¿CÓMO HACEMOS PARA DEMOCRATIZAR LAS INSTITUCIONES?

Publicado : 22 Septiembre, 2009 en Prensa

ENTREVISTAS

Por Pilar Pezoa, Encargada de Medios del Observatorio de Género y Equidad.

María de los Ángeles Fernández, cientista política, Directora Ejecutiva de Chile 21 e integrante de la Comisión Boeninger para la refoma electoral.

¿Cuál es la importancia del proyecto de ley que propuso incorporar en nuestra legislación el concepto de “participación equilibrada de hombres y mujeres” desde el punto de vista de la calidad de la democracia y qué dificultades ha habido para su debate?

Este proyecto es de la mayor importancia para la calidad de la democracia. La mayor presencia femenina en los cargos de representación política es algo apreciado y valorado por los electores chilenos, quienes apoyaron a una mujer para ser Presidenta. En general, los países que han promovido medidas legislativas para lograr que haya más mujeres en las instancias de decisión política lo han hecho movidos por consideraciones normativas poderosas tales como la modernización, la legitimidad del sistema, la justicia democrática y la necesidad de que la sociedad incluya todos sus talentos, hombres y mujeres.

La clase política chilena, lamentablemente, se ha alejado de esta tendencia mundial y ha tendido a no aceptar la contundencia de estos argumentos, anteponiendo el argumento del mérito y demostrando con ello que la élite política, incluida la que compone la coalición de gobierno de centro-izquierda, se ha visto permeada y obedece también a las orientaciones y visiones del mundo de la derecha, que aboga por el individualismo meritocrático. Acabamos de conocer que el porcentaje de mujeres que irán de candidatas al Parlamento sería más bajo en esta campaña que en la anterior, del año 2005, en torno a un 14% de candidatas. Ello revela las dificultades que las mujeres encuentran para llegar al Congreso y entrega más razones para abogar por la necesidad y urgencia de esta ley. No hay que olvidar que el indicador de presencia parlamentaria femenina es importante por cuanto se utiliza como referencia para medir la igualdad política en un país.

Entre sus objetivos, el proyecto pretende fijar a las colectividades políticas -para elecciones municipales y parlamentarias-, un piso de candidaturas de hombres y de mujeres. ¿Qué limitaciones encuentras a esta propuesta y qué factibilidad ves a que los partidos, de gobierno y oposición, la implementen, considerando la renuencia de los partidos a nombrar candidatas? ¿Consideras que esta ley realmente podrá promover un cambio al interior de los partidos por incorporar mujeres? ¿Qué medidas complementarias podrían ser necesarias?

Entre las limitaciones que se observan en el proyecto es que no queda del todo claro dónde se establecerá el porcentaje del 30% de mujeres: si en la lista partidaria, en la del subpacto o en la del pacto. No hay que olvidar, especialmente para el caso de las elecciones al Parlamento, que el chileno es un sistema electoral estratégicamente complejo. Otra limitación o peligro es que el porcentaje establecido, tal como ha ocurrido en otros contextos, termine configurando un techo y no un piso. El incentivo financiero pudiera ser particularmente atractivo para los partidos que experimentan dificultades económicas pero no así para los partidos que evidencian holgura. Entre ellos, por ejemplo, se encuentra el PS. Por tanto, su impacto partidario será diferenciado.

Otro peligro es que los partidos argumenten que no encuentran mujeres, especialmente aquellos que no experimentan urgencias económicas y para quienes la ley no es un incentivo de peso. Es por eso que la ley debiera ir acompañada por el incremento de información y la redirección de recursos. Me hubiera gustado que la ley incorporara un incentivo especial para que los partidos potencien las carreras políticas femeninas, particularmente en los nichos donde se encuentran las juventudes políticas, por medio de capacitación diferenciada para mujeres, mentorías y apoyos específicos.

Los otros objetivos de este proyecto buscan establecer un mayor traspaso de recursos fiscales para las campañas de las candidatas mujeres que resulten electas, e incentivar la igualdad en el acceso y ejercicio de cargos en los partidos políticos. De ser aprobada esta ley, a futuro ¿qué cambios significativos puedes visualizar que se producirán en nuestro país, cuando ya esté operando esta ley?

Efectivamente, la ley provee recursos adicionales para las candidatas que resulten electas y eso supondrá una gran ayuda para las mujeres por cuanto existe suficiente evidencia acerca de las dificultades que ellas enfrentan para conseguir financiamiento de campaña, aunque esto es particularmente más notorio en los partidos de la Concertación que en los partidos de derecha.

Adicionalmente, será de vital importancia que haya más mujeres en las instancias de representación partidaria, tanto por el rol y papel que cumplen los partidos políticos en Chile, como por el hecho de que formar parte de estas instancias, para una mujer, es una oportunidad para construir capital político, lo que es un paso estratégico pensando en otras instancias futuras de su carrera política.

Ver más informaciones: http://www.observatoriogeneroyliderazgo.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=1916&Itemid=105#mafa