La interpelación como oportunidad para la oposición

Publicado : 21 Diciembre, 2010 en Portada, Prensa

Gloria de la Fuente

Por Gloria de la Fuente | Directora del Programa Político de la Fundación Chile 21

Dentro de las Reformas Constitucionales aprobadas el año 2005 se estableció la facultad de la Cámara de Diputados de citar a un Ministro de Estado con el fin de que se le puedan formular preguntas relativas al ejercicio de su cargo. Dicho mecanismo es el que se conoce como “interpelación”, que para poder concretarse requiere la aprobación de 1/3 de los miembros en ejercicio (40), de acuerdo a lo que establece el artículo 52 (Nº 1, letra b) de la Constitución Política. Esta instancia fue concebida como una manera de atenuar el fuerte presidencialismo que existe en Chile, dado que otorga a la Cámara de Diputados una nueva herramienta de fiscalización ante los actos del Gobierno.

La primera vez que se utilizó el mecanismo fue el año 2006, cuando se citó al Ministro Martín Zilic al Congreso, desde aquella oportunidad, se uso este mecanismo en al menos seis oportunidades para requerir explicaciones de los Ministros respecto a temas de variada índole y de alto impacto en la agenda pública como Transantiago, Conflicto Mapuche, Gestión en Educación, etc. Si bien en un principio esta herramienta fue altamente valorada como una manera de otorgar al parlamento atribuciones para fiscalizar los actos de Gobierno, lo cierto es que el uso excesivo de esta instancia por parte de la oposición de aquel entonces, terminó por generar una mala evaluación del uso de esta herramienta. Recordado es el caso de la interpelación del Ministro del Interior Edmundo Pérez – Yoma por la gestión del Gobierno en el conflicto Mapuche, que terminó con un incidente entre el Secretario de Estado y el Diputado Gonzalo Arenas (UDI), representante de la región afectada. De la misma manera, en pocas oportunidades la instancia aportó antecedentes a investigaciones que se propiciaron con posterioridad o que ya se encontraban en curso y, en general, su utilización generó una tensión del Ejecutivo y un conjunto de parlamentarios, llegando algunos Ministros a acusar el ejercicio de un “parlamentarismo impropio” a la oposición.

Por esta razón, sin perjuicio de la devaluación del uso de la herramienta, lo cierto es que la oposición tiene una oportunidad en términos de poder resituarla como un recurso adecuado para la fiscalización de los actos del Ejecutivo y no cabe duda que la llamada “reconstrucción” es una ocasión relevante porque, más allá de la grandilocuencia del Gobierno y sus Ministros, lo cierto es que el daño provocado y la aparente lentitud en la entrega de ayuda, requiere que la información y las autoridades de Gobierno están disponibles para transparentar la información ante la ciudadanía.

Publicado en “La Tercera-Blogs” el 20 de Diciembre de 2010