa oposición de parte de Brasil al ALCA. En materias políticas, EEUU ha sido cuidadoso con Brasil, evitando confrontaciones.

c) Una relativa homogeneidad democrática en la región que ha coincidido con una especie de “consenso sudamericano” sobre los efectos del neoliberalismo en áreas sensibles como la pobreza y la desigualdad. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) del año 2010, dice que en América Latina indica que  la desigualdad histórica de la región -a contar de la segunda mitad de los 2000- ha mostrado disminuciones importantes.

Características, logros y desafíos de UNASUR

a) Aunque la integración comercial está señalada como una de sus metas y para avanzar en este sentido deberá realizar una fina ingeniería económica de manera de lograr la convergencia entre el MERCOSUR y la CAN, esta área no constituye el eje de UNASUR.

b) La cooperación y complementación productivas, la armonización de los sectores financieros, los sistemas monetarios y su regulación -y sobre todo-   la integración energética, constituyen objetivos estratégicos más importantes que la integración comercial.

Sus gobiernos han logrado disminuir la pobreza y la desigualdad, en grados diferentes, gracias al aumento del gasto social y de políticas públicas afines.

Hay numerosas disposiciones referidas a la cooperación y complementación en los sectores de salud,  educación,  cultura y de políticas destinadas a combatir la pobreza y disminuir la desigualdad.

La Iniciativapara la Integraciónde la InfraestructuraRegionalSuramericana, IIRSA ha tenido importantes avances.  Los ejes de integración y desarrollo y los procesos sociales de Integración son los programas intergubernamentales. Estos, que presentan diferentes niveles de avances, serán fuertemente incrementados en el próximo período.

c) Los logros alcanzados por UNASUR en su corta existencia en materias de diálogo político y solución de conflictos han sido notables: la conservación de la democracia y el restablecimiento del diálogo democrático en Bolivia en 2008; a decisiva participación del secretario general de UNASUR en el restablecimiento reciente de relaciones diplomáticas y del inicio de un proceso de negociaciones entre Colombia y Venezuela; y  el establecimiento del proceso de normalidad democrática en Honduras

d) Su tratado constitutivo posibilita que países latinoamericanos no sudamericanos se adhieran a él, bajo condiciones y plazos específicos que tal vez hubiere que flexibilizar en un futuro cercano.

La cláusula democrática, aprobada en 2010 mediante un protocolo adicional suscrito por todos los países miembros de UNASUR, persigue impedir golpes de Estado o disuadir a quienes pretendan intentarlos en la región y constituye un plus de fortaleza democrática.

e) Contempla la cooperación en defensa y seguridad en la región y la complementación de industrias militares. Es un proceso iniciado con la formación del Consejo de Defensa del Sur, bajo el mando jerárquico de las autoridades civiles de los Ministerios de Defensa sobre las fuerzas militares.

Junto al anterior y a la entrada en vigor en 2011 del Tratado Constitutivo de UNASUR, sus avances se reflejan en la constitución de:

–       Consejo Energético Suramericano,

–       Consejo de Salud Suramericano,

–       Consejo Suramericano de Desarrollo Social,

–       Consejo Suramericano de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología,

–       Consejo Suramericano parala Luchacontra el Terrorismo y el Narcotráfico

–       Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento

 

f) Un desafío importante es la existencia de diversas iniciativas de integración regional en curso, que tienden a superponerse y a debilitar la acción integradora por la dispersión de recursos y tiempo.

Debe precisarse los roles complementarios y sinérgicos que deberán desempeñar instancias subregionales de integración y mecanismos de diálogo político como el Grupo de Río y las Cumbres de América Latina y el Caribe, CALC y la reciente CELAC (Comunidad de Estados de Latinoamérica y del Caribe)

En segundo lugar, será preciso definir si es realmente la integración de toda América Latina la meta estratégica para convertir a la región en actor de la política mundial, incorporando a México, Centroamérica y el Caribe al proceso

Algunos de los miembros, encabezados por Brasil, dicen que es indispensable que la instancia de integración, que finalmente sea la elegida para llevar adelante este proceso (que debiera ser UNASUR por el mayor desarrollo relativo alcanzado), debe  incorporar mecanismos de solución de controversias entre los Estados que forman parte orgánica de esa instancia regional.

