Gonzalo Martner: “La cifra final del crecimiento no dependerá del presupuesto pero ayudará”

Publicado : 02 Octubre, 2014 en Portada, Prensa

| por MIRIAM LEIVA P. |
**Economía – PULSO.CL**


En la Fundación Chile 21 surgieron las primeras voces solicitando que el gasto fiscal creciera en torno a dos dígitos para que fuera verdaderamente contracíclico. El director del Programa Económico de este centro y académico de la U. de Santiago, Gonzalo Martner, confía en esta inyección de recursos y descarta efectos en el tipo de cambio y en la inflación.

“El gobierno está actuando bien conceptualmente y con los instrumentos adecuados, tomando en cuenta que la desaceleración de la economía proviene de una menor demanda interna, no por efecto del exterior porque  ello ya impactó en una primera etapa en 2013 en la inversión. Hoy el problema es de consumo con  tres trimestres de caída”. 

No obstante, hay varios analistas que consideran que el 9,8% es excesivo

Esto no se trata de si el Estado gasta mucho, o es o no sobrio, sino que de hacer una política contracíclica. Más específico: las estimaciones de déficit efectivo y estructural son cifras muy parecidas al Presupuesto aprobado que presentó el entonces Presidente Piñera para este año y en esa oportunidad, nadie se llamó a escándalo. Si el diagnóstico es que la economía puede terminar con una recesión, la política fiscal  es un instrumento para utilizar. 

Si el gobierno cumple y ejecuta el 105% este año, el crecimiento del gasto 2015  sería menor al 9,8%

El gasto debiera medirse con respecto a la ejecución estimada y no respecto de la ley (como lo está haciendo el gobierno), si no, no tiene sentido. Si este año hay sobre ejecución presupuestaria, la tasa de crecimiento efectiva del gasto  debiera ser menor a 9,8%. Si no es así, entonces el gasto puede ser mayor que 9,8% . Lo de 9,8% parece ser una cifra cuidada para que aparezca inferior a dos dígitos y evitar las críticas de siempre sobre exceso de gasto público, que en esta coyuntura se justifica plenamente.

¿