Michel Brunet en Chile 21: "En la búsqueda del origen de la humanidad"

Publicado : 06 Enero, 2010 en Portada

El paleontólogo francés expuso en la Fundación Chile 21 la conferencia “Desde los simios hasta los humanos: historia de una evolución”.

El científico es el descubridor del “Hombre de Toumai”, hasta ahora el homínido más antiguo de nuestra historia.

Para alguien no experto en paleontología el nombre Sahelanthropus tchadensis suena algo hermético y lejano, sin embargo es la nominación científica del -hasta ahora- antecesor más antiguo del hombre moderno.

El cráneo del también llamado “Hombre de Toumai”, y que data de hace 7 millones de años, es el primer vestigio de un homínido. De ahí la importancia de la visita que hizo su descubridor, Michel Brunet, a la Fundación Chile 21, lugar en que dictó la conferencia “Desde los Simios hasta los Humanos: Historia de una Evolución”.

El paleontólogo francés sostuvo que es necesario remontarse unos 65 millones de años atrás, instante en el que se supone, una gran catástrofe afectó a nuestro planeta. Producto de la caída de un asteroide se generó una extinción en masa de las especies, momento propicio para el auge de los mamíferos.

“Esa suerte de invierno nuclear ve desaparecer a muchos grupos, el más conocido son los dinosaurios. Después de estas desapariciones se habla de la extinción en masa, en un lenguaje científico. Nuestra Tierra se transforma en un enorme espacio vacío porque una parte de la vida desapareció. Es en ese momento, en que los mamíferos van a desarrollarse y ocuparán todos esos espacios vacíos”, dijo.

El origen de la humanidad estaría según Michele Brunet radicado en los llamados antropoides, de los que se pensó, en un principio, tenían sólo un origen africano. “Con mi equipo hemos encontrado osamentas antiguas en Asia, puntualmente en China, Tailandia, en Myanmar. Creo que vamos a encontrar hasta de 45 millones de años”, recalcó. Estos antropoides viajan muy rápidamente de Asia a África. “Acabamos de encontrar en el sur de Libia, en el desierto, restos que tienen más de 40 millones de años”, dijo.

Para Brunet, este grupo es el antepasado probable de los simios del antiguo y nuevo mundo, estos últimos habitantes del continente sudamericano. “Este grupo tenía gusto por viajar. Hemos pasado de África a Asia, luego volvimos a África y desde África pasamos a América del Sur. El cómo?, es una pregunta que no se ha podido responder”, agregó.

A juicio del científico francés, dentro de este mismo grupo aparecieron los humanos entre 7 a 8 millones de años atrás. Añadió que el género al cual pertenecemos surgió en Africa entre 2 a 3 millones de años. Con un cerebro bastante grande y siendo bípedos, éstos encontraron el gusto por viajar, aspecto dijo, que “le funcionó bastante bien, ya que hemos conquistado casi todas las partes de la Tierra, con excepción de la Antártica”.

De acuerdo Brunet una de las hipótesis sobre la llegada de los simios a América del Sur es a través de la isla Rey Jorge, en el archipiélago de las Shetlands del Sur. Entonces, hace 40 millones de años, dicha zona se caracterizaba por tener una selva tropical, ambiente ideal para la vida de estos grupos.

“Me gustaría ir a esta pequeña colina. En esta pequeña colina nadie ha buscado todavía lo que nosotros vamos a ir a buscar. Aquí se pueden apreciar muchas hojas, restos de esta flora tropical y huellas de aves, que pueden demostrar que hay también fósiles”, dijo Brunet.

“Esta es la teoría, es el proceso intelectual. Pero lo vamos a ir a buscar sobre el terreno, en la Antártica. Evidentemente no vamos a romper el casco glacial. Iremos en el verano austral a lugares que están descubiertos. Sin embargo, imaginen que lo que estamos buscando son dientes que tienen un tamaño de milímetros”, enfatizó.

Para el científico esta idea se complementa con otro descubrimiento a miles de kilómetros, en Libia. Se trata del hallazgo de los restos un roedor típico de América del Sur.

Momentos importantes en la historia de la humanidad.
A juicio de Brunet y a raíz de la mínima diferencia genética con algunas especies, como el chimpancé, el hombre no desciende del simio, sino que comparte un antepasado común. “Por tanto ha habido una divergencia entre ellos y nosotros, probablemente en Africa y por lo menos hace 7 millones de años atrás”, dijo.

