Un balance y la posverdad

Publicado : 07 Agosto, 2017 en Columnas Chile 21, Francisco Vidal, Portada

| por Francisco Vidal | publicado en “EL MERCURIO.COM” el 05/08/2017 |


Todos sabemos lo que es la posverdad. Se trata de crear una imagen negativa a través del bombardeo sistemático, principalmente de los medios de comunicación. Afecta a personas, instituciones, y también al gobierno de Michelle Bachelet. Desde el primer día de este gobierno, la derecha política, económica, social, cultural y sobre todo mediática ha construido -con cierto éxito- el concepto de que esta administración es un fracaso, que le ha hecho un profundo daño al país y, en consecuencia, no debiera tener proyección en la próxima elección presidencial. A continuación quiero -estimados lectores- dar tres ejemplos de cómo esta imagen se ha construido.

En la encuesta semanal de Cadem, la visión de los encuestados sobre el curso del país -particularmente en lo económico- es desastrosa. Sin embargo, en esa misma encuesta todas las semanas, sin excepción, desde que esta existe, cuando se le pregunta directamente al encuestado sobre su situación económica, la respuesta es ampliamente favorable. Dicho en simple: cada encuestado responde mayoritariamente en positivo su situación económica simultáneamente sosteniendo que el país económicamente se desploma. ¿Qué es lo que “media” entre su situación personal, positiva, y el resto de la sociedad, negativa?

En la encuesta Adimark mensual, todas las preguntas sobre el gobierno son encabezadas por la afirmación “independiente de su posición política, evalúe”. La evaluación para el gobierno es mala. De hecho, en la última encuesta un tercio evalúa bien a la Presidenta y dos tercios la evalúa mal. Sin embargo, la pregunta más directa, que es la que no sale en ningún medio de comunicación, es la referida a la consulta si “usted se identifica como partidario u opositor al gobierno”. En la última encuesta de Adimark, los partidarios del gobierno fueron el 35% y los opositores a este mismo el 39%. Pero lo que no hace Adimark es separar a los opositores, porque no es lo mismo ser opositora como Beatriz Sánchez que ser opositor como Sebastián Piñera. Si uno extrapolara este número, considerando la división en este mundo opositor, los partidarios del gobierno seríamos la primera mayoría relativa, considerando que el 39% opositor hay que dividirlo entre opositores de izquierda y de derecha.

Pero hay algo más grave en la construcción de esta posverdad, que es lo que no se ve en el debate público y en los medios de comunicación. A continuación haré una comparación entre los cuatro años del gobierno de Piñera y los casi cuatro años de Bachelet “2” en distintas materias sobre fuentes oficiales en los más diversos sectores.

-En áreas protegidas, creadas y ampliadas: Piñera 12 áreas protegidas, Bachelet 19.

-En subsidios habitacionales: Piñera, 789.192 subsidios; Bachelet 910 mil subsidios.

-Subsidios para la adquisición de viviendas de sectores medios: Piñera, 166.328; Bachelet, 216.226 subsidios.

-Créditos para viviendas: Piñera, 97.685 créditos; Bachelet, 120 mil.

-Déficit habitacional de viviendas: Piñera, 459.347 viviendas; Bachelet, 391.546.

-Porcentaje de hogares situación de hacinamiento: Piñera, 9,3%; Bachelet, 7,1%. -Aumento del salario mínimo: Piñera, 27,3% de aumento; Bachelet, 31,4%.

-Tasa de desempleo promedio a la fecha: Piñera, 6,9%; Bachelet, 6,4%.

-Creación de nuevas empresas: Piñera, 265.000; Bachelet, 325.000 nuevas empresas.

-Nuevos cupos para niños de 0 a 4 años: Piñera, 24.000; Bachelet, 70.000 nuevos cupos.

-Remuneraciones docentes del sector municipal, sueldo promedio profesor con jornada completa (37 horas): Piñera: $580 mil; Bachelet, $827 mil.

-Beca vocación de profesor: Piñera, 8.341 becas; Bachelet, 17.626.

-Total de beneficiarios de educación superior (becas de arancel más fondo solidario, más gratuidad): Piñera, 367.641 (año 2013); Bachelet, 527.305 (año 2016).

-Pobreza: Piñera (2013), 14,4%, 2.447.354 personas; Bachelet (2015), 11,7%, 2.046.404.

-Pobreza multidimensional: Piñera (2013), 20,4%; Bachelet (2015), 19,1%.

-Bono invierno; Piñera, 2.185.517 beneficiarios; Bachelet, 4.103.952 beneficiarios.

-Bono por hijo: Piñera, 258.651 beneficiarios; Bachelet, 515.395 beneficiarios.

-Infraestructura hospitalaria. Piñera, 27 hospitales inaugurados; Bachelet, 29 hospitales inaugurados.

-Formación de especialistas: Piñera, 3.044; Bachelet, 4.000.

Todo lo anterior, creciendo en promedio a solo un tercio de lo que lo hizo durante la administración de Piñera y con un precio del cobre, en promedio, casi la mitad menor de lo que se obtuvo durante dicho gobierno.

Se han cometido errores, y muchos, y a pesar de la posverdad más arriba mencionada, en la última elección, no en la última encuesta, que fue la municipal de octubre del año pasado, la Nueva Mayoría obtuvo el 47% de los votos, la derecha el 40% y el frente Amplio el 8%. Ante esta posverdad construida solo cabe comunicar una y otra vez los avances logrados por el gobierno de Bachelet, no obstante todas las dificultades de este período.