Consenso nacional en materia vecinal

Publicado : 22 Diciembre, 2010 en Portada, Prensa


Por Gabriel Gaspar | Director Programa Análisis de Coyuntura – Fundación Chile 21

Las relaciones con nuestros vecinos del norte se están moviendo. ¿En qué dirección? La mayoría de la población lo desconoce. Lo único que sabemos desde hace pocas semanas fueron las tratativas del gobierno de Michelle Bachelet con las autoridades bolivianas; también conocimos que se informó al entonces Presidente electo, lo cual demuestra que no se buscaba una política “de gobierno” sino de Estado.

Sabemos que en Chile existen dudas y oposiciones a este tipo de entendimiento. También es comprensible que las negociaciones deban ser reservadas en su gestión, pero, al final, deben ser aprobadas por la ciudadanía. Por ello, desde su génesis debe buscarse el más amplio consenso nacional.

El entendimiento chileno-boliviano causa preocupación en Lima, y ello puede explicar la demanda ante La Haya. El propio Presidente boliviano en su momento suscribió esta interpretación. De triunfar la tesis peruana, podría darse la paradoja de que Bolivia accediese al mar, pero no tuviese océano.

Las conversaciones Bachelet-Morales muestran que nuestra diplomacia tiene capacidad de iniciativa. Frente a las aprensiones de algunos sectores peruanos, debemos asumir que para construir nuestra relación con Bolivia no es necesario el visto bueno de ningún otro Estado: el Virreinato murió con la colonia.

En este contexto, ¿cómo se explican gestos como la reciente visita a Lima? Aceptamos la hospitalidad de autoridades que hasta hace poco nos calificaban de “republiqueta”; las mismas que nos demandaron internacionalmente y, además, se trata de un gobierno terminal que sale en medio de fuertes críticas de parte de sus connacionales.

Chile y Perú también deben reconstruir sus relaciones, pero el respeto es el punto de partida. Y no debemos confundir relaciones internacionales con buen comercio. Por lo demás, no nos cansaremos de reiterarlo, con el Perú ya tenemos una generosa balanza comercial, junto a mucha inversión, y a pesar de eso hemos sufrido acciones inamistosas.

Un gobierno no tiene por qué poseer el conocimiento acabado de todos los temas; para eso existen los organismos especializados, y en materia de política exterior es la Cancillería la principal responsable de asesorar a las autoridades. Y para convocar la necesaria unidad nacional, existen numerosos organismos de asesoría y consulta que deben ser convocados.

Un gobierno debe construir visión de Estado. No sólo se trata de definir la mejor estrategia, sino también de conformar los mejores equipos. En materia vecinal, es como cuando juega la Selección: se busca a los mejores sin importar a qué club pertenecen.

Publicado en “La Segunda: blog-Ideas en los Think Tank” el 22 de Diciembre de 2010