Ingresos, Seguros y Contratos Explicarían Menor Gasto en Salud Respecto de Países OCDE

Publicado : 25 Abril, 2011 en Prensa

Diversos centros de estudios fueron consultados por ESTRATEGIA sobre las implicancias del bajo nivel de desembolso doméstico en esta área, comparado con gran parte de las naciones del bloque. El diagnóstico es favorable, aunque en la nómina coexisten elementos clave que marcan la diferencia.

Chile es uno de los países con menor gasto en salud dentro de las naciones pertenecientes a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), según el último informe de la entidad.
A nivel doméstico se reporta un desembolso per cápita de US$999 en este ámbito y de 6,9% del PIB, superando en la nómina a México y Turquía, con montos de US$852 y US$818, respectivamente.  Estados Unidos, primero en el ranking, observa un egreso de US$7.538 por habitante y de 16% del Producto.
El índice considera tanto el gasto público como privado, y abarca la prestación de servicios, las actividades de planificación familiar, las actividades de nutrición y la asistencia de emergencia designadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Pese a que las cifras disponibles datan de 2008, Rafael Urriola, director del Programa de Protección e Inclusión Social de la Fundación Chile 21, no detecta cambios sustantivos en los últimos ejercicios.  Explica que “si bien estamos en 9 puntos porcentuales por debajo de la potencia del norte, no hay que desconocer que estos países tienen ingresos mucho mayores en promedio; la principal diferencia en este bloque radica en ello, ya que las estructuras de gastos no son muy distintas: si bien la tasa de crecimiento de los desembolsos en salud es superior que el ritmo de expansión del PIB, no cambia radicalmente esa estructura”. Asimismo, advierte que “cuando uno compra medicamentos, no sólo paga la investigación que hubo asociada a ese remedio, sino que también todos los gastos en que incurrieron las industrias farmacéuticas con respecto a las demás investigaciones que no tuvieron éxito”.
Para el coordinador del Programa Social de Libertad y Desarrollo, Rodrigo Troncoso, la ubicación de Chile en este ranking responde “al componente no transable, es decir, a toda la gente que está contratada. ¿Qué tan caro es contratar al mismo personal suponiendo un mismo hospital? Ahí las variaciones importantes”. Añade que el rol de los seguros en esta área es otro factor clave. “Impactan en forma directa: mientras más gratuita y segura sea la prestación, mayor será su consumo, que finalmente explica el gasto”, argumenta. “Hay varios estudios que indican que tener mucho consumo en salud es negativo, porque es caro y no tiene efectos beneficiosos prácticos”, sentencia.
Eficiencia
Pese a que Chile está lejos de países como EE.UU., Noruega, Suiza y Luxemburgo en el área de análisis, esto no sería sinónimo de mayor calidad en los servicios. Así por lo menos lo sugiere María José Meléndez, del Instituto Libertad.   “El gasto no necesariamente tiene que ser más alto para tener una mejor condición de salud; no está correlacionado.   Aunque la tasa es menor que en otros casos de la OCDE, al analizar el informe se detecta que igual es un nivel alto y, dentro de todo, es eficiente”.
Esto, sin embargo, no exime la urgencia de aplicar cambios relevantes. “Las reformas que está planteando el Gobierno en esta materia, pueden ser un gran aporte, pero tienen que avanzar rápido. No nos podemos quedar sólo en proyectos de ley”. Concuerda Troncoso. Subraya que “no está completamente relacionado que un país por gastar más en salud, asegure una prestación de mayor calidad (…) La gracia de nuestro país es que tiene indicadores que son idénticos o mejores que muchas de las naciones de la OCDE, y gasta mucho menos. Es razonable decir que por peso invertido, Chile tiene la salud más eficiente del mundo”.
En la Región
Pero, ¿cómo está el país comparado con Latinoamérica? Urriola comenta que en gran parte de la región  “exhiben niveles similares a los de Chile, con cerca del 7% del PIB. Hay algunos que desembolsan menos, que son los de menor desarrollo, aunque también pueden darse problemas de medición; está mal contabilizado lo que la gente tiene que gastar de manera directa”. 
Troncoso, en tanto, menciona que “en Venezuela, por ejemplo, se gasta mucho menos en salud, pero si la gente se enferma se muere. No hay sistema público: los hospitales son edificios vacíos, sin médicos, sin camas, sin nada. Por eso, con todos los defectos que podemos tener, que son reales y debemos asumirlos, el sistema chileno es bueno y nuestros indicadores también lo son. Una persona indigente tiene acceso a todo gratis. Es verdad que hay mucha espera y complicaciones, pero eso también está presente en Canadá, que gasta cuatro veces más que nosotros”.  Según cálculos del Banco Mundial, los únicos países que superan a Chile en América del Sur son Argentina y Brasil, ambos con un gasto de 8,4% del PIB.

Publicado en “ESTRATEGIA” el 25 de Abril de 2011