No me parece que haya un bullying a Lagos, la crítica está encapsulada

Publicado : 14 Diciembre, 2016 en Portada, Prensa


Después de un mes en Italia donde hizo una pasantía, la directora de Chile 21, Gloria de la Fuente, se reintegró al trabajo de precampaña del ex Presidente Ricardo Lagos. La cientista política será una de las(os) voceras(os) del equipo en temas como transparencia, reformas políticas y participación ciudadana.

Hace 10 años milita en el PS y piensa que Lagos la fichó porque “quería incorporar gente distinta”. Explica que la idea es levantar más vocerías, “gente nueva y así interpreto mi entrada, la de Dante Contreras y Enrique Rajevic”. “Queremos instalar ideas, pero no se trata de una lluvia de ideas sueltas, sino que con contenido y una mirada de política pública”, agrega.

La doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile conoció a Lagos el año 2002 en el marco de la Escuela Bicentenario de Chile 21. También trabajó en el Ministerio Secretaría General de la Presidencia durante la anterior administración de Michelle Bachelet. Hoy se declara bacheletista-laguista, por lo que es vista como un puente entre dos estilos de liderazgo que han tenido roces en temas como el Transantiago o el tren al sur.

—¿Por qué Lagos despierta anticuerpos en el PS?

—La verdad no me lo explico muy bien, pero tampoco creo que esa animadversión sea generalizada en el PS. Hay un importante grupo de socialistas que sí está con Lagos.

Carlos Montes dijo que a Lagos le hacen bullying. ¿Es así?

—No me parece que haya un bullying a Lagos. La critica está encapsulada.

—¿De qué depende que Lagos crezca en las encuestas?

—Las encuestas no están midiendo intención de votos, sino que el clima de opinión pública. Evidentemente ese clima no es favorable, pero hay que poner el acento en otras cosas que justamente sí entregan los estudios y que son las cosas instaladas en la sociedad y sobre las cuales la política no está respondiendo. Hay que buscar mejores maneras de explicar cuál es nuestra propuesta y eso es haciendo mucho terreno.

—¿Lagos también debería trabajar sus habilidades blandas como mostrarse más cercano?

—¡Claro!, pero lo que está instalado es cierto clima de opinión publica que no ha sido favorable, pero mi impresión es que las cosas pueden cambiar en la medida que la figura de Lagos se instale. Entonces hay algo que hacer para llegar a más lugares y ser más eficientes para hablarles a los distintos públicos.

—¿Para eso el escenario más favorable es llegar a la primaria de julio?

—Veo en Lagos la voluntad y así lo ha expresado de llegar a la primaria del 2 de julio y contar con el mayor apoyo posible de los partidos que él representa en el bloque. Habrá que ver cómo se resuelve eso.

—¿Lagos necesita diferenciarse de Insulza?

—Más que diferenciarse, estamos hablando de dos figuras que pertenecen al mismo sector dentro de una coalición. Lo bueno para la NM es instalarse sobre la base de proyectos de futuro y ojalá cuando los partidos resuelvan, se instale la necesidad de poner énfasis en un acuerdo para enfrentar el futuro.

Pero lo que se ha visto es que se instaló cierta tensión.

—Lo que no rinde es atacar o interpelar a otro y lo que rinde es poner los temas sobre la mesa y construir un relato.

—¿Falta un protocolo para zanjar controversias en la NM?

—Una mayoría política social requiere tener mecanismos para resolver sus diferencias y requiere un estatuto de principios cuando hay un compromiso respecto a ciertas materias. Se requiere más precisión de lo que se quiere hacer. Experiencia comparada hay. Está el acuerdo de la CDU/CSU, en Alemania, y la experiencia del Frente Amplio Uruguayo.

Críticas de Lagos “Transantiago es mejor que las micros amarillas”

—El ex Presidente revivió temas donde hay una discrepancia con decisiones de la Presidenta Bachelet (Transantiago y tren al sur). ¿Le ayuda a la candidatura de Lagos revivir esas críticas?

—Ambos casos y desde el principio, han sido más las autocríticas que las críticas. Ahora bien, particularmente respecto al Transantiago, Lagos ha dicho que el problema ha sido tanto de diseño como de implementación, cosa que ha compartido la Presidenta.

—El subsecretario Aleuy dijo que “sólo los que ahora contribuyan a resolver los problemas podrán gobernar mañana”. ¿Ayudan las críticas de Lagos?

—Transantiago es una política pública que lleva 10 años, tampoco el gobierno de centroderecha logró superar sus problemas, pese a que creo que es un sistema mejor que el que teníamos con las micros amarillas, pero que está lejos aún de cubrir la necesidad de transporte de la capital. Lagos está en la lógica correcta, poner ideas y propuestas sobre la mesa, de eso se trata esta campaña.


Publicado el 12/12/2016, en LA SEGUNDA