Escándalos de corrupción amenazan la continuidad misma de la Concertación

Publicado : 20 Noviembre, 2006 en Prensa

Los protagonistas del autoflagelante diagnóstico fueron los senadores Carlos Ominami (PS) y Jorge Pizarro (DC), además del diputado, y presidente de la Cámara, Antonio Leal (PPD), quienes dieron cuenta de los vicios y deficiencias que caracterizan a los partidos oficialistas y plantearon la urgencia de corregirlos para evitar el desplome de la coalición política. La reflexión se planteó en el marco de un seminario sobre “Crisis y renovación de los partidos políticos”, en el que también se prodigaron críticas al accionar del Gobierno por falta de conducción y de efectivo liderazgo para sortear este trance. Mejorar el debate A nombre del Gobierno intervino en el seminario la ministra Paulina Veloso, quien pidió a los partidos gobiernistas que propicien un debate político de calidad; que tengan capacidad de diálogo y de acuerdos, y, en lo más coyuntural, que se pongan a la cabeza de los temas de probidad y transparencia.

Abrió los fuegos el senador Ominami, quien sostuvo, como testigo y protagonista de la gestación de la Concertación y su desempeño, que cree que el actual “es, desde lejos, el episodio más delicado y más difícil que hemos vivido”, porque, a su juicio, “los temas de corrupción han calado hondo en la ciudadanía”. Parte de este complejo cuadro el parlamentario lo atribuyó a la inexperiencia de la administración Bachelet para manejar situaciones de crisis – “este Gobierno tiene dificultades para manejar este tipo de situaciones difíciles”, dijo- y al hecho de que los partidos “evidencian elementos de descomposición”. Según Ominami, las denuncias sobre corrupción “tienen fundamento”, y sus efectos se han visto agravados por el hecho de que ante su surgimiento “ninguna de las instituciones ha funcionado bien”, mencionando entre ellas al Gobierno, al Congreso y la Contraloría. Hizo hincapié en que el epicentro de la actual crisis son los partidos, que en su opinión se vieron afectados cuando se decidió que los mejores cuadros políticos se fueran al Gobierno y el Congreso, quedando el resto para las tareas partidarias.

En lo que toca a la izquierda, el senador PS señaló que hizo un gran avance al renovar sus ideas, “pero no renovamos nuestras formas de organización y de actuación políticas, que siguieron siendo las mismas, y hoy estamos pagando el costo”. Recalcó que los partidos viven de una función precaria de administración del poder, generando con ello “terreno fértil para el clientelismo, los operadores y el robo hormiga que hemos visto”. Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Leal, admitió que “si la Concertación puede perder el poder, será única y exclusivamente por la reiteración de hechos de corrupción”. Lucha por el poder Leal señaló que lo ocurrido en el PPD es fruto de una descarnada lucha por el poder, donde, al igual que en otros partidos, proliferan los caudillismos y los operadores políticos que basan su poder en la ubicación de sus aliados en el Estado. A su turno, el senador Pizarro hizo hincapié en el vaciamiento de contenidos ideológicos de los partidos y la mala formación de los militantes como factores de la crisis, pero también destacó entre éstos la falta de eficacia que ha mostrado el Gobierno en resolver problemas sentidos por la ciudadanía, como el desempleo y la inseguridad. Agregó a ello que “la indiferencia de los partidos de la Concertación frente al Gobierno es brutal.

Los partidos no están en el gobierno ni se sienten del gobierno, y eso hace que estemos perdiendo identidad, la capacidad de tener propuestas comunes y nos quedemos solamente en el ejercicio del poder”. “La coyuntura es tremendamente compleja, porque el riesgo de que la Concertación termine antes del gobierno de Michelle Bachelet es muy alto”, advirtió el parlamentario DC. Ante este cuadro, Pizarro estimó urgente que los partidos retomen la iniciativa y, entre otras tareas inmediatas, se coordinen con el Gobierno para definir una agenda consistente que ordene a la Concertación y jueguen un papel clave para disciplinar a los parlamentarios. “El libre albedrío que hoy día hay a nivel parlamentario es demasiado; aquí cada cual sale con cualquier propuesta, independiente del daño que nos haga colectivamente”, enfatizó. Otra perspectiva mostró la ministra Paulina Veloso al cerrar el seminario: “Los partidos chilenos son importante, tienen consistencia ideológica, no son populistas, tienen una historia ligada a las instituciones y son probos. No tenemos historia de escándalos ligados a partidos”. FRASES “Se ha generado un terreno fértil para el clientelismo, los operadores políticos y para el robo hormiga que hemos visto en estos tiempos”. CARLOS OMINAMI Senador PS “La coyuntura es compleja, porque el riesgo de que la Concertación termine antes del gobierno de Michelle Bachelet es muy alto”. JORGE PIZARRO Senador DC “La Concertación debe ponerse a la cabeza de los temas de probidad, transparencia y modernidad, porque son temas progresistas”. PAULINA VELOSO Ministra de la Segpres “Si la Concertación puede perder el poder, puede perderlo única y exclusivamente por la reiteración de los hechos de corrupción”. ANTONIO LEAL (PPD) Presidente de la Cámara de Diputados