Chile 21 inauguró ciclo de talleres de género

Publicado : 08 Octubre, 2014 en Portada, Prensa


Los aspectos introductorios sobre la equidad de género en Chile , fue el tema abordado en el primer taller del ciclo sobre género “Ciudadanía e Institucionalidad de Género en Chile: Un espacio en Construcción”, coordinado por Javiera Arce. En esta ocasión expusieron: Carolina Carrera Ferrer, presidenta de la Corporación Humanas; Diva Millapán, coordinadora de la Red de Mujeres Mapuche y la destacada teórica feminista, Virginia Guzmán. Comentó las ponencias Sebastián Bastías, doctor en filosofía de la Universidad de Chile.

En la oportunidad se abordó la situación actual de las mujeres en Chile. Carolina Carrera presentó los datos del Estudio de Opinión Pública realizado por la Corporación Humanas y realizado en el año 2013. Carrera destacó que las políticas públicas debiesen ser diseñadas buscando la lógica de los derechos y dejar de ser pensadas desde la perspectiva heteronormativa, que piensa a las mujeres con determinados prototipos, por ejemplo, el de “la madre”. Una política pública debe ser capaz de reconocer la diversidad de las mujeres.

El Estudio de la de Opinión Pública, muestra datos contundentes relacionados con la percepción de los altos niveles de discriminación que afectan a las mujeres en Chile. Se observa además un fuerte cambio de mentalidad por parte de las encuestadas, hacia un pensamiento más libre y con menos prejuicios acerca de la sexualidad y el ejercicio de derechos sexuales y reproductivos. Por otro lado, el estudio también demuestra que existen fuertes brechas digitales en el uso de internet entre mujeres y hombres.

En segundo lugar Diva Millapán, entregó importantes cifras en relación a las mujeres indígenas, poniendo énfasis en el Pueblo Mapuche. De acuerdo al Censo de año 2012, la población indígena en Chile alcanzó 1.842.607, de los cuales un 52% son mujeres.

Al interior de las culturas ancestrales, se dividen los roles entre hombres y mujeres, entregando el rol de la socialización primaria y el cuidado de los niños y niñas a las mujeres. Los hombres, en cambio, realizan las labores de carácter público. Sin embargo, cabe destacar que en la etnia Aymará, los hombres actualmente cocinan y tejen, labores que sus pares mapuche no realizan (salvo el Machi). No obstante ello, hasta el siglo XVI el Pueblo Mapuche presentaba una cultura de la corresponsabilidad en el cuidado de la casa y de los niños, lo que coincide con la llegada de los españoles.

En cuanto a la participación política de las mujeres mapuche, éstas incursionan en organizaciones de carácter social local y de base. Cabe consignar que en 1953 se presentó a elecciones la primera mujer mapuche candidata a diputada.

La mujer indígena padece tres tipos de discriminación: mujer, indígena y pobre. De acuerdo a los datos de la Encuesta CASEN 2009, la mujer indígena se encuentra dentro del sector más vulnerable del país, ya que posee bajos niveles de acceso a la educación, salud y vivienda.

Virginia Guzmán, planteó que las políticas públicas han sido incapaces de captar las diferencias entre hombres y mujeres, ellas no tocan la estructura de la desigualdad de género “¿Qué podemos hacer? En primer lugar reconocer lo que se desea afectar el marco que sustenta las desigualdades de género, los marcos normativos que reproducen la desigualdad de género”.

Se indicó que la política debe tener un objetivo claro: debilitar el sistema actual y reconocer que en todas las discusiones sociales existe una dimensión de género. Las políticas de género, son políticas que respetando el derecho, están orientadas a debilitar el sistema desigual, de clase, cultura y género.

Se agregó que existe una lucha histórica por alcanzar derechos de las mujeres desde la ilustración. El feminismo busca politizar lo naturalizado, transformar lo cultural en que se encuentra naturalizado. La lucha de las mujeres ha consistido en: politizar lo evidente, argumentar, y partir desde los discursos existentes para cambiar la realidad.

El retorno a la democracia, representó una oportunidad para las feministas de repensar el rol del Estado, como un reproductor de las desigualdades o un rol transformador de las desigualdades. Las mujeres debían entrar al Estado. Todas estas reformas además se dieron en un fuerte contexto de Reforma del Estado en los años 90.

Comentó las ponencias Sebastián Bastías, doctor en Filosofía, quién hizo referencia a la constante necesidad de la realidad social a normar los comportamientos, en particular de las mujeres, generando prototipos únicos que derivan en políticas públicas que no se hacen cargo de la diversidad social.

Chile 21 inauguró ciclo de talleres de género

Chile 21 inauguró ciclo de talleres de género