Tres problemas de la Alianza

Publicado : 26 Noviembre, 2014 en Columnas Chile 21, Gloria de la Fuente

|por Gloria de la Fuente|


La agenda del Gobierno ha logrado copar el debate público, tanto es así que tendemos a olvidar que existe un sector político llamado Coalición por el Cambio que enfrenta definiciones que no son menores.

Es una preocupación no sólo para quienes simpatizan con este sector, porque, tal como dice Gianfranco Pasquino, la calidad de la democracia depende de la calidad de la oposición. Por eso, así como es necesario que exista un gobierno capaz de llevar adelante su programa, también lo es el que exista una oposición a la altura. Ésta tiene tres problemas.

Primero, el problema de la identidad o del ethos. La Alianza o Coalición por el Cambio sigue tensionada entre la adhesión a los principios de la democracia y una relación compleja con el pasado. Así, mientras RN decidió sacar de su estatuto la alusión y defensa al legado autoritario, la UDI ha tenido más resistencia interna. Y cómo no, si mantiene vínculos con personas que recientemente han sido procesadas por violaciones a los DD.HH.

Segundo, el problema del proyecto. Claramente, el Gobierno ha corrido el cerco programático en materia de políticas públicas y ha hecho de la universalización de derechos su consigna. Ello ha dejado en evidencia el déficit de proyectos de la centroderecha. Hasta hoy la respuesta ha sido deficitaria, no sólo porque su fuerza política está mermada en el Congreso, sino porque además no ha sido capaz de decir hasta qué punto la libertad de mercado le parece más relevante que una mayor igualdad social. Distintas miradas se complejizan aún más si se considera que en materia de la agenda “valórica” conviven conservadores y liberales.

Por último, el problema del tono. Las diatribas de Matthei, unidas al video de la UDI con críticas directas a la agenda de reformas constituyen una muestra más de la polarización de ciertos sectores de la derecha. Esto contrasta radicalmente con la disposición al diálogo que han tenido RN y Amplitud.

Ojalá la Coalición por el Cambio sea capaz de discutir en base a sus propias ideas y no a descalificaciones. De ello depende cuidar la calidad de nuestras instituciones y de nuestra democracia.