Banco Central ve en la migración un “motor importante” para el PIB

Publicado : 28 Septiembre, 2017 en Portada, Prensa

| publicado en Diario Financiero | 28.09.2017 |


El Banco Central entró al debate sobre la migración en el país, a más de un mes que el gobierno ingresara al Congreso un proyecto de ley para actualizar la política sobre el tema en el país.

El ente autónomo destacó el aporte que un mayor flujo de extranjeros podría tener en la economía y el mercado laboral hacia adelante.

En el marco de una exposición realizada en la fundación Chile 21, el presidente de la entidad monetaria, Mario Marcel, afirmó que la migración puede ser un “motor importante para el crecimiento tendencial” de la economía.

Por Producto tendencial el banco entiende la expansión en ausencia de shocks transitorios de productividad y cuando los insumos se utilizan a su capacidad normal.

En su ponencia, Marcel enfatizó que el número de inmigrantes en Chile ha subido a tasas mayores a las de la población chilena en los últimos 20 años, señalando que es “razonable” pensar que será un fenómeno “que se sostendrá en el tiempo”.

“Las fuerzas económicas que han motivado la inmigración neta -diferenciales de ingreso con países vecinos, demanda por trabajo no completamente cubierta por trabajadores locales- debiesen mantenerse e, incluso, tener un mayor impacto por factores como la caída en la tasa de natalidad local”, aseguró el titular del instituto emisor.

Según las proyecciones realizadas por el banco en su último Informe de Política Monetaria (IPoM), el escenario base con migración incluida estima que la fuerza laboral chilena se acercará a los 11 millones de personas a 2050, mientras que restándole dicho efecto se ubicaría por debajo de los 10 millones.

“En el escenario base, el efecto de la inmigración sobre la fuerza laboral es relevante”, planteó el ejecutivo.

Para el período 2017-2026, el instituto emisor proyecta que el PIB tendencial se ubicará en un rango entre 3% y 3,5%.

“El aporte del trabajo será impulsado por el crecimiento de la fuerza de trabajo, donde, tanto el aumento de la inmigración como la continua incorporación de la mujer a la fuerza de trabajo, jugarán un rol compensatorio importante sobre el efecto negativo del envejecimiento de la población. El mejoramiento del capital humano también aportará de forma relevante”, concluyó el economista.