Una entrevista con gusto a poco

Publicado : 07 Julio, 2008 en Prensa

La entrevista enfatiza lo intimista, lo familiar y el contexto histórico que marcó su vida juvenil y la de su generación. Aunque conocido, no deja de sorprender la conversión en atributo electoral, y no de forma deliberada, de su biografía, la que junto con otras características personales destacables despiertan admiración allende nuestras fronteras. Es una asignatura pendiente el estudio de cómo una persona sin posesión del capital apreciado por la élite política, ingresa a jugar un rol determinante a partir de la valoración ciudadana de otro tipo de capital expresado en la capacidad de perdonar y que, para este caso, podemos catalogar como capital moral. Kane, creador del concepto, lo define como prestigio moral al servicio útil.

La presidenta no pestañea a la hora de denunciar lo que considera el doble estándar de evaluación que las mujeres enfrentan en el mundo político. Con ello, se refiere al fenómeno de la hiperselección social impuesto a las mujeres como filtro, exigiéndoles mucho más que lo implicado en una estricta reproducción social sin más. ¿Hasta qué punto la ciudadanía empaliza con esta percepción? Algo se puede inferir de encuestas como la de Tolerancia Cero de abril pasado, en la que 65% de personas cree que la Concertación ?mayoritariamente masculina por lo demás- no la está apoyando lo suficiente.

Para quienes se obstinan en reconocer en esta frase atisbos de autovictimización, conviene aclarar que una idea parecida fue acuñada por Margaret Thatcher. La ex primera ministra británica elaboró otro, tanto o más memorable: “En política, si quieres que se diga algo, pregúntale a un hombre; si quieres que se haga algo, pregúntale a una mujer”.

Muchas preguntas quedaron en el tintero: ¿qué pensó cuando Hillary declinó seguir compitiendo en la primaria norteamericana?, ¿qué sintió cuando Benazir Bhutto fue asesinada?, ¿qué les diría a los que dicen que la paridad ya no existe en su gobierno?, ¿se irrita cuando dicen que su mayor hazaña es ser la primer mujer que gobierna Chile?, ¿le recomendaría algo a Cristina, por estos días?, ¿qué opina frente a los que dicen que su gobierno perdió la mayoría por desuso?.

Por otra parte, ¿subvaloró el hecho de que las diferencias de género juegan todavía un rol importante el política?, ¿por qué la reforma del Estado que impulsa el ministro Pérez Yoma es silente en cuanto al género?, ¿no se cansa alguna vez de blindar al ministro Velasco?, ¿podrán las mujeres chilenas ver cambios en sus condiciones de vida laboral en un sistema de mercado?, ¿a qué estrategias ha tenido que recurrir para enfrentar obstáculos?, ¿qué les dice a los que opinan que aprecia más la lealtad que la capacidad?, ¿cuál cree, íntimamente, que será su sello?.

Esperaremos, pacientemente, el libro que la Presidenta nos tiene prometido. Sin embargo, bueno sería tener un anticipo.