TÉNGASE PRESENTE: Equivocada referencia del Presidente Piñera a los “conflictos raciales”

Publicado : 22 Marzo, 2011 en Téngase Presente

Equivocada referencia del Presidente Piñera a los “conflictos raciales”

Por Domingo Namuncura

El Presidente Sebastián Piñera se ha referido a América Latina como un continente de esperanza y que ahora debe recuperar lo que él llama “tiempo perdido”…. Identifica algunos aspectos comunes con Estados Unidos y en particular señala “que no tenemos los conflictos raciales que afectan a algunos países del África”.  Seguramente,

el Presidente quiso referirse a “conflictos tribales” que son comunes en dicho continente, con excepción de lo acontecido en Sudáfrica, antes de conquistar su democracia, con el fenómeno del apartheid.  Aún así, su referencia a que en América Latina “no tenemos conflictos raciales” no sólo es desinformada sino que profundamente desafortunada.  Subsisten conflictos raciales profundos, particularmente en lo que toca a los pueblos indígenas del continente. Chile no es una excepción. En nuestros países, por lo demás, no son los pueblos ancestrales los que están en conflicto unos con otros. Su confrontación es con la sociedad no-indígena y ello se evidencia especialmente bajo gobiernos conservadores que no entienden nuestra cultura. El Presidente de Chile no ve lo que la sociedad ve: La última encuesta CEP, de noviembre-diciembre del 2009, señala que para la sociedad chilena, el conflicto entre mapuches y no mapuches es significativo, ya que  un 30% de los chilenos lo califica como muy fuerte y un 45% como fuerte.

El Presidente de Chile está profundamente equivocado en su apreciación y eso permite explicar porqué en nuestro país no tenemos una política indígena. Las razones son variadas: subsiste la apreciación errada de que en Chile los indígenas serían sólo un porcentaje de la población; la convicción de que están integrados al desarrollo social y que basta aplicar con respecto a ellos políticas de subsidios para demostrar que no hay conflicto racial.

Pero Chile es una sociedad racista. Otra cosa es que el Gobierno quiera ocultarlo a ojos extranjeros y, especialmente, a los del Primer Mandatario norteamericano.