"Chile 21 inaugura nuevo ciclo del Taller de Coyuntura 2010"

Publicado : 25 Marzo, 2010 en Portada

Con el objeto debatir los grandes temas de interés nacional, la Fundación Chile 21 reinauguró el ciclo 2010 del taller de coyuntura, el que estará a cargo de Gabriel Gaspar.

En la oportunidad estuvieron presentes entre otros, el presidente honorario de la Fundación Chile 21, Carlos Ominami; la directora ejecutiva de la institución, María de los Angeles Fernández; el representante de la Fundación Ebert en Chile, Yesko Quiroga; y Jaime Insignia, de la FES-Chile.

En la actividad -que en esta ocasión fue realizada en la sede la Fundación Friedrich Ebert- María de los Angeles Fernández sostuvo que el fin de este debate es “contribuir a desarrollar una buena oposición y recomponer una opción progresista para Chile”.

Por su parte, Carlos Ominami se refirió a los desafíos y dilemas políticos a raíz del trabajo de reconstrucción tras el terremoto del 27 de febrero, así como las nominaciones, conflictos de interés, y descoordinaciones de los primeros días de gobierno de Sebastián Piñera.

Ominami sostuvo que esta situación puso al desnudo “las vulnerabilidades del país, un fuerte déficit de ciudadanía, y un cambio dramático en la agenda política en el país y gobierno de Sebastián Piñera”

El presidente de la fundación se refirió –entre otros- a la inexistencia de un sistema de alerta temprana, las descoordinaciones entre los distintos actores, el incumplimiento del protocolo elemental, la precariedad de las instituciones, la inexistencia de un sistema de comunicaciones alternativo, el colapso del sistema eléctrico, la desatención de los llamados de la comunidad científica, el carácter miserable de las capacidades de investigación sismológica, la ausencia de planificación urbana, la caída de obras viales recientemente construidas, la inexistencia de normas sobre calidad de suelos y el fuerte sesgo social de los edificios afectados, gran parte de ellos corresponde a edificios nuevos para sectores medios.

Por su parte, el economista de Chile 21, Luís Eduardo Escobar, expuso respecto de las consecuencias económicos-financieras del desastre del 27 de febrero. En sus conclusiones sostuvo que el costo del terremoto es importante, pero las pérdidas de capital no serían de US$ 30.000 MM. Añadió que con los datos disponibles el Estado puede pagar sus pérdidas con una combinación de medidas. Añadió que el sector privado “acomodado” tiene pérdidas, pero se puede recuperar sin ayuda de Estado, el que a su vez, está en condiciones de ayudar a las Pymes y a las familias de ingreso medio hacia abajo.