Elementos importantes de la agenda actual de defensa de Unasur

a) El pasado 7 de septiembre, en Caracas, delegados de varios países de América del Sur trabajaron en el segundo Seminario Internacional del Consejo de Defensa Suramericano, para concretar una política común que permita enfrentar posibles amenazas a la paz y la estabilidad en el subcontinente.

El canciller venezolano declaró que las Fuerzas Armadas del continente compartirán su visión sobre el concepto de defensa y “van a echar las bases para la construcción de una doctrina común suramericanista”.

b) Unasur analizará el retiro progresivo de tropas en Haití. Los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de los países dela Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se reunirán en Montevideo para estudiar un “retiro gradual” de las tropas del país caribeño. Brasil considera necesario ir reduciendo la presencia de la misión en Haití, la que terminaría en el  2012

c) Realizan primer ejercicio militar de Unasur

El primer ejercicio militar conjunto de operaciones de mantenimiento de la paz de (Unasur) ha comenzado en la provincia argentina de Buenos Aires.

Es el primer ejercicio de gabinete militar del Consejo de Defensa Suramericano (CDS). “Nunca antes Suramérica llevó adelante un ejercicio de esta naturaleza en materia de operaciones de mantenimiento de la paz que involucrara de manera efectiva a nuestras naciones”, expresó el secretario de Estrategia y Asuntos Militares Argentino, Alfredo Forti.

d) Brasil impulsa estrategia para proteger riqueza suramericana

El Ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, señaló  el reciente 5 de septiembre, que UNASUR debe diseñar una estrategia de “disuasión” para proteger sus “grandes riquezas” de amenazas de fuera de la región.

Destacó los pasos que han dado los doce países de Unasur para acordar estrategias de seguridad y de “desarrollo estratégico” autónomos, al disertar en Buenos Aires sobre “la política de defensa de Brasil y su visión regional”.

Luego de enumerar las riquezas suramericanas en biodiversidad, alimentos y agua potable, entre otras, Amorim advirtió que hay que evitar que la actitud “pacífica” de los países de la región sea interpretada como “indefensión” por parte de potencias extranjeras.

Elogió al Consejo de Defensa y el Centro de Estudios Estratégicos dela Unasurque diseña una estrategia “con identidad propia”. “No es posible ni prudente subestimar” los riesgos que afrontará la región en próximas décadas.

Luego de “proscribir” a la guerra como método para dirimir conflictos, los países suramericanos deben centrar sus esfuerzos en el diseño de una estrategia “de disuasión” frente a otras potencias.

“Podríamos ser afectados incluso por guerras entre países de fuera de la región en disputa por recursos naturales”. Destacó que Argentina y Brasil han dado un ejemplo al resto de la región al haber superado su “anacrónica rivalidad” con medidas de “confianza mutua” desde hace dos décadas.

Subrayó que Brasil “jamás” intentaría imponer una estrategia de defensa en la región y un ejemplo es la actitud “fuertemente cooperativa” de su país para la producción de equipos militares en conjunto con otros países suramericanos. Destacó los acuerdos con Argentina, Chile y Colombia. Cada uno producirá piezas para la fabricación de avión de carga militar desarrollado por EMBRAER

Ratificó el compromiso de Brasil para establecer una “alianza estratégica” conla Argentinay con la “integración de América del Sur”.

e) Redefinición de los esquemas de seguridad y defensa.  (Agosto 2011)

 

Algunos países de la región han normado la participación de las Fuerzas Armadas en el combate al crimen organizado; otros, establecen constitucionalmente el empleo de las fuerzas militares en función del orden público y la paz social en situaciones excepcionales.

El Secretario de Estrategia y Asuntos Militares del Ministerio de Defensa de Argentina, Alfredo Forti, señaló en agosto en Santiago, la posible utilización de los recursos militares en roles distintos al de la defensa. Dijo que cada país hasta ahora actúa de acuerdo a sus propias normativas. El Consejo de Defensa Suramericano (CDS) ha desarrollado debate sobre la materia.

La primera conclusión, aunque preliminar, es que si bien no existe fórmula común, hay acuerdo en la naturaleza distinta de ambas actividades.

