¿Nuevos vientos políticos en Europa?

Publicado : 11 Marzo, 2015 en Columnas Chile 21, Jaime Ensignia

|por Jaime Ensignia|


A todas luces, Europa atraviesa procesos políticos de sensible interés para el mundo progresista. Las repercusiones y los coletazos de la crisis financiera internacional del 2008 no han sido manejados   desde una perspectiva contraria al modelo neoliberal imperante en el mundo. Prevalece una opinión generalizada en cuanto a que las políticas económicas llevadas a cabo en el viejo continente fracasan  en la mayoría de los países. Las políticas de austeridad económica impuestas por la tan mentada “troika” compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), confinan a muchos países de la Unión Europea a un callejón sin salida en lo político, social y económico. La política, los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil intentan reaccionar frente a estas políticas draconianas de austeridad que tienen su máxima expresión en la figura de la Canciller Alemana, Ángela Merkel.

Las recientes elecciones en Grecia y el triunfo de Alexis Tsipras con su  Partido Syriza, así como la irrupción de PODEMOS y sus posibilidades concretas de incidir electoralmente en la política española en las próximas elecciones, indican que es posible un nuevo rumbo político en este continente: “en relación a Grecia, una otra izquierda reclama una nueva Europa”, señala en un interesante artículo Serge Halimi, Director de Le Monde Diplomatique. Sin embargo, el mismo autor constata incertidumbres: “Planteado el desafío, y alcanzado en parte –el desclasamiento de los partidos socialdemócratas-, ¿qué chances hay de que la victoria de otra izquierda en Grecia y quizás en España, desemboque en la reorientación general de las políticas europeas? (1) 

Por cierto, estas interrogantes no resultan ajenas a otros países y partidos políticos socialdemócratas y socialistas como en los casos de Francia, en Italia, en Alemania e Inglaterra. Lo concreto es que se observa una total incapacidad de reacción política del Partido de los Socialistas Europeos (PES). No cabe analizar aquí el rol de la Internacional Socialista (IS), puesto que su visibilidad en estos debates y temas es prácticamente inexistente e irrelevante.   

En síntesis, el camino no es fácil y está lleno de inmensos obstáculos, no obstante, “otra Europa es posible” en la visión de todos aquellos que se resisten a las fracasadas políticas neoliberales en curso. De este modo, se abren posibilidades de impedir el avance de las fuerzas políticas de la extrema derecha europea, cuyo ejemplo más relevante es el de  Marine Le Pen en Francia.


1-. Ver: “Elegir sus combates”, Serge Halimi, Le Monde diplomatique, edición chilena, marzo 2015. Este artículo es previo al triunfo  de  Alexis Tsipras con su  Partido Syriza en Grecia