¿Qué será más justo? Se inicia el debate sobre la reforma al pre y postnatal.

Publicado : 26 Enero, 2011 en Portada, Prensa

Por Francisco Vidal | Asesor de Programas Fundación Chile21


El primer debate sobre el nivel del compromiso presidencial

El Presidente Sebastián Piñera en la campaña se comprometió a aumentar el postnatal de tres a seis meses. El debate hoy es, si eso es literal o no. Hay diversas interpretaciones y muchos parlamentarios, tanto de Gobierno como de Oposición, le quieren cobrar la palabra al Mandatario de forma literal.

Sin embargo, hay otra arista que surgió cuando el informe fue entregado por la Ministra del Sernam, Carolina Schmidt en agosto del 2010. Y nos llevamos la siguiente sorpresa. En el año 2009 en Chile nacieron 240 mil niños, 80 mil mamás estaban cubiertas por el pre y postnatal, considerando que cumplían los requisitos para aquello: tener contrato de trabajo. Sin embargo hay 160 mil mamás que tuvieron hijos y que no fueron cubiertas por ningún post y prenatal, ya sea porque no trabajan, trabajan y no tenían contrato, o porque eran trabajadoras independientes.

Queremos agregar que el financiamiento del pre y post natal, de acuerdo a datos del 2009 para ese tercio de mamás que tuvieron hijos, es de US$140 millones, con el agravante que están pésimamente mal distribuidos: el 20% de las madres más ricas capturan –prácticamente- la mitad de ese subsidio; y el 20% de las madres más pobres, reciben menos del 10% de ese subsidio.

Queremos colocar -en consecuencia- en el debate, qué es más justo, qué es menos desigual, en qué avanzar primero. En duplicar la actual cobertura, que costaría US$ 140 millones, o en ampliar la cobertura al 100% de las mujeres, que costaría US$ 280 millones. Estas madres tienen derecho, al igual que las que trabajan con contrato, a tener un subsidio estatal para su pre y postnatal.

Por ahora, en nuestra opinión, debiera colocarse en primer lugar el aumento de cobertura para las que carecer de pre y postnatal, y el paso posterior será alcanzar los 6 meses para el conjunto de las mujeres, que teniendo hijos, deben obtener derecho a subsidios. El costo de esta segunda medida es de US$ 420 millones