Esta proximidad genética fue demostrada en 1967 por biólogos moleculares de la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos. El científico francés sostiene que de estos antecedentes surge el preguntarse cuándo el hominoide se transformó en un homínido. La respuesta –enfatizó- es “el bipedismo, las diferencias de dientes a nivel canino, y a partir del género Homo, un desarrollo exagerado de la cápsula cerebral”.

Según dijo, esta historia de la evolución humana tiene, hasta ahora, cuatro momentos importantes. El primero de ellos, en el año 1925, cuando se descubrió en Africa del Sur el llamado “Niño de Taong”, que data de hace 2 millones y medio años atrás. “Es la primera vez que estábamos frente a un homínido, que no pertenecía al género Homo, es decir, era de otra etapa evolutiva”.

El segundo hito es en 1974, cuando se descubre a “Lucy” en Etiopía, cuyos restos de hace 3 millones 200 mil años la transformaron, según Brunet, en “la abuela de la humanidad”.

El esqueleto de Lucy –descubierto por Donald Johanson- corresponde a una hembra de un metro de altura, con un peso aproximado de 27 kilos y vestigios de haber tenido hijos. Lucy poseía un cráneo pequeño, pero sin embargo muestra signos evolutivos hacia la hominización, como el bipedismo.

En 1994 y también en Etiopía se descubre un esqueleto de un homínido al que se le denomina “Ardi”. Descrita recientemente en la revista Science, “Ardi” es una joven de sexo femenino que habitó dicha zona hace 4,4 millones de años. “Tenía caninos pequeños y un forado occipital en posición anterior, por lo cual era bípeda”, dijo Brunet.

“El bipedismo apareció en la selva. Nosotros somos humanos que provenimos de la selva, nuestro medio de origen es la selva, Ardi da testimonio de esto y es muy importante y crucial”, recalcó.

Fue precisamente el equipo del paleontólogo francés, quien en el año 2002 descubrió en el Chad “El Hombre de Toumai”, el –hasta ahora- homínido de mayor antigüedad, con 7 millones de años. “El estaba asociado a una fauna que proviene de la selva. Nosotros provenimos de este medio, y Toumai, nos indica, que aparecimos en África por lo menos hace 7 millones de años”, sostuvo Brunet.

Toumai, se estima, habitó en zonas pantanosas, poseía un cráneo similar al simio, de volumen cerebral de 350 centímetros cúbicos y dientes pequeños, característica importante que lo acerca al humano.

Sin embargo, Brunet sabe que la historia de la Humanidad es lo suficientemente dinámica para no hablar de absolutos. “Cuando se realiza un estudio científico, uno aprende a ser humilde, modesto”, añadió.

“La única certidumbre es nuestra incertidumbre, pero eso es lo maravilloso porque estamos seguros que investigando vamos a encontrar nuevas cosas”, dijo.

“Creo que en estos tiempos difíciles es importante intentar comprender nuestro pasado para tratar de aprender a administrar mejor el futuro”, concluyó el científico.

¿Quién es Michele Brunet?
Nacido en Magné, Francia, el 6 de abril de 1940, Michel Brunet es catedrático titular de paleontología humana en el Collège de France y miembro del Institut Internacional de Paleontologie et Paleontologie Humaine: Evolution et Paleoenvironnements de la Universidad de Poitiers.

En la Universidad Sorbonne en París, Brunet estudió ciencias naturales, y defendió su tesis doctoral en paleontología en el año 1966. Posteriormente, estudió paleontología de mamíferos en la Universidad de Poitiers y obtuvo su doctorado en la Universidad Estatal de Ciencias Naturales en 1975.

Un año más tarde concentró su trabajo investigativo en la paleontología de los homínidos en Afganistán e Irak. A causa de la situación política de ambos países, Brunet decidió trabajar en Africa, donde exploró el oeste de dicho continente en busca de restos fósiles de monos y homínidos.

En el año 1993 recibió la autorización necesaria del gobierno de Chad para liderar las excavaciones en el hoy desierto de Djurab. Fue en el año 2002 cuando su equipo descubrió los restos del que posteriormente se llamó “Hombre de Toumai” (que significa esperanza de vida en lengua local), el homínido más antiguo de la historia.

Recientemente, Michel Brunet ha excavado en búsqueda de fósiles de mamíferos y primates en Libia y Egipto.