Venezuela y su panorama político tras las elecciones

Publicado : 02 Noviembre, 2010 en Noticias, Portada, Prensa

Por Alfonso Nespolo | Integrante del Taller Internacional de la Fundación Chile 21

1.- Antecedentes electorales
Se han analizado las votaciones parlamentarias, presidenciales y de reforma a la Constitución, entre el 2000 y 2010.
1.1 Parlamentarias
1.1.1 El año 2000 el número de votantes era de 11,8 millones. Votaron válidamente 4,5 millones (38%). La abstención y nulos fue de 7,3 millones (62%).

De los votos válidos, el partido de Chávez (Movimiento V República) alcanzó al 44.38%. La oposición alcanzó un 21,2 % (Copei con 5,1 y AD con 16,11). El 35% se repartió entre más de 12 partidos políticos.

1.1.2 El año 2005 el número de votantes era 14,3 millones. Votaron válidamente 3,4 millones (24%), o sea entre nulos y abstención se llegó al 76%. En esta oportunidad la oposición dura no participó en la elección.

El partido de Chávez alcanzó al 55,33 %..Entre los otros partidos que participaron y que obtuvieron el 44,67 %, había varios que en el 2010 se sumarán al bloque de Chávez y otros a la oposición dura. Algunos pocos, como Patria para Todos (que obtiene 5,8 % en el 2005) irán separados de los dos bloques en el 2010

1.1.3 El año 2010 el número de votantes es de 17,8 millones, votaron 11,05 millones, es decir el 62 % y la abstención es de 38 %.
El partido de Chávez (ahora P. Socialista Unificado) alcanzó 48,13 % y el bloque opositor duro (Unidad Nacional) llegó a 47,12 %. Patria para Todos obtiene 3.14 % y otros grupos menores suman el 1,61%.

1.2- Presidenciales

1.2.1 El año 2000 Chávez llega a la presidencia con 59,76 %. Votan válidamente el 54% de los inscritos, es decir la abstención es de 44%
1.2.2 El año 2006 Chávez alcanzó el 62,84 % y la abstención es de sólo 25,3%

1. 3.- Reformas a la Constitución

 1.3.1 El año 2007 se votó por una nueva Constitución con cambios mayores (“socialista”). El rechazo llega a 50,8 %. Votaron válidamente el 55,9 % de los inscritos.
1.3.2 El año 2009 el gobierno presenta algunos cambios a la Constitución (no tan estructurales). Chávez estima que al no plantear los puntos principales rechazados el 2007 se permitirán las menores reformas de ahora, entre ellas permitir la elección sucesiva en cargos populares. La aprobación obtiene el 54,86 %. Vota válidamente el 69,92 % de los inscritos (abstención de 30,08 %)

1.4 Algunos comentarios

 A pesar de la enorme abstención (y la nulidad de votos) en las parlamentarias (lo que no ocurre en las presidenciales y referendos) se percibe una rápida polarización del electorado, eso está dado por la disminución de la abstención: 62% el 2000 a 38% el 2010.

Además la polarización se evidencia por la desaparición de numerosos partidos que se adhieren a dos bloques fundamentales.

No se debe tener en cuenta la parlamentaria del 2005, pues al no participar la oposición, la abstención crece además entre los partidarios de Chávez (la elección no tiene riesgos).

El comportamiento electoral es más favorable a Chávez en las presidenciales que en las parlamentarias y con mucho menos abstención. Es decir los votantes adhieren más a Chávez y se movilizan más por él que por quiénes lo acompañan en el gobierno o en el Parlamento.

Hay que indicar que en los plebiscitos constitucionales (con muy poca abstención), la cercanía de los bloques muestra que el programa radical (socialista) de gobierno es menos aceptado que la conducción de Chávez.. En el plebiscito del 2007 la opción del gobierno pierde con el 49,2 % mientras que en la elección presidencial del 2006 (la más cercana y comparable al evento constitucional) Chávez obtiene 62,84 %

Para determinar el avance o retroceso de Chávez se podría comparar la parlamentaria 2000, la regional de 2008 y la parlamentaria del 2010. La parlamentaria del 2005 no se debe tener en cuenta ya que hubo una situación anómala. En la práctica no participa la oposición y eso hizo que el número de votantes fuera mínimo. Y, como se ha dicho, no reflejó el apoyo total a Chávez.

Año 

  Votación de Chávez (PSUV) 

2000

  44,38 % (parlamentarias)

2008

  45,39 % (regionales)

2010

  48,13 % (parlamentarias)

 También se puede decir que en el 2010 la oposición dura creció bastante más que lo que crece el apoyo a Chávez, ya que del 20 a 30% totalmente antichavista del año 2000 pasó al 47% el 2010.

