Liderazgo Presidencial

Publicado : 23 Mayo, 2007 en Prensa

Al pasar revista a lo realizado en sus primeros  catorce meses de gobierno, la Presidenta debió comenzar reconociendo la magnitud de los problemas creados por el Transantiago, solidarizando con los sectores que han sido perjudicados y comprometiéndose a corregir sus errores de diseño e implementación para ofrecer una mejoría paulatina y persistente al servicio de transporte urbano de Santiago. El que éste haya sido el primer tema del Mensaje ilustra la importancia que representa para la Presidenta y su gobierno  resolver este gran desafío en los próximos meses.

Otras luces y sombras componen el cuadro del primer año presentado por el Mensaje. La Presidenta pudo señalar numerosas realizaciones logradas durante este período en las distintas áreas en que ha enfocado su gestión, permitiéndole hacer un llamado a evitar el pesimismo y enfrentar con entusiasmo los desafíos de futuro.

El liderazgo presidencial destaca particularmente al definir las tareas que abordará el gobierno. El gobierno de la Presidenta Bachelet despertó desde un comienzo grandes expectativas de renovación y acogida a las demandas ciudadanas. A estas expectativas se sumaron las creadas por la acumulación de excedentes fiscales derivados de los inesperadamente altos precios del cobre. Sin duda, se le han abierto al país oportunidades de progreso que no estaban previstas por nadie en nuestro país. La mayor virtud del Mensaje radica, a nuestro juicio, en que define, en forma coherente y convincente, reafirmando los lineamientos básicos de su gobierno, cuáles oportunidades  intentará aprovechar y con qué recursos.

La decisión de la presidenta de “administrar con sabiduría el auge pasajero de los precios del cobre” se ha concretado en el compromiso de su gobierno, ahora reafirmado, de mantener la política de balance estructural, vigente desde 2001, que sólo permite gastar aquellos ingresos que cumplen con los criterios que permiten calificarlos de permanentes, ahorrando todos los excedentes fiscales que provengan de ingresos transitorios.

El Mensaje anuncia un cambio importante en la política fiscal, sin embargo. Este se refiere a la meta de lograr un superávit del uno por ciento del PIB que obligaba a ahorrar aún más debido a varias razones de potencial riesgo fiscal: el déficit del Banco Central, las garantías públicas al sistema previsional y la nominación en dólares de la deuda pública. El auge le los precios del cobre han permitido un mejoramiento tan evidente de la posición fiscal que la Presidenta decidió rebajar esa meta al medio por ciento del PIB para el presupuesto de 2008.

Así queda definido el marco macroeconómico para los años venideros. Se reafirma la política de balance estructural y el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, lo cual no excluye un aumento importante, por encima del crecimiento del PIB potencial, del gasto público acompañado de medidas mitigadoras del riesgo de caída del tipo de cambio. Durante el actual gobierno, no se utilizarán los excedentes fiscales provenientes de los altos, pero transitorios, precios del cobre, pero sí se utilizarán los ingresos considerados permanentes, excepción hecha de un medio punto porcentual del PIB que se ahorrará en 2008 aunque existen las condiciones para cancelar tal excepción en 2009.

Definidos los recursos que se dispondrán para las iniciativas del Ejecutivo, el Mensaje define con claridad cual será el destino de tales recursos. La Presidenta reafirma su propósito de dar prioridad a las cuatro áreas de transformación que enunciara en su primer Mensaje, el año pasado. Pero, después de catorce meses de asumido el mando, puede entregar una perspectiva detallada de cada una de ellas.

La primera prioridad es claramente la Educación. En términos financieros, esa prioridad queda clara; 650 millones de dólares los 750 millones de dólares que liberará la rebaja de la meta de superávit estructural de medio por ciento del PIB, quedan comprometidos con la educación escolar, dotándola de mayores recursos para que pueda mejorar su calidad.

La Presidenta recordó en el Mensaje que su propósito es consolidar las bases de un sistema de protección social que permita extender el acceso de los ciudadanos al ejercicio de sus derechos sociales. Aspira a que esta sea la marca histórica de su gobierno. La educación forma parte de este sistema como también lo conforman la previsión, la salud y las relaciones laborales.

?La reforma emblemática del sistema de protección social es la reforma previsional? afirma la Presidenta. Sin duda, el proyecto de ley enviado al Congreso, particularmente la propuesta de Pilar Solidario que éste contiene, representa un paso importante para dar acceso al derecho a la seguridad social, consagrado en la Constitución como un derecho universal, a un grupo importante de la población que estaba excluido de él. Desde el punto de vista del financiamiento, sin embargo el proyecto de reforma previsional sólo compromete, a partir de julio de 2008, un volumen de recursos acotado de tal manera que no elevarán el gasto previsional que el Fisco estará haciendo ese año. Sin embargo, es factible que haya alguna flexibilización en esta materia en aquellos puntos que concitan amplio acuerdo entre los parlamentarios de la Concertación, como el acortamiento de los plazos para la entrada en vigencia de los beneficios.

Más calidad de vida en las ciudades y barrios, la tercera área de prioridad gubernamental, incluye las políticas de vivienda, integración urbana, seguridad y las iniciativas para evitar las causas de la delincuencia en materia de empleo, capacitación y deportes.

Las políticas para el crecimiento económico consideradas por la Presidenta en el Mensaje ponen en el acento en los iniciativas destinadas a promover la innovación y el emprendimiento. El Consejo Nacional de Innovación está identificando polos de desarrollo y ha sido lanzado el Plan de Infraestructura para la Competitividad 2007-2010 que apunta a potenciar los pilares productivos del país. El Mensaje destaca los desafíos para avanzar en la competitividad en cuatro áreas: consolidar a Chile como potencia agroalimentaria y turística, asegurar un suministro energético estable y contar con un política medioambiental actualizada y fiscalizada por una Superintendencia. La Presidenta reafirmó también el compromiso del gobierno con las Pymes. El reciente plan dado a conocer por el gobierno muestra la decisión de apoyar y asignar recursos a medidas tributarias y políticas de fomento productivo que favorezcan a las Pymes. Es este un tema que seguirá siendo prioridad en la agenda del gobierno.