Enrique Dávila: “Situación de Metro y Enap es similar por la falta de gente que fue despedida para bajar costos”

Publicado : 01 Diciembre, 2014 en Portada, Prensa

|por Leonardo Cárdenas – Diario PULSO|


Dedicado a impulsar el área de energía en la Fundación Chile 21 (liderada por Carlos Ominami), y viajando a los directorios de la U. de Concepción (en el que participa, entre varios consejos directivos) se la pasa hoy el ex presidente de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), Enrique Dávila.

Tras su salida de la petrolera estatal (que lideró entre 2004 y 2008), el directivo optó por seguir un perfil reservado y alejado del sector privado energético.

En conversación con PULSO, Dávila entra de lleno en la contingencia de ENAP y se atreve, incluso, de recordar su mayor orgullo: aportar en el desarrollo del terminal GNL Quinteros, en el que la estatal tiene el 20%.

¿Cuán rentable es para Enap invertir en exploración de gas cuando el precio internacional está prácticamente por el suelo?

Obviamente que es altamente riesgoso, pero siempre una empresa, para poder integrarse o crear valor, tiene que invertir en exploración o producción. Esto lo debe hacer en el país o si tiene oportunidad en otras partes. Por ejemplo, ENAP lo ha hecho muy bien en Ecuador. Está produciendo petróleo y el mismo caso en Egipto y Argentina. 

En Chile, pareciera que las empresas públicas persisten en una dicotomía. Mientras más alta sea su rentabilidad social, de igual forma es deficitaria en el área financiera. ¿Ha llegado el minuto en que a ENAP ingresen capitales privados a su propiedad? 

Creo que en el contexto de esta cooperación pública y privada, ENAP lo que siempre ha hecho son asociaciones con capitales privados nacionales y extranjeros. En la década de los sesenta, uno de los acuerdos de este tipo permitió crear la petroquímica en Chile en la refinería de Biobío. Después, en los noventa se hizo con Petropower, que ayudó a entregar energía para la refinería. Después se hizo Petroquim para producir polipropileno. ENAP tiene una gran trayectoria y el mejor ejemplo es GNL Quinteros, que hoy le permite al país tener seguridad energética con la traída de gas natural desde distintas partes del mundo.

¿Cerrarse al ingreso de privados a la propiedad de la petrolera estatal no es una posición ideológica? 

No. Eso es privatización y eso no está dentro del programa de la Presidenta Bachelet. El hecho de concebir a ENAP estatal está fuera de discusión. Es un tema que puede ser ideológico, pero no nuestro, sino que de aquella gente que piensa que el rol subsidiario del Estado hace que el Estado no tengo ninguna empresa pública. Eso sí es ideológico y no estoy de acuerdo con eso. Creo que el rol que ha jugado Codelco, ENAP y Metro es fundamental. Estas empresas han entregado una contribución económica, social y seguridad muy grande. 

¿Está en crisis el sistema de gobiernos corporativos? Se lo pregunto por casos como el de Codelco y las filtraciones de sus directores, y luego que el presidente de Metro renunciara a sólo siete meses de asumir.

Hay que hacer modernizaciones en los gobiernos corporativos de las empresas del Estado. De hecho, la OCDE hace recomendaciones sobre la gobernancia de las empresas del Estado. Creo que la experiencia que ha tenido Codelco ha sido en algunos aspectos muy buenos y en otros no tan buenos. Hay que trabajar para modernizar los directorios para que representen realmente a los accionistas y que respondan, pero claramente el dueño de estas empresas es el Estado representado por el gobierno. 

Si se quiere independizar y ser autónomo del Estado y del gobierno de turno, quiere decir que los directores son los que hacen lo que quieren con la empresa y eso no puede ser. Por algo se mantienen en el área pública. 

Se ha planteado que las falencias que se han presentado en la operación de Metro se deberían a la privatización de servicios. ¿El caso de ENAP es similar?

La situación de Metro y ENAP es similar por la falta de gente que fue despedida para bajar los costos. La mantención y operación de estas empresas tiene que ser muy rigurosa. Tiene que ser cada dos años al menos de manera completa, porque son laboratorios gigantes. Si eso falla se producen derrames e impacto ambientales. Esto ocurre por un mal concepto de bajar costos. 

¿Estas son falencias originadas en el gobierno anterior?

Voy a poner el siguiente ejemplo: cuando llegué a ENAP en los noventa se quería privatizarla. Por lo tanto, estaba en una posición de mantención tecnológica y de personal muy mala. 

Cuando se trata de bajar los costos, después de los años 2009 y 2010 nuevamente se comenzó a despedir gente con mucha experiencia. Se trataron de bajar costos operativos, y creo que estamos pagando las consecuencias de aquello. Hubo 800 despidos. 

¿Esos 800 despidos fueron en los cuatro años anteriores?

Hay un periodo más largo, pero se le llamó también como desvinculaciones con acuerdo entre las partes. 

¿Qué evaluación hace de la operación de GNL Quinteros y ese negocio de ENAP?

Si Enap no hubiera invertido en su operación con GNL Quinteros, hoy no tendríamos gas natural propio. El parque de centrales a gas natural tendría que estar con diésel que es más caro y contaminante. GNL quinteros significa que no tengamos black-out a pesar de la sequía.

Cuando surge la propuesta del negocio de GNL Quinteros, usted estaba a cargo de ENAP y debió enfrentar la oposición del entonces ministro de Hacienda, Andrés Velasco. ¿Cómo recuerda ese periodo?

Hubo algún tipo de tensiones dado que GNL Quinteros significaba una inversión bastante grande a pesar que ENAP participó solo en un 20%. Fuimos los que desarrollamos el proyecto. ENAP lo que hizo fue aportar el terreno, la ingeniería y eso se valorizó. Fue muy poco lo que costó como capital. Fue un proyecto de US$1.300 millones y el resto lo pusieron Endesa, Metrogas y BG.

¿Los resultados dan cuenta que la empresa siguió un camino acertado?

Nunca quise decirlo públicamente, pero actué correctamente y creo que el resultado es que hoy Chile tiene seguridad energética. 

¿El ingreso de Gas Natural Fenosa a Chile da cuenta de que esta decisión fue exitosa?

GNF es un grupo que tienen mucha experiencia en Europa, son inversionistas que han estado hace muchas décadas en el negocio del gas. Son empresarios que conocen su rubro y son un aporte al negocio del gas. 

Lo que uno esperaría es que GNL Quinteros aumente su capacidad.

Sí, y por eso es que se está estudiando la ampliación de ese terminal, de pasar de 5 millones a 6 millones de procesamientos a 10 millones. Eso le daría cobertura a nuevas centrales de gas natural que siempre están en competencia con las centrales a carbón. Esa es una decisión que tiene que tomar el gobierno.