Está en juego mantener las transformaciones

Publicado : 04 Octubre, 2017 en Portada, Prensa

| publicado en “EL SIGLO” el 03/10/2017 |


Gloria de la Fuente, directora ejecutiva de Chile 21, en entrevista se refirió a los ejes de la campaña presidencial de Alejandro Guillier.


Hugo Guzmán. Periodista. ¿Dónde colocarías los énfasis de la campaña de Alejandro Guillier?

En la continuidad y el abrazo a lo positivo instalado por el Gobierno de Michelle Bachelet y señalando que hay que hacer ajustes y correcciones donde corresponda. La idea de las reformas estructurales para terminar con las desigualdades que hay en Chile, es algo que hay que mantener como discurso en esta campaña. Es importante abrazar la obra de la Presidenta Bachelet.

Se habló mucho tiempo de que la campaña estaba situada en la recolección de firmas para inscribir la candidatura. También del golpe de no haberse realizado primarias. ¿Está superado eso?

Sí, creo que sí. La campaña está en otro momento. Ahora, ese periodo de reunir las firmas y el que no hubiera primarias, tuvo un costo. Un costo que ha sido evidente en la intención de votos en las encuestas de meses pasados. Costó caro a la coalición haber desaparecido de la pantalla, del debate público, de la televisión, al menos durante un mes y medio. Eso tuvo un costo en general para La Fuerza de la Mayoría y particularmente para Alejandro Guillier, sobre todo en términos de presencia pública.

Siguen apuntado críticas a una campaña que no impacta.

Muchas campañas electorales se mueven por cierta emocionalidad o cierto estado de ánimo, no todo es racionalidad, no todo es discusión de programa. Y prima en cierta elite, en cierta dirigencia de la Nueva Mayoría, un desánimo, que tiene que ver con lo complejo que fue instalar esta candidatura y lo complejo de que los partidos lleguen a acuerdos sustantivos, sistemáticos. Eso se plasma en cierto sentido común de la coalición. Pero no es para sostener que esto está perdido ni mucho menos, no es así. Más bien falta que haya un despliegue claro y evidente, que me parece se verá en los próximos días, porque la campaña formal recién partió la semana pasada. En los próximos días comenzará otra etapa, se iniciará la franja en televisión, habrá más propaganda, y se imprimirá más fuerza y más ánimo. Claro que también requiere de dirigencia política que esté a la altura y dirigentes que estén convencidos de que el triunfo es posible.

Se pone mucho énfasis en la campaña territorial.

Creo que es lo que corresponde. Porque en momentos en que hubo un cambio importante a la legislación para hacer campaña, que implica restricción al gasto y a las fuentes de financiamiento, te lleva a la importancia del trabajo territorial. Hoy no es posible poner propaganda en todas partes, y con ciertas características. Eso hace que tenga tanta importancia el despliegue territorial, junto a otras cosas como el uso de las redes sociales. Hoy la campaña territorial, desplegarse por los territorios, es muy importante.

Todo el mundo menciona que la presidencial se juega en la segunda vuelta. ¿Cuál es la importancia de la primera vuelta?

El tamaño del desafío tiene que ver con la diferencia que se produzca en la votación entre las principales candidaturas en la primera vuelta. Ahora, creo que no hay números cerrados ni verdades absolutas en este escenario. Porque depende, entre otras cosas, de la capacidad que haya de la fuerza que hoy representan seis de las ocho candidaturas, que son de izquierda o de centroizquierda. Más bien -aparte de ese factor de la diferencia de votación- hay que generar señales adecuadas para que dentro de ese mes que implica pasar de primera a segunda vuelta, haya acuerdos suficientes. Y que el electorado esté convencido de que lo que hay detrás en estas seis candidaturas, es el sentir de una gran mayoría de los chilenos, que eso juegue en la segunda vuelta. Facilita eso, el tener un adversario político que no es el Sebastián Piñera de la vez anterior, es un Piñera que se acercó más a un discurso conservador, más de derecha, que en el fondo pone el énfasis en el crecimiento y menos en la política social. No sabemos cuánto va a retroceder la política social con Piñera, en la eventualidad que llegue a La Moneda. Estamos frente a un adversario que claramente representa cada vez más a la derecha más dura.

Finalmente entonces, ¿qué está en juego en esta elección presidencial?

Está en juego la posibilidad de mantener una agenda de transformaciones para este país, con todos los ajustes que haya que hacer, que gana en derechos, que gana en libertades, en reconocimiento de todos aquellos temas que son relevantes para la sociedad chilena, versus, una agenda que pone el énfasis en el crecimiento a toda costa, que dice que supuestamente con el crecimiento se solucionan los problemas de las políticas sociales, cuando en la práctica está demostrado que no es así. El crecimiento es importante, pero de la mano del crecimiento tiene que haber una vocación de otorgar al menos un piso mínimo para que las personas puedan desarrollar sus proyectos de vida y reconstruir el sentido de comunidad de nuestra sociedad.

Hay un énfasis de contra-reforma en el planteamiento de la derecha y de Piñera.

Totalmente. La derecha usa mucho esa metáfora de la retroexcavadora, y creo que lo que ellos anuncian es una especie de retroexcavadora de la retroexcavadora. Aclarando que es muy injusta la imagen porque la Presidenta Bachelet avanzó ni más ni menos, en derechos sociales que están garantizados en países que tienen el ingreso que tiene Chile. En el Gobierno de Michelle Bachelet no hubo una radicalización del discurso, ni tratar de desmantelar algo, al revés, fue tratar de reconquistar derechos que a los chilenos se les habían negado.

Se comenta, en general, de una campaña electoral deslucida, medio aburrida.

Nos vamos a tener que acostumbrar a las restricciones, a formas distintas de enfrentar las campañas electorales. Quizá se genera menos ambiente en las calles, pero esto requiere de mayor creatividad de quienes están en campaña. Quizá más redes sociales, una articulación mejor a nivel de territorios, sostener las campañas desde el territorio, todo lo cual es parte de un proceso de aprendizaje que tendremos que hacer todos.