Ministra del Trabajo, vicepresidenta del Senado y presidenta de la CUT, entre otros, en seminario sobre reforma laboral

Publicado : 28 Septiembre, 2015 en Fotos, Portada, Prensa


“Reforma laboral: balance y perspectiva”, fue el nombre del seminario, organizado por la Fundación Chile 21, la vicepresidencia del Senado y el Centro de Extensión de la Cámara Alta. La actividad tuvo por objetivo un análisis en profundidad de los elementos centrales del proyecto de ley que moderniza el sistema de relaciones laborales. Participaron en la actividad la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, la vicepresidenta del Senado, Adriana Muñoz; el presidente de la comisión de Trabajo de la Cámara Alta, Juan Pablo Letelier; la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa; el diputado Patricio Melero; y el académico José Luis Ugarte.

“Este proyecto nos lleva a preguntarnos por qué la reforma laboral genera tanto apasionamiento, crítica, preocupación, y respuesta negativa desde el empresariado. Lo primero que uno tiende a responder, por cierto, es que las relaciones laborales son en buena medida, relaciones de poder al interior de la empresa. El empresariado chileno históricamente  ha sido reacio  a compartirlo o cederlo, ello incluso ha sido más sensible que lo tributario”, dijo la vicepresidenta del Senado, Adriana Muñoz.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Fundación Chile 21, Carlos Ominami, sostuvo que es fundamental que este proyecto no impida la creación de empleo, pero fue enfático en afirmar que los temas del empleo y la productividad deben ser resueltos a través de otros instrumentos. “De lo que se trata aquí es de modernizar las relaciones laborales y emparejar la cancha”, recalcó.

La ministra Rincón, en tanto, sostuvo que después de 30 años esta iniciativa legal –en segundo trámite constitucional- plantea en serio un tema que es necesario cambiar. “Es hora que pongamos encima de la mesa  nuestras convicciones y el valor de lo que significa el trabajo y los trabajadores. Si nosotros seguimos –cada una de las partes- hablando de esta reforma desde nuestros intereses, creo que será  imposible que acordemos cuáles son los valores que queremos proteger, y creo que en eso no debiéramos perdernos. El valor que debemos proteger es el del trabajo y de quienes lo generan, que son los trabajadores con sus empleadores”, dijo.

El presidente de la Comisión de Trabajo del Senado, Juan Pablo Letelier, resaltó que se requiere un nuevo modelo de desarrollo. “El aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores no es solo un  problema de equidad y dignidad, es también un factor económico para generar mayor demanda efectiva y dar sustentabilidad a otro modelo de desarrollo y a otros sectores de la economía”.

En tanto, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, agregó que si se aspira a mayores y mejores condiciones de democracia en el país y en el ámbito laboral, “eso requiere avanzar en pasos sustantivos en el debate sobre el valor del trabajo y de la organización sindical en él, que es probablemente, de los méritos más importantes del debate que estamos haciendo hoy día. Hasta antes de hablar de este debate, uno ni siquiera veía a algunos actores pronunciarse sobre materias laborales”, recalcó.

En tanto, el diputado Patricio Melero indicó que es una reforma que no se adecua bien al modelo del siglo XXI. “No se hace eje de los elementos  que han cambiado el desarrollo y las relaciones entre trabajadores y empleadores, la incorporación cada vez más fuerte de las mujeres al mundo del trabajo, la de los jóvenes, es una reforma que no permite la adaptabilidad, la flexibilidad en materia de relaciones laborales”, dijo.

Por su parte, el académico José Luis Ugarte calificó el proyecto de ley de deplorable y mal redactado e indicó que contiene normas que presentan errores de técnica legislativa. Agregó que la iniciativa “generará problemas prácticos para la negociación real”. Añadió que la iniciativa legal en trámite hará posibles “que negociaciones colectivas que hoy se llevaban en la empresa terminen en los tribunales”. “Nosotros tenemos una genuina diferencia política”, dijo, al tiempo que enfatizó la oposición mayoritaria al  modelo laboral imperante. “Hay algunos que ven lo laboral con una mera cuestión mercantil, que ven en lo laboral como una compraventa y ven al sindicato como una  asociación que maximiza dinero”. “Habemos otros que vemos en el sindicato una organización e contrapoder”. Agregó que buena parte de los problemas laborales son de dinero, sino de condiciones de trabajo y discriminación.