Un giro preocupante

Publicado : 08 Marzo, 2016 en Columnas Chile 21, Eugenio Rivera

|por Eugenio Rivera|


El ministro Eyzaguirre declaró, con razón, como mito urbano que la desaceleración económica se debe a las reformas, cuando refleja un problema sistémico de la economía internacional y, que quienes se oponen a ellas, están anclados en un modelo rentista. Otras dos afirmaciones dejan, sin embargo en evidencia un giro preocupante: que el modelo de crecimiento económico dinámico que en su opinión ha traído tanta prosperidad comienza con Hernán Büchi ysolo fue profundizado por la Concertación y que el sistema de AFPs, aunque a algunos no les guste, es un pilar básico de la economía.

Ambas afirmaciones, representan un rompimiento con la crítica del modelo heredado que sirvió de base a la política reformista de la Presidenta. Respecto de las AFPs esto implica no solo postergar esta iniciativa con el argumento que no todo se puede hacer en un período de gobierno,  sino sacarla de la agenda de un eventual nuevo gobierno de centroizquierda.

Tiene razón el ministro cuando afirma que el sistema de AFP es un pilar del modelo económico. El sistema ha contribuido al financiamiento barato a las grandes empresas y ello ha favorecido su expansión nacional como internacionalmente.No obstante cabe preguntarse, ¿si ese financiamiento barato, junto con un sistema tributario generoso para las empresas y sus propietarios,no incidió en el tipo de crecimiento basado en los recursos naturales, poco intensivo en conocimiento y altamente inequitativo y concentrador? Cabe señalar además, que el dinamismo del modelo es relativo; es cierto para el período 90 – 97 pero ello estuvo asociado a las altas inversiones en la minería del cobre; posteriormente las cosas han sido distintas y hemos pasado por altos y bajos de acuerdo a los vaivenes del precio del cobre. Por otra parte, el dinamismo de la economía si bien destacó en América Latina, no se puede comparar con el  experimentado por los países del Asia. Estos países presentan diferencias sustantivas, en particular en lo relativo a la estrategia de desarrollo donde el Estado, la innovación y la educación han jugado un papel crucial.

Fue justamente la constatación de estos déficits lo que llevó al actual Gobierno a iniciar reformas en el campo educacional y laboral. No obstante, las declaraciones del ministro sugieren que las deficiencias del modelo chileno no son tales. Esto es preocupante pues cabe suponer que el ministro no habla a título personal. Más aún cuando en el campo económico no se impulsaron cambios significativos, con excepción de la reforma tributaria que implicó un quiebre con la herencia de Büchi y de la Concertación.

Llama la atención que el ministro, al defender el sistema de AFPs, no aluda en ningún momento al problema de las bajas pensiones y tasas de reemplazo que está generando. No es acaso ese el principal objetivo del sistema previsional. Más aún cuando en el 2015 el valor total de los Fondos de Pensiones cayó en un 6,5% y ya antes de eso la Comisión Bravo constató que la mediana de las tasas de reemplazo del sistema de AFP son de 34% (24% en el caso de las mujeres) y en los próximos 10 años se espera que caigan a un 24,7% (8,3% en el caso de las mujeres).