Chiloé y la acumulación de demandas no reconocidas

Publicado : 19 Mayo, 2016 en Columnas Chile 21, Javiera Arce

|por Javiera Arce|


Esta columna contó con el soporte científico de la Doctora en Neurociencias Vania Figueroa, del Centro Regional para la Investigación, Desarrollo e Innovación Científica (CRIDIC).


Las movilizaciones suscitadas en la Isla Grande de Chiloé durante estas últimas semanas, han demostrado el descontento social con la ausencia de políticas públicas efectivas para tratar el grave problema de aislamiento y precarización de las comunidades del sur del país, y una deficitaria política de descentralización, que no es monopolio de este gobierno precisamente.

El problema iniciado por la marea roja y sus graves consecuencias para la pesca artesanal, ha generado una movilización nunca antes vista, a modo de visibilizar una acumulación de demandas no reconocidas por las autoridades (diputados, senadores, intendentes, gobernadores), que sólo han circunscrito la discusión a la construcción (o no), del Puente de Chacao, que uniría la Isla Grande de Chiloé y la Región de los Lagos.

Personeros de gobierno, han administrado la crisis con tanta delicadeza como un elefante de paseo en una vidriería, entregando mensajes equivocados, vociferando frases tan desafortunadas como “este gobierno no es de billetera fácil”, cerrando opciones a comunicarse de manera expedita con los dirigentes sociales, haciendo una sustantiva diferencia ente los camioneros de la Araucanía, grupo de presión que fue recibido prácticamente con una alfombra roja en La Moneda en agosto de 2015, por parte del Ministro del Interior, quienes se movilizaron “contra la violencia de los Mapuche en la Araucanía”.

La acción colectiva realizada por los habitantes de Chiloé, además de instalar sorpresivamente su problemática en la agenda política del gobierno, y demostrar los déficits en materia de administración de conflictos, articulan otras demandas como la ausencia de un hospital para la zona, que el Puente de Chacao no es más importantes que mejorar las rutas que conectan distintas ciudades/localidades de la Isla (obras públicas e infraestructura). La incapacidad de mantener a la población joven en Chiloé, por falta de oportunidades, falta de opciones donde estudiar y perfeccionarse. Pobreza oculta, vulneración de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales; un desarrollo prometido, en base a una industria salmonera, que sólo ha traído pérdidas económicas, inestabilidad laboral y severos daños ecológicos.

Sobre la problemática ambiental, las posiciones han sido poco claras, lo que evidencia la falta de asesoría técnica gubernamental, en particular la ausencia de un organismo técnico capaz de investigar y detectar las verdaderas causas y el impacto producido por los cultivos de salmones que han contaminado las aguas del extremo sur, con residuos producidos por los mismos peces y su alimentación.

Hemos observado un desfiladero de “expertos” (de universidades y centros de estudio), que son incapaces de ponerse de acuerdo y dar una explicación coherente respecto del tema, obviando por ejemplo que la acción de la industria del salmón, no ha podido manejar los residuos, y para evitar la proliferación de infecciones, dichos salmones son alimentados con pellet que posee altos contenidos de antibióticos, resultando nocivos para la salud de los consumidores, para los peces y el medioambiente ( Cabello et. al., 2013),  superando la producción nacional los límites permitidos a nivel mundial.

Durante los últimos años, la importación de antibióticos (empleados en la acuicultura chilena), autorizada por el Servicio Agrícola Ganadero, ha incrementado desde el año 2007 (Millanao, et. al. , 2011). En esa fecha,  la industria salmonera nacional ocupó 600 veces más antibióticos por tonelada de salmón que Noruega (el mayor exportador a nivel mundial). Siete años más tarde la cifra se incrementó a 750 veces. (Sernapesca, 2014).

En relación a las normas ambientales, de producción, cuotas de extracción y su fiscalización, es posible apreciar la fuerte acción de la industria, a través de una serie de estrategias de lobby, tráfico de influencias  y puertas giratorias.
Actualmente la Fiscalía está llevando a cabo una mediática investigación que involucra a una serie de parlamentarios vinculados, por recibir pagos impropios (para la mantención del poder de los parlamentarios en sus zonas),  por parte de la Empresa CORPESCA, para influir en la Ley de Pesca, y otras regulaciones asociadas. No debe olvidarse también, los estrechos vínculos familiares de uno de los senadores en ejercicio con otra importante empresa pesquera, que no se abstuvo de votar, pese al evidente conflicto de interés.

En relación a la puerta giratoria, resulta por decir a lo menos curioso que don Felipe Sandoval Precht,  ex Subsecretario de Pesca del ex Presidente Ricardo Lagos, se encuentre presente en las mesas de negociación ahora como Presidente de la Asociación de la Industria de Salmón.

Chiloé por tanto, abre un sinnúmero de aristas, antes desconocidas por la opinión pública, y por nuestra aparente despolitizada sociedad, que no ha escatimado en dudas para apoyar con fuerza a través de la movilización de personas en distintos puntos del país, soslayando la naciente discusión constitucional, y que vienen a sumar otros cuestionamientos como por ejemplo a la Reforma Educacional.

En un escenario de estas características, el peligro de enrarecer el ambiente político y social, se encuentra a la vuelta de la esquina. Pese a este escenario de suma gravedad un gran número de parlamentarios, se dio el lujo de faltar a la sesión especial de la Cámara de Diputados, en que se trataría este tema, asistiendo sólo 24 de los 120 diputados en ejercicio.
El mal manejo de conflicto, podría tener impactos negativos en la participación electoral. Recordemos que este año hay elecciones municipales, las cuales no se caracterizan precisamente por una abultada concurrencia.

Es de esperar que se tomen acciones efectivas respecto de estas demandas espontáneamente articuladas, si la sordera institucional y política persiste, la indignación, la desconfianza y el cólera ciudadano, nos llevará a un camino desconocido para nuestra estrecho marco democrático.


Fuentes:
•    Millanao B, Ana, Barrientos H., Marcela, Gómez C., Carolina, Tomova, Alexandra, Buschmann, Alejandro, Dölz, Humberto, & Cabello, Felipe C. (2011). Uso inadecuado y excesivo de antibióticos: Salud Pública y Salmonicultura en Chile. Revista médica de Chile, 139(1), 107-118. Recuperado en 11 de mayo de 2016, de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872011000100015&lng=es&tlng=es. 10.4067/S0034-98872011000100015

•    Sernapesca. Informe Sobre Uso de Antimicrobianos en la Salmonicultura Nacional 2014.

•  Cabello FC, Godfrey HP, Tomova A, Ivanova L, Dölz H, Millanao A, Buschmann AH. Antimicrobial use in aquaculture re-examined: its relevance to antimicrobial resistance and to animal and human health. Environ Microbiol. 2013 Jul;15(7):1917-42.