Presidente honorario de Chile 21, Carlos Ominami, y su intensa agenda en Brasil

Publicado : 23 Enero, 2017 en Comunicados de Prensa, Portada


Defensa de la democracia y el futuro de la izquierda, se denominó el foro en el que el presidente honorario de Chile 21, Carlos Ominami, expuso junto a dirigentes sindicales de la Central Unica de Trabajadores de Brasil, sobre los “siete pecados capitales del sistema previsional chileno”, ello en el marco del Foro Social de las resistencias en Porto Alegre.

“Chile  sigue siendo para los neoliberales un punto de referencia en materia  previsional, en consecuencia que es un sistema que fracasó. Hay que reconocer que el sistema chileno tiene un gran marketing internacional, pero para la mayoría  de los chilenos es un sistema muy inadecuado. La  mayoría de los chilenos tiene remuneraciones muy bajas y lagunas previsionales.  El sistema funciona bien para los jóvenes que tienen altos salarios desde el principio y que no tienen lagunas  previsionales, para el resto funciona mal. En este sentido, es mucho más un sistema de financiamiento de las empresas que seguridad social”, dijo.

Según Ominami, los “pecados capitales” del sistema son: una muy baja cobertura; mala tasa de reemplazo; altos costos de administración; alto costo fiscal; un sistema extremadamente machista; escasa competencia; y el sistema se ha prestado para un uso abusivo de los recursos de todos los chilenos, con un fuerte sesgo ideológico.

El presidente honorario del centro de pensamiento progresista también participó en otro encuentro introducido por el ex gobernador de Rio Grande do Sul, ex alcalde de Porto Alegre y una de las figuras más reconocidas del Partido de los Trabajadores, Tarso Genro. En la ocasión Ominami se refirió a los peligros que afectan a la democracia y a la izquierda en el mundo. “El futuro de la izquierda pasa por la defensa de la democracia; la defensa de la democracia pasa por la profundización. Fraternalmente  les dije que lo que sucedió en Brasil nos tiene sorprendidos. Si en Brasil hubiese habido una democracia con más participación y energía no habría sucedido el impeachment”, dijo.

Carlos Ominami también se pronunció sobre la judicialización de la política. “No conocía  los detalles de la situación brasileña, pero la imagen que  recorrió el mundo, de Lula siendo flanqueado por dos policías, es un atentado grave a la imagen no solo de un ex Presidente, sino también de cualquier ciudadano”.  Agregó que en Chile también se viven cuestiones complejas en materia de judicialización de la política porque no todas las decisiones adoptadas estuvieron sometidas al mismo criterio. En este sentido se manifestó contrario a las filtraciones por la prensa, en el que se crean “climas  de opinión que terminan afectando la presunción de inocencia de las personas. Esta judicialización de la política deriva inevitablemente en politización de la justicia. La justicia por la prensa termina violando un principio básico de la presunción de inocencia”, enfatizó.

Por otro lado, el presidente honorario del centro progresista, profundizó en las izquierdas. Sostuvo que la “izquierda tradicional se está acabando. La izquierda o se renueva o muere y pasa por asumir los desafíos  de la profundización democrática, la  igualdad de género, de sustentabilidad y crecimiento”.

“La historia de los dramas de nuestros países es también  el de la historia de la  división de la izquierda. La izquierda tiene  una gran responsabilidad para enfrentar los desafíos de tiempo presente  y que debe ser lo más  unida posible y que por lo demás, ese es el esfuerzo en que estoy empeñado  en Chile y en el que se enmarca la reciente carta junto a Manuel Antonio Garretón”, dijo.

En la oportunidad, Ominami también se entrevistó con el último ministro de Justicia del  Dilma Rousseff, con quien intercambió  opiniones respecto de la situación  extremadamente grave que está viviendo Brasil.

Presidente honorario de Chile 21, Carlos Ominami, y su intensa agenda en Brasil