Presidente ejecutivo de Chile 21 expuso en Encuentro Nacional de Salud

Publicado : 11 Diciembre, 2014 en Portada, Prensa


“Tengo una mirada, y por definición filosófica soy más bien partidario del seguro público con seguros privados complementarios.  Ahora, advertí  que una gran reforma al sistema no puede partir solamente por una reflexión ideológica, hay que partir de la realidad concreta que tiene que ver con la configuración del sistema, con la percepción  de la gente y con las capacidades institucionales de gestión pública”, sostuvo el presidente ejecutivo de Chile 21, Carlos Ominami, en el contexto del Encuentro Nacional de Salud, ENASA.

La actividad –que fue inaugurada por la Ministra del sector, Helia Molina, y organizada por la  Asociación de Isapres- abordó una serie de tremas, entre ellos el cómo avanzar a una cobertura universal efectiva en salud, los multiseguros o el seguro único; y la seguridad social en Europa.

Ominami agregó que si bien se ha desarrollado un proceso de cambios en el último tiempo, sostuvo que un problema muy  serio que planteó la reforma a la salud el 2004, fue el que estableció garantías fuertes y sólidas en materia de prestaciones para los usuarios, pero dejó capacidades públicas débiles para poder asegurar esas garantías, con lo cual se produjo una brecha.

“Hay una segunda brecha que tiene que ver  con la segmentación entre las patologías que son Auge, y que son atendidas más urgentemente respecto de las que no son”, resaltó Ominami. Indicó que en su momento  reformas como el sistema Auge generaron reacciones fuertes como las que tuvo el Colegio Médico, que incluso se involucró en una campaña.

Ominami dijo compartir los temas incluidos en la propuesta de mayoría de la Comisión para la Reforma de las Isapres. Sostuvo que era fundamental tener una estrategia adecuada,  en la que hay que distinguir entre la visión a mediano plazo y las reformas inmediatas, y  que tienen que ver con  fortalecer el sistema público, generar  un nuevo modelo de pago de las salas clínicas; el fin del embarazo como pre existencia; y la participación de las Isapres en la prevención, entre otras.

Agregó que de esta manera se debe ir avanzando en la calidad de vida de las personas, reduciendo el gasto de bolsillo, estableciendo mayor transparencia y comparibilidad de planes y sobre todo creando las condiciones para una discusión más tranquila  sobre el modelo de salud que permita conciliar eficacia con solidaridad.