Presidenta Bachelet define agenda social como la nueva tarea de la Concertación

Publicado : 10 Enero, 2008 en Prensa

Un llamado a trabajar en los grandes temas que sirven al país y que significan desafíos importantes para mejorar la vida de los chilenos hizo la Presidenta Michelle Bachelet al intervenir en el lanzamiento del libro “La protección social en un mundo incierto! organizado por la Fundación Chile 21 en la mañana del lunes 8 de enero en el Círculo Español. El acto contó con la participación, además, de los ex Presidentes Patricio Aylwin y Ricardo Lagos y del senador Carlos Ominami, presidente honorario de la Fundación.

El lanzamiento del libro -que recoge las ponencias del seminario internacional del mismo nombre organizado en septiembre pasado y que fue editado por Gonzalo Martner- convocó a más de 400 personas,  entre ellos los ministros Alejandro Foxley, Clarisa Hardy, Paulina Veloso, Ricardo Lagos Weber y Romy Schmidt, numerosos parlamentarios, todos los jefes de partidos de la Concertación, dirigentes sociales y políticos, académicos y embajadores.

La Presidenta Bachelet dijo en su discurso que el actual desafío es construir las bases de un Estado democrático y social de derecho, a la vez que asegurar un crecimiento económico sostenido, donde se promueve la innovación, el emprendimiento y enfrentar un mundo cada vez más dinámico y abierto. Aseguró que este proyecto se podría denominar como “un nuevo progresismo”, ya que combina lo mejor de la tradición progresista chilena con una lectura renovada y moderna de la realidad. Agregó que este concepto nace de una virtuosa confluencia de culturas políticas, del humanismo cristiano y el humanismo laico, del socialcristianismo y la socialdemocracia: dos culturas que han estado siempre del lado de la justicia, la libertad y la igualdad.

Dijo que las tareas que se enfrentan solo se pueden hacer desde el Estado y desde la política “y para hacerlo desde el Estado y mejorar el Estado hay que creer en él y la Concertación cree en el Estado. Porque la política es para nosotros los progresistas la única herramienta de cambio de  social”.

Reseñando las tareas que incluye su agenda social, la Presidenta dijo que “siempre debemos recordar lo que somos. Nunca las dificultades nos han doblegado cuando hemos respondido juntos. Recuerden lo que somos, la convergencia pluralista y mayoritaria de los que quieren un Chile más justo, libre y solidario. Recuerden lo  que somos los que mantenemos la lealtad con un proyecto pluralista para Chile y los herederos de quienes unieron siempre la política con la ética y el servicio público como vocación de vida”. Asimismo recordó que “aquí estamos los que creemos de verdad en la democracia, que entendemos la necesidad del crecimiento, pero de un crecimiento con equidad, que entendemos que queremos un tipo de sociedad solidaria para Chile, más justa y más humana,  que creemos en lo colectivo y no en la mera suma de los individuos y que queremos que este nuestro país sea un país efectivamente de todos”.

Puntualizó que “tal vez algunos duden. Yo no dudo. Yo como Aylwin, Frey y Lagos salgo a defender y a convencer. Salgo a construir y salgo a ganar y espero que todos hagamos lo mismo. Los que se entregan, los que se rinden, no son de los nuestros, no nacimos para claudicar. Nacimos para promover  la dignidad de todos, actuando nosotros mismos con dignidad. Como siempre lo hemos hecho”.

“La derecha: la expresión de la desprotección”

El senador Carlos Ominami fustigó duramente a la derecha acusándola de intentar ganar adhesiones poniendo en juego la honra de los dirigentes oficialistas ya que no ver n  otra forma de acceder al poder.

Advirtió que “la derecha es, en verdad,  la expresión  más cruda  de un proyecto de desprotección  social que se sitúa,  en las antípodas  de lo que nosotros  queremos  para Chile. Por ello tratan por todos los medios de distraer, de desviar y en lo posible de sepultar esta discusión”.

