Chile 21 renueva a su directorio y promueve medidas de transparencia

Publicado : 06 Agosto, 2016 en Noticias, Portada, Prensa

|por Hernán López LA TERCERA|


El jueves pasado, en una reunión en las dependencias de la Fundación Chile 21, en La Reina, debutó de manera oficial el nuevo directorio de la entidad, al que ingresaron tres miembros de distintas corrientes políticas.

El grupo lo conformarán Claudia Heiss (RD), Óscar Santelices (PPD), María José Becerra (PS) y Enrique Dávila (PS), además de la cientista política Gloria de la Fuente, quien será la presidenta.

La renovación del think tank llega precedida de los efectos tras la vinculación de su presidente honorario e histórico miembro de la entidad, el ex senador Carlos Ominami (ex PS), con la investigación del fiscal Pablo Gómez por el caso SQM.

Apenas aparecieron los primeros antecedentes, en Chile 21 descartaron rápidamente cualquier relación con financiamiento irregular. Pese a eso, se abrió un fuerte debate interno respecto a la necesidad de comenzar una renovación.

La primera señal concreta fue la renuncia de Ominami,  en mayo, al directorio de la entidad, a pesar de que un mes antes había sido sobreseído, por prescripción, por los tribunales de justicia. El segundo paso fue iniciar una reestructuración que comenzó a ser liderada por De la Fuente, quien fue una de las más críticas, en forma interna, a la vinculación de Chile 21 con los casos de financiamiento irregular.

“Estamos en una etapa de renovación. Un motivo es evidente. Tuvimos un último año y medio muy complejo en términos de lo que fue la investigación del financiamiento irregular de la política, que a nosotros nos tocó, y que nos obliga dar una mirada distinta, un nuevo ciclo, con transformaciones importantes”, explica De la Fuente.

Gloria de la Fuente asumió como directora ejecutiva de Chile 21

En el corto plazo, el directorio implementará una serie de medidas de transparencia, explicitando la procedencia de los dineros que financian a la fundación, además de detallar cómo se utilizan.

Lo segundo es abrir el think tank a otras corrientes políticas vinculadas a la centroizquierda y el progresismo, que no necesariamente tienen sintonía con las fuerzas de la Nueva Mayoría. La idea es consolidar la creación de un consejo asesor, que esté integrado por figuras de fuerzas del oficialismo, pero también que provengan de organizaciones como Revolución Democrática, Izquierda Autónoma y el Partido Humanista. Un primer gesto es el ingreso de Heiss -militante del partido de Giorgio Jackson- al directorio.

Ominami seguirá vinculado al espacio, pero en el área de relaciones internacionales, con un menor protagonismo que en años anteriores. “En Chile 21 este es un proceso que se viene realizando hace bastante tiempo. Es la idea de despersonalizar a la fundación. La renovación del directorio apunta en esa dirección. Yo formo parte de la fundación, le tengo mucho aprecio, y voy a cumplir responsabilidades ejecutivas”, dijo Ominami.

El ex senador admite que la vinculación del think tank a la investigación de financiamiento irregular “le hizo mucho daño, además porque no ha tenido el más mínimo involucramiento en temas de financiamiento de campaña”.