Desafíos energéticos y rol del estado

Publicado : 15 Marzo, 2008 en Prensa

La lección principal de esta crisis, es que más allá de la opción por una economía de mercado, no es posible que el Estado no disponga de instrumentos para enfrentar situaciones críticas que sobrepasan el horizonte de acción de los mercados y empresas. Es así positivo el proyecto de ley que crea el Ministerio de Energía. Será conducente sólo si la institución contará con capacidad prospectiva e instrumentos de intervención efectiva. Ello parece no resolverse con el proyecto indicado, pues su rol se limita a formular planes (indicativos), programas y el establecimiento y aplicación de normas jurídicas. No existe, en consecuencia, un rol de formulación de políticas distinto al que ha ejercido la actual CNE.

El proyecto requiere ser mejorado. Se necesita una entidad con capacidad de dirigir al país en la discusión sobre la matriz energética futura, de definir los objetivos y prioridades dentro de los cuales las empresas deberán tomar las decisiones de inversión, de contar con los recursos para investigar sobre la opciones energéticas y para financiar en forma experimental las variadas opciones que aparecen en el horizonte y pueden ser útiles para nuestro país. Deberá contar también con las capacidades de resolver oportuna y conjuntamente con las autoridades ambientales los dilemas entre desarrollo energético y el medio ambiente sustentable y disponer de instrumentos de intervención en situaciones críticas. Sólo esto le da sentido a la creación de un ministerio.