TÉNGASE PRESENTE: “Relación Chile–Bolivia: las claves del 23 de marzo”

Publicado : 24 Marzo, 2011 en Portada, Téngase Presente

Relación Chile–Bolivia: las claves del 23 de marzo

Por Cristián Fuentes

Una compleja situación han generado las palabras del Presidente Evo Morales, primero cuando el 17 de febrero pidió una propuesta concreta antes del 23 de marzo y, cumplida esa fecha, al anunciar que Bolivia acudirá a tribunales internacionales para conseguir una salida soberana al mar. El gobierno chileno ha manifestado que espera que tal decisión no se materialice, ya que pone en riesgo los progresos alcanzados en el diálogo bilateral, aunque mantiene su silencio sobre cualquier fórmula que permita avanzar en las negociaciones.

La mediterraneidad sigue y seguirá siendo el tema que determina las relaciones bilaterales y, aunque sea complejo su tratamiento, se requiere una solución o, a lo menos, el inicio de una solución en el menor tiempo posible. Por eso, sorprende la actitud del gobierno, quien desechó las alternativas que se estaban estudiando durante la administración de la Presidenta Michelle Bachelet, por “constituir un enclave que cortaría la continuidad del territorio chileno”, y luego nos notificó vía trascendidos de prensa, que discute en el más profundo silencio nuevos esquemas que en la práctica constituyen variaciones sobre la misma idea del enclave.      

En algún momento el Presidente Sebastián Piñera confundió las cosas. ¿Por qué este caminar en círculos? A la luz de los acontecimientos pareciera ser la vieja estrategia de dilatar una respuesta a la espera de que las contradicciones internas de Bolivia imposibiliten tomar cualquier decisión, materializando aquella desafortunada frase que señala: “la mejor relación con Bolivia se da cuando no existen relaciones”.

Hoy más que nunca se necesita recuperar la iniciativa, abrir el debate, reconocer las condiciones existentes y hacer una propuesta concreta, con o sin soberanía, que sea mutuamente conveniente para ambos países y que termine con problemas que todavía generan tensiones, desconfianzas y potenciales amenazas, estableciendo un proceso asociativo y de integración que le permita a estas dos naciones hermanas, responder en conjunto a los desafíos del siglo XXI.