El recién creado Centro de Estudios Estratégicos del CDS elaborará un estudio regional, en el que se constaten las diferencias y los consensos, como primer paso para posteriores decisiones. Una propuesta es la creación de un Consejo de Seguridad para abordar materias específicas, independientemente que en algunos países ambas fuerzas estén bajo la responsabilidad de un mismo ministerio.

Hay que destacar que los EEUU están empeñados en que las FFAA de la región se dediquen, bajo su dirección, a los temas de seguridad, las amenazas emergentes  (terrorismo, migración, narcotráfico, etc.)

f) Brasil fortalecerá FFAA de Paraguay, (septiembre 2011)

El Ministro de Defensa de Brasil, en visista a Asunción, anunció una significativa y pronta colaboración de su país en el desarrollo dela Defensadel Paraguay

5) Otras iniciativas importantes de la Agenda de Unasur (septiembre 2011)

 

–       Reunión de Ministros de Economía, en Lima  para establecer medidas conjuntas de protección de la región frente a la crisis económica mundial

–       Reunión de cancilleres en agosto en Buenos Aires, que antecedió a la de Economía, para buscar una moneda alternativa al dólar en el comercio regional.

–       Inicio de operaciones del Banco del Sur, que pretende ser un instrumento similar al FMI y al BID para regular las complicaciones económicas en la región. Argentina, Brasil y Venezuela, dan el vamos con un aporte de US$ 2.000 millones, cada uno

–       Los presidentes de Chile y Argentina[1] anunciarían en Santiago  el inicio de la construcción del túnel por Aguas Negras (Cuarta Región), habiéndose constituido el capital de US$ 850 millones. Las vías de acceso al túnel en el sector argentino están casi listas, en el sector chileno hay atrasos mayores. El puerto de Coquimbo, destino principal del tráfico de ese túnel, que debe multiplicar por 10 su capacidad, aún no inicia los estudios del proyecto.

–       Otras obras gigantes de Infraestructura (contempladas en los planes del Programa Integración dela InfraestructuraRegionalSuramericana, IIRSA), como el Túnel de Aconcagua, para el tránsito de un volumen 10 veces mayor que el actual en todo el año, están en vías de licitación. En Bolivia, los  conflictos con comunidades impiden el avance de la vía oceánica Brasil-Chile. La vía oceánica Brasil-Perú recibió un gran impulso por acuerdos recientes de gobiernos de ambos países.

6) Análisis y comentarios

El tema energía no ha tenido aún un desarrollo importante en el UNASUR. Se ha avanzado poco en el acuerdo para establecer una red regional de integración de electricidad, de manera que por ejemplo, Chile disponga del gas de Bolivia y Perú, o  se lleven adelante  los gasoductos continentales desde Venezuela, etc.

Pero en casi todas las otras áreas Unasur ha tenido un enorme impulso en el 2011. En la práctica se ha avanzado mucho más en este año (sobre todo en últimos meses) que en todos los anteriores.

Es innegable que la dinámica de UNASUR será la que Brasil quiera darle y dado los últimos acontecimientos, nadie puede decir ahora, como hace algunos años, que Brasil no quiere ejercer el liderazgo que le corresponde.

Es notable su actividad  para lograr la “alianza estratégica” (como dice Amorin) para la conducción de UNASUR con Argentina y Venezuela, y la búsqueda de una relación privilegiada con Colombia para esos efectos.

A su influencia en la elección de Humala en Perú hay que agregar, junto a las fuertes críticas a EEUU, las iniciativas para instalar en la región soluciones económicas autónomas frente al “desgobierno” que se estaría produciendo en los EEUU en este ámbito.

A las contundentes críticas dela Presidenta Rousseffse agregaron (27.8.11, El Mercurio) las categóricas declaraciones de su Ministro de Desarrollo, apostando por una integración económica efectiva en UNASUR, que pasa por la “coordinación de políticas industriales”, un modelo estratégico como alternativa a la aguda y crónica crisis de EEUU y Europa.

Hemos destacado las actividades en el ámbito de la defensa, en el cual el nuevo Ministro Amorin ha desplegado una intensa actividad, manifestando intenciones inéditas, las que también tienen origen en un progresivo vacío de los EEUU en ese tema en la región.

