Senador Ominami en Congreso del Progresismo Académico: “Esta es la gran crisis de la autorregulación”

Publicado : 07 Mayo, 2009 en Portada

La actividad desarrollada entre el 1 y  3 de mayo, en la ciudad de Santiago, es la sexta versión del South North Exchange on Theory, Culture and Law, evento patrocinado por la Fundación Chile 21,  la Facultad de Derecho de Georgia State University, el Centro de Estudios Jurídicos  Hispanos y Caribeños de la Universidad de Miami, y  Latina and Latino Criutical Legal Theory, Inc.

Estos encuentros anuales reúnen a académicos progresistas de varios países, quienes intercambian opiniones con el fin de construir una agenda de temas progresistas. En esta ocasión el contenido se centró en los desafíos jurídico-políticos que enfrentan en la actualidad los gobernantes de izquierda y centro-izquierda en nuestro continente.

En la oportunidad el senador Carlos Ominami –quien fue homenajeado por su lucha en la recuperación de la democracia, en la transición y en la creación de equipos y programas que han dado estabilidad a Chile- se refirió a la coyuntura económica mundial y el efecto en el escenario chileno.
De esta forma, sostuvo Ominami, que la actual crisis es inédita y tiene como epicentro las finanzas, sin embargo se caracteriza también por un carácter sistémico y estructural más complejo que la crisis de 1929, entre otros argumentos diferenciadores, a la que se le suma la crisis energética y alimentaria.

“Ésta es la primera gran crisis de esta globalización privada que se vino desarrollando durante los últimos 30 o 40 años. Esta es la crisis de esta idea de la autorregulación, la idea de que los mercados finalmente se ajustan, que los mercados tienen una cierta inteligencia para producir ajustes que son finalmente eficientes y que cualquier  intervención pública no es sino un obstáculo a este principio de autorregulación de los mercados”. –dijo el parlamentario.

Más adelante agregó que, desde hace unos tres decenios se percibe como resultado inmediato de la declinación del pensamiento keynesiano y post keynesiano el auge del neoliberalismo, y es esta última visión la que está realmente en crisis.

“La autonomización de las finanzas – dijo – es la idea de que el dinero puede crear dinero por si solo sin pasar por la actividad productiva. Las transacciones financieras superan en 30 veces las transacciones reales y se crea todo un mundo en torno a los bancos, a las compañías de seguros y clasificadoras de riesgo que funcionaron sobre la base de esta idea, que es posible crear riqueza sin pasar por la actividad productiva, terminando esta actividad subordinada al mundo de las finanzas”.

Por otro lado, el senador Ominami expresó que el paradigma que da cuenta acerca de que “la mejor regulación es la no regulación”, es decir, que la fiscalización mientras más débil y lejana tanto mejor es, ha dejado su huella en esta crisis. Eso es lo que ha quedado demostrado en el contexto económico actual, donde los bancos comenzaron a colapsar y las clasificadoras de riesgos perdieron su rumbo, lo que produjo finalmente la no credibilidad y pérdida de la fe pública.

En el escenario actual, el legislador señaló que esta es una crisis que viene para largo, mucho más que lo expresado por varios analistas gubernamentales y privados, debido a que se espera una fuerte caída en la demanda y la mantención de precios relativamente bajos en relación a los valores alcanzados para los principales commodities.

Para ello, el presidente honorario de Chile 21, dijo que: “lo que hay que recomponer es mucho, una nueva arquitectura financiera internacional, el peligro latente del proteccionismo y la posible repuesta a la globalización con una desglobalización, es decir, cierto encierro de los países para protegerse internamente”- formuló el parlamentario en parte de su alocución.

Según Ominami, en el caso de Chile, la política fiscal ha sido adecuada con al aporte de paquetes de medidas económicas que tienden a beneficiar a los más pobres, además de tener mecanismos de alerta temprana ante la crisis. Fenómeno que no fue advertido a tiempo en todos los países. Más adelante, agregó que: “aunque el estado financiero es importante, lo más relevante sigue siendo la actividad productiva. El Estado está de regreso y debe tender a ser más eficiente, legitimado por un respaldo ciudadano y una política contra-cíclica fortalecida y garantizada”.

Al finalizar su intervención, el senador agradeció la invitación junto con instar a los presentes al seminario a asumir con mucha fuerza el tremendo desafío que significa la construcción de nuevos paradigmas ideológicos, en especial ante el escenario político que avizora prontamente elecciones presidenciales en varios de estos países progresistas del continente.