2.- Conclusiones de la situación política

 Aunque se mantenga la polarización política, los hechos permiten suponer un escenario no desestabilizador:

  • El reconocimiento de muy diversos gobiernos y entidades mundiales sobre el ejemplar proceso electoral vivido por Venezuela. El modelo de Chávez es ahora “democrático” y más legítimo.
  • La acelerada distensión con su vecina Colombia. El Presidente Santos -días después de la elección- anunció su viaje a Caracas.
  • La recomposición de la oposición que, al menos electoralmente, le hace conveniente enmarcarse en el juego político institucional.
  • La próxima elección presidencial (2012) también obliga a los actores a someterse (con la oposición más optimista en ese terreno) a ese juego
  • Una mayor pasividad o “aquiescencia” de parte de EEUU que es confirmado además por su mayor lejanía a la intromisión interna en América Latina

La oposición antichavista es la suma de numerosos grupos muy distantes entre ellos. Algunos tildan a Chávez de “Allende”, y otros de “Pinochet”. Es una alianza, por ejemplo, mucho menos aglutinada que la Concertación de Chile.

Es una unión por ahora sólo electoral, incapaz de crear un programa común y de tener un candidato presidencial que los represente a todos. Hay que recordar la extraordinaria dispersión política generada por la crisis de corrupción y del sistema político que provocaron los partidos que habían gobernado a Venezuela hasta sólo 12 a 15 años atrás.

El avance mayor de la oposición en estos últimos años se debe también a la crisis económica de Venezuela, basada entre otras razones, por haber supuesto precios del petróleo mucho más altos, por el desorden gubernamental, corrupción interna y por una situación de inseguridad ciudadana enorme. Las proyecciones señalan una mejoría económica sustancial, los primeros resultados de los planes anti delincuencia y una mejor gestión gubernamental..

El gobierno de Chávez profundizará su alejamiento de iniciativas violentistas (es sintomático que hoy se haya sabido por el gobierno colombiano de las críticas de la FARC a Chávez y Cuba por su abandono a esa organización). La situación interna (ahora hay una oposición que le hará frente) lo obligará a concentrarse en el país y a abandonar algunos planes de intervención en el exterior.

La oposición ha avanzado mucho desde su desintegrada situación de hace pocos años, pero Chávez también ha avanzado, hay que observar las cifras. No se puede hablar de una derrota del chavismo. A pesar de todos los problemas económicos, de la delincuencia, de la falta de abastecimientos de alimentos, de energía, etc. el gobierno de Chávez ha logrado constituir casi un 50% de apoyo “muy duro” (bastante “más duro” que el 50% de la oposición) y crecientemente ideológico.

Un punto muy importante son las FFAA y policías, existen muchas dudas sobre su valer bélico, pero respecto de la situación interna son determinantes y las evidencias que hay, indican mucha proximidad con el gobierno

Se ha dicho que el nuevo Parlamento recién se instala en enero y que Chávez aprovecharía estos meses (cuando todavía tiene la totalidad del Congreso) para pasar la aplanadora y ello podría generar un ambiente de violencia. La verdad es que Chávez mantiene los 3/5 de los parlamentarios y ello le permitiría en los próximos cinco años (y no precipitadamente en los próximos meses) hacer bastantes cambios de fondo. Se deben descartar esas supuestas intenciones arrasadoras.

Esta ha sido una elección sólo comparable con la del 2000. No se puede decir que fue derrotado respecto de la del 2005, cuando la oposición no quiso presentarse. Si se hiciera una estimación de las votaciones que las partes en disputa hubieran tenido en el 2005, no habría diferencias sustanciales con la del 2010. Eso se analiza al comparar las elecciones regionales. Chávez (un tanto ególatra, exitista y voluntarista) se ha lamentado por no haber alcanzado las metas triunfalistas que se había puesto, pero no por haber tenido una derrota sustancial.

Aún hay segmentos (de la abstención, de los pequeños grupos, como Patria para Todos y otros) que se les llama “ni – ni” (ni con Chávez ni con la oposición), y que representan más del 30% del electorado. Si se mantiene la proyección, debieran pasar en el futuro -en alguna medida mayor- a la oposición. Esto, si es que la polarización se
agudiza y las malas situaciones económicas y de seguridad, y corrupción, etc. no mejoran.

Alfonso Nespolo

 

 

 

Alfonso Nespolo | Integrante del Taller Internacional de la Fundación Chile 21