UDI: ¿Partido Popular o Partido Populista? Consideraciones sobre el éxito electoral de la UDI en los sectores populares

Publicado : 01 Marzo, 2005 en Colección Ideas, Estudios, Publicaciones

“(…)para eso creamos la UDI, para terminar con la lucha de clases, porque es la que les ha causado la mayor pobreza a los más necesitados. Mientras más sigan votando los pobres del país por la izquierda, peor van a estar”. Pablo Longueira, 26 de marzo de 2002 .

Un simple análisis de la realidad chilena contemporánea nos muestra que esa estrecha relación entre estructura socioeconómica y representación política es bastante más difusa que la de antaño. Ejemplo de ello es el enorme crecimiento experimentado por la Derecha en el último tiempo y, en particular, por el partido Unión Demócrata Independiente (UDI).

Este partido ha logrado crear una base social de apoyo que traspasa las divisiones sociales, esto lo ha convertido en uno de los principales partidos de nuestro país  y ha transformando a su sector en una alternativa real de gobierno a la coalición de Centro-Izquierda actualmente en el poder. Muestra de ello es el mínimo porcentaje de diferencia que tuvieron ambas coaliciones en las elecciones presidenciales de 1999. En dicha ocasión Ricardo Lagos, candidato de la Concertación, obtuvo en primera vuelta un 47, 96% de los votos, mientras Joaquín Lavín, candidato de la coalición de Derecha, obtuvo el 47,51 % de los votos. El estrecho margen obtenido los obligó a enfrentarse en una segunda vuelta en enero del 2000 donde, finalmente triunfa Lagos con un 51,31%, frente a un cercano 48, 69 % obtenido por Lavín.

Desde mediados del siglo XX y hasta hace algunos años, los partidos políticos chilenos parecían representar claramente los intereses de los distintos grupos o clases sociales existentes en el país. De este modo la base social de apoyo de la Izquierda estaba mayoritariamente formada por los sectores populares, la base de sustentación del Centro estaba compuesta principalmente por las clases medias, y la Derecha tenía una base social fundada en grandes propietarios y miembros del empresariado .

A pesar de que la Derecha y el Centro lograron ganar algunas simpatías entre los sectores populares , y que muchos dirigentes de Izquierda salieron de los estratos altos, ninguna de estas tendencias logró la adhesión que les permitiese salir de la “rotación de los tercios” y alcanzar por sí solos el poder.

Documento