Chile 21 se reúne con ministro de Planificación

Publicado : 11 Agosto, 2010 en Portada

Chile 21 se reúne con ministro de Planificación

Con el objeto de analizar la propuesta gubernamental de crear un Ministerio de Desarrollo Social, representantes de la Fundación Chile 21, se reunieron con el ministro de Planificación, Felipe Kast.

La autoridad recibió a la directora ejecutiva del centro de pensamiento, María de los Ángeles Fernández; al director del Programa Social, Rafael Urriola; a Carlos Ominami y Francisco Vidal.

En la ocasión, María de los Ángeles Fernández sostuvo que la iniciativa es una buena idea, ya que se trata de un salto cualitativo importante, pero como toda idea, sino se entregan los dispositivos adecuados, puede quedar frustrada en el camino.

“Nos interesa que este ministerio, que tiene en su corazón la protección social, pueda tener un rol lo más simétrico posible con Hacienda. Porque en este país esta secretaría de Estado ha tenido un papel que se ha ido sobredimensionando, y no es bueno para las políticas sociales que eso siga existiendo”, dijo la directora ejecutiva.

Añadió que el MDS es un salto cualitativo, por cuanto de alguna manera coloca el desarrollo social como un tema país. “Ojalá que el ministro pueda más allá de la reingeniería y orden institucional, darle a esta secretaría la estatura que le corresponde en el debate presupuestario y un protagonismo importante en el comité político de ministros”, añadió.

Agregó que en el pasado el Mideplan tuvo la capacidad de observar al país, por lo que es relevante que pueda recuperar esa facultad frente a los escenarios futuros. Además indicó que el centro de pensamiento, observa con interés qué sucederá con programas relevantes como Chile crece contigo y Chile solidario.

Consultado por el sueldo ético familiar, Carlos Ominami indicó que es una buena medida, al tiempo que recordó que este planteamiento surgió en la Conferencia Episcopal, que advirtió que la distribución del ingreso es vergonzosa. “En un país como Chile, a diferencia de un país desarrollado, uno puede ser un trabajador contratado y ser pobre. Ese es un problema muy delicado que justifica un salario ético”, recalcó.

Indicó que aún cuando no fue un tema conversado con el ministro Kast, sostuvo que es de la mayor importancia la forma en como se medirá la indigencia y la pobreza. “Mi impresión -y con esto interpreto a mucha gente- es que en el país nos estamos engañando porque la estamos midiendo con un termómetro que está malo. Decir que una persona que gana sobre 65 mil pesos mensuales deja de ser pobre es simplemente una ficción”, dijo Ominami.