El No de Grecia: lecciones para el progresismo y la izquierda chilena

Publicado : 13 Julio, 2015 en Columnas Chile 21, Jaime Ensignia

|por Jaime Ensignia|


El No de Grecia:

lecciones para el progresismo y la izquierda chilena*

Nuevamente un No gana un referendo en la política, esta vez en Grecia. Los chilenos tuvimos la ocasión en decirle “no” a la dictadura cívico militar de Pinochet, en un Plebiscito histórico para las fuerzas políticas democráticas. El pueblo griego, luego de muchos años de estrangulación económica y financiera, le ha dicho “no” a las políticas de austeridad económica impuestas por la tan mentada “troika” del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea y el Banco Central Europeo (BCE).

El gobierno griego, con su primer ministro, Alexis Tsipras, las organizaciones de la sociedad civil y el partido Syriza han frenado en este referendo las políticas draconianas de austeridad que han encontrado su máxima expresión en la figura de la Canciller Alemana, Ángela Merkel, el Ministro Federal de Finanzas, Wolfgang Schäuble y el segundo al mando del gobierno alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, todos los cuales abogaron por el “sí” en el país heleno. Es decir, al interior de la Gran Coalición que gobierna Alemania entre Demócratas Cristianos, liderados por la Canciller Merkel y el número dos del gobierno, Gabriel no hay ningún mínimo matiz ni diferencia partidaria en cuanto al comportamiento frente al pueblo griego. Incluso, el presidente del parlamento europeo, Martín Schulz, también socialdemócrata, señalaba según el diario El País del mismo domingo 5 de julio que “si Grecia vota NO, deberá introducir otra moneda, porque el euro ya no estará disponible como medio de pago” (1). Sin embargo, el miedo, el chantaje y, nuevamente la catástrofe prevista para Grecia por los mega medios de comunicación, fueron derrotados por la decisión política y democrática de este pueblo (el SÍ obtuvo el 38,5% de los votos frente al 61,4% del NO). Numerosos expertos opinan que la Unión Europea no puede darse el lujo político de marginar a Grecia, por cuanto las grandes potencias del viejo continente deben hacer una lectura fina de los acontecimientos en este país.

¿Qué lecciones se podrían extraer para el progresismo y la izquierda chilena? En primer lugar, la reivindicación de la política por sobre la economía y la ampliación de la democracia. Segundo,  la lucidez de los liderazgos políticos –en este caso, el primer ministro griego- de profundizar la  relación entre el gobierno y las fuerzas políticas y sociales a través de este referendo: ¿qué más oportuno, frente a un desafío de la envergadura que estamos analizando, que llamar a la sociedad en su conjunto a ser parte de la decisión? Finalmente, un partido político, el Syriza, con una nueva impronta en la política y con un programa amplio y ambicioso, dispuesto a llevarlo a cabo (2), desafiando con esto a las organizaciones políticas esclerotizadas y corruptas de la derecha y de la izquierda tradicional como el Pasok, partido socialdemócrata griego.

En medio de la crisis de desafección y desconfianza que carcome la vida política de chilenas y chilenos, Grecia emprende caminos completamente opuestos a los que parecen primar en estas tierras: ampliar y transparentar las instancias de decisión política, en lugar de reducirlas a espacios cada vez más estrechos e inescrutables.

Notas-.

1-. Ver: Schulz alerta de que si Grecia vota “no” deberá introducir otra moneda, en el país internacional, 05/07/2015.

2-. Ver Programa de SYRIZA, en donde de los 40 puntos que este programa incluye, se puede destacar lo siguiente:

  1. Realizar una auditoría sobre la deuda pública. Renegociar su devolución y suspender los pagos hasta se haya recuperado la economía y vuelva el crecimiento y el empleo;
  2. Exigir a la UE un cambio en el papel de Banco Central Europeo (BCE) para que financie directamente a los Estados y a los programas de inversión pública;
  3. Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional;
  4. Rebajar drásticamente el gasto militar;
  5. Ofrecer sanidad pública gratuita para los personas desempleadas, sin hogar o sin ingresos suficientes;
  6. Igualdad salarial para hombres y mujeres;
  7. Recuperar los convenios colectivos;
  8. Reformar la Constitución para garantizar la separación iglesia-Estado y la protección del derecho a la educación, la salud y la protección del medio ambiente.

*Jaime Ensignia, sociólogo, Dr. en Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Libre de Berlín, Alemania. Director del Programa de Relaciones Internacionales de la Fundación Chile 21. Autor de numerosos artículos sobre política internacional y en el ámbito de las relaciones laborales.