Infancia y Discriminación

Publicado : 01 Noviembre, 2005 en Colección Ideas, Estudios, Publicaciones

Introducción

En Chile, al igual que en el resto de los países de la región, conviven comunidades con lenguas, tradiciones, religiones, historias y cosmovisiones diferentes. Esta diversidad, que tiene una explicación histórica y que se refrenda a diario en nuestro país, es difícil de percibir y asimilar por los chilenos y chilenas.

Sin embargo, subsiste una percepción generalizada de “país con una gran homogeneidad, étnica y racial”. El parámetro de normalidad a nivel de las percepciones está dado por: raza blanca, de origen europeo, sin rasgos indígenas, heterosexual, de nivel de ingresos medios, sin discapacidades ni problemas de aprendizaje que viven en hogares biparentales heterosexuales. Esa es la imagen que corroboran los medios de comunicación. En la medida que ciertos grupos se alejan de dicho modelo, se les denominan minoría y se llega a concebir como un “extraño y ajeno al migrante, al indígena o al que comparte la cultura de otro pueblo o de otra etnia”.

Documento