“Que Bachelet sea la única candidata habla muy mal de la Concertación”

Publicado : 18 Julio, 2011 en Portada, Prensa

Entrevista realizada por Fernando Duarte M., publicada el 17 de Julio en El Dínamo

La directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, María de los Angeles Fernández, realizó un duro balance del desempeño de la oposición y del Gobierno, previo al inminente cambio de gabinete.

Piñera, haga lo que haga, no logra transmitirle a la gente que realmente le importa el país. Todo lo que hace se interpreta como que sólo se preocupa por él”. Así de categórica es la directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, María de los Angeles Fernández, a la hora de referirse al difícil momento por el que atraviesa el Presidente de la República, que tiene un histórico 60% de desaprobación, según Adimark.

Y es que según asegura, los problemas del Mandatario -y soluciones- no radican en que se concentre en abordar los conflictos de manera sectorial. “Si no cambia de diseño habrá más de lo mismo”,dice Fernández, que señala que en medio de los rumores sobre un cambio de gabinete, la llegada del senador UDI Pablo Longueira al Ministerio del Interior sería ideal para mejorar la relación entre el Ejecutivo y los parlamentarios.

Sin embargo, también tiene una visión crítica de la Concertación, pues afirma que ésta tiene un problema de credibilidad, relacionado principalmente con que sus líderes siguen atados al pasado.

Respecto a los candidatos que podría presentar el bloque para la próxima elección presidencial, descarta que Bachelet tenga el triunfo asegurado, aunque hoy la Concertación hoy no tiene una figura que pueda eclipsarla. “No quiero nombrar a nadie, pero es un poquito penoso cuando hablan del senador Pizarro, Ignacio Walker… no”, explica.

¿Cómo ve a la Concertación?

Realmente está con un problema mayor porque no termina de entender el tremendo problema de credibilidad que tiene y que sus líderes de siguen ligados al pasado. Aparecen muy atrapados en una lógica de conservadurismo institucional. Bellolio dice que debe autodestruirse, yo estoy de acuerdo. Tiene que llegar a autoinmolarse y ser como el ave fénix, pero no se ha atrevido a dar ese paso.

¿Qué pasa con el factor Bachelet para la presidencial?

Creo que ese tema ya está instalado y se ha facilitado porque hay un Presidente que tiene una baja adhesión. Si las elecciones fueran mañana en el Gobierno tendrían mucho más entre qué elegir. No sólo Golborne. Pero la Concertación es Bachelet. Y que ella sea la única candidata habla muy mal del conglomerado, pero muy bien de ella.

¿Pero cree que su retorno le asegure el triunfo a la centro izquierda?

Siento que deben haber otras condiciones previas, como una primaria. Porque en la base tiene que generarse un fenómeno de entusiasmo y creo que las primarias pueden proveer esa energía y vitalidad. Hasta el momento uno ve a Marco Enríquez.-Ominami, no sé si pueda haber otros. Pero ella puede ser una candidata formidable si pasa por primarias y gana.

¿Y si no es Bachelet quién?

Ahí hay varios que están en disputa, pero los veo tan lejos. Todos tienen ganas. Lo que pasa es que se ven ellos mismos como potenciales candidatos y creo que les falta a su alrededor alguien que los aterrice y les diga “sabes que no”. No quiero nombrar a nadie, pero es un poquito penoso cuando hablan del senador Pizarro, Ignacio Walker… no.

Cambio de gabinete

Ante la ola de rumores ¿Quién cree que podría ingresar al gabinete?

Yo creo que puede ser Longueira, por las señales que ha dado y porque es una persona a la que le interesan las instituciones políticas. Si el Presidente cambia dos o tres personas en el gabinete y no cambia de diseño, vamos a ver más de lo mismo. Ojalá que en su equipo, desde dentro o fuera con Longueira, tengan conciencia que los desafíos que vienen en Chile son político-institucional y no sectoriales. No es la educación la varita mágica, tampoco la innovación y el emprendimiento. La nueva etapa del país requiere reformas estructurales que implican ceder muchos privilegios. Por eso no es casual que se plantee el tema de la reforma tributaria.

A qué cree que se deben los problemas por los que pasa el Ejecutivo…

El Gobierno está complicado porque tiene un Presidente que gobierna pero no lidera. Tiene el poder formal, pero no el informal para controlar a sus huestes. Y eso se debe a sus características de personalidad, pero no podemos hacer cambiar a una persona a los 60 años. Piñera no tiene capital político, a pesar de que fue senador, porque la gente lo ve como un empresario de cierto sector, entonces, algo hay ahí que no le permite tener ascendencia entre sus pares.

¿Y qué puede hacer para superar esta crisis?

Si no tiene el poder informal, debe tener la suficiente humildad para reconocerlo. Pero puede adquirirlo por vía sustituta, rodeándose de aquellos que tienen la capacidad para llegar a acuerdos. Si el Presidente decide hacer un gesto de humildad y reconocer que no tiene ese capital para salir del atolladero, tiene que tomarlo afuera, en el Congreso.
– Fernando Duarte M.

Publicado en “EL DÍNAMO” el 17 de Julio de 2011