En la actualidad el país es testigo de cómo se aplica de manera fría e implacable  un diseño destinado a herirnos en lo más querido y sagrado de nosotros mismos: nuestra honra. El libreto no es original; se ha aplicado ya en otros países. La derecha, no seamos ingenuos, ha llegado al convencimiento de que la única manera que tiene de recuperar un poder mal habido mediante la dictadura, es precipitando nuestra destrucción ética a fin de, “tumbarnos”, como dicen algunos. Tomemos nota, que hoy día tenemos una derecha que no dará tregua  y  ha decidido “tirar a matar”, enfatizó..

Respecto de los desafíos de la Concertación dijo que “no puede ser una coalición  nostálgica que vive de las glorias pasadas. La crisis de la Concertación  es el resultado de sus propios logros. Lo esencial de la  tarea  que nos  planteamos  a finales  de los 80 está cumplida” y agregó que “la Concertación, para continuar existiendo como la fuerza mayoritaria debe  asumir que se ha abierto un nuevo ciclo político, enteramente distinto, con nuevos desafíos y nuevas demandas de la ciudadanía”.

Las características de esta nueva etapa la definió com así como en los 80 formulamos un proyecto que marcó muy profunda y positivamente las dos décadas siguientes, hoy día, finalizada la transición, requerimos un proyecto para las próximas décadas que ponga en el centro de sus preocupaciones:

  • La lucha contra las enormes desigualdades
  • El mejoramiento de la calidad de la política a través  de nuevas reformas que le confieran más poder a la ciudadanía y equilibren  las relaciones entre los principales poderes del Estado superando el presidencialismo exacerbado que heredamos del siglo XX y de la constitución de 1980.
  • La recuperación del dinamismo económico a través de una estrategia de desarrollo más audaz e innovadora.
  • La ampliación sistemática de las libertades.

Aylwin y Lagos

El ex Presidente Aylwin reseñó los avances producidos en el país desde 1990 y apeló a considerar una reforma tributaria si esta es necesaria para verificar las grandes transformaciones en protección social que se ha propuesto la Presidenta Bachelet.

“La estrategia de crecimiento con equidad que ha inspirado a los cuatro gobiernos de la Concertación ha sido y debe seguir siendo el sello original, distintivo y propio de estas políticas, indispensables para construir un Chile no sólo más próspero, sino también más justo y más solidario”, dijo.

“La propuesta que en su ponencia expresa la Presidenta Bachelet  para integrar a nivel nacional un sistema de protección social desde la infancia hasta la vejez constituye sin duda un desafío prioritario en la tarea de convertir a nuestra patria en una sociedad que merezca verdaderamente llamarse justa y solidaria. Si para lograrlo fuera necesario dotar al Estado de mayores recursos por la via tributaria creo que debería intentarse y podrían lograrse al respecto los consenso necesarios”, puntualizó el ex Presidente.

Por su parte, el ex Presidente Lagos se extendió sobre los nuevos desafíos y características de las políticas sociales en nuestro país, destacando el que se dé una mirada a la garantía de derechos.

“Lo que hay es una filosofía que pone al ser humano en el centro de los desvelos en estos cuatro gobiernos de la Concertación. Allí está el humanismo cristiano y el humanismo laico. Allí se encuentran y se desarrollan. Aquí está la solidez profunda de nuestra coalición, aquí está la fuerza superior que nos empuja y  por eso, frente a este diálogo a ratos inconducente es que no me parece menos que decir hemos hecho una obra maciza y tenemos los títulos y la moral para seguir haciendo esta obra en el futuro”, dijo.

Y finalizó sus palabras señalando que “para enfrentar estas tareas este libro es un buen inicio, pero es más importante la voluntad política de la Concertación, porque sabemos que esta es la única coalición capaz de poder hacer el verdadero debate que Chile requiere: qué sociedad construimos para que todos nos sintamos verdaderos partícipes de la misma”.