El Pentágono ha intentado ocultar este vacío con alguna retórica (repetidas visitas de autoridades militares y eventos, reciente reunión de Jefes de Estado Mayor, etc.) que no han tenido el eco esperado en la mayor parte de los países de UNASUR.

Quizás el símbolo mayor de aquello sea la dinámica relación que Colombia ha desarrollado en últimos meses (gobierno de Santos) con Brasil y Unasur, al mismo tiempo de su creciente lejanía de los EEUU.

Efectos en Chile

Nuestro país ha sido reticente en integrarse a las iniciativas mayores de UNASUR. Durante varios años la integración avanzó mucho en áreas más “silenciosas” e (temas de salud, culturales, de defensa, científicos, administrativos). Pero en los temas económicos, comerciales y otros de integración “en serio” que se han precipitado en los últimos años, no hubo interés.

Los gobiernos chilenos privilegiaron las relaciones bilaterales con los países de la región. Lo multilateral siempre fue visto como retórica. Aunque se decidió que había que estar en toda instancia, se ha hecho siempre con una representación de bajo nivel.

El obstáculo principal lo constituye la existencia de modelos económicos diferentes. Chile es una economía exportadora de materias primas y de un determinante comercio exterior. El mercado interno es secundario. Sus tratados de libre comercio impiden utilizar sistemas proteccionistas, claves para un modelo industrializador interno que busca complementariedad en la región, como son UNASUR y MERCOSUR, que tienen en el mercado interno un gran dinamizador.

La prioridad en lo bilateral para Chile tiene mucho que ver con los asuntos limítrofes pendientes (con Bolivia y Perú), su multilateralización ha sido siempre vista como un problema mayor. Por ello siempre se ha opuesto a una integración política importante.

En defensa, desde el inicio de UNASUR, Chile mostró mucho interés. Pero esos eran los tiempos “lentos” en que cualquier iniciativa simbólica era destacable. A Chile se le reconoció su gran esfuerzo en empujar la trasparencia en el balance de armamento de cada país. Su proyecto de homologación alcanzó alto nivel de elaboración.

En las iniciativas actuales de Defensa hay más bien una actitud reticente (ver lo señalado en la agenda de defensa). Los compromisos con EEUU, los temas pendientes con Perú y Bolivia, incluso la resistencia a eliminar la hipótesis bélica con Argentina, la ideología del actual gobierno, la búsqueda de alianzas alternativas (Eje del Pacífico), en fin el “espíritu isleño” que afecta a diversas áreas de nuestro país, atentan con una integración más efectiva y nos han alejado mucho en el último tiempo del Brasil-Potencia.

El gran problema ahora es la creciente vulnerabilidad a una crisis económica mundial a la que UNASUR puede enfrentar en el largo plazo, proyectando una integración económica mayor gracias a los incipientes mecanismos que ha implementado, de los que Chile no participa y/o no puede participar.

La convergencia en instrumentos de defensa comunes y autónomos es una consecuencia necesaria de un proceso integrador económico urgente dada la crisis en desarrollo y a la estrategia de los EEUU de devaluación de su moneda para salvar su economía haciendo temblar a las demás, acompañada de presiones otro tipo.

La situación actual requeriría un cambio sustancial en la política exterior chilena. La incipiente buena relación con el Perú de Humala puede ser un ángulo importante para ello. El reinicio del diálogo con Bolivia podría ser otro,

El énfasis en la habilitación de las vías (ahora muy atrasadas) oceánicas, la participación más activa de nuestra defensa en la elaboración de esquemas para la región (recursos naturales, etc.), una política migratoria avanzada, mayores esfuerzos en la integración fronteriza con los tres vecinos y en definitiva un acercamiento mayor a Brasil pueden posibilitar, si no la integración económica más difícil, al menos que no quedarnos totalmente aislados y así acogernos a algunos de los paraguas que está armando UNASUR frente a la crisis económica mundial y al vacío que están dejando los EEUU en la región.

 



[1] Hoy, 9.9.11, se supo quela Presidenta de Argentina canceló su visita a Chile, por problemas de “agenda” –tiene que asistir ala ONU el 21.9.11-. Parece ser otro síntoma del “aislamiento” de este gobierno,la Presidenta Rousseff de Brasil ha suspendido la suya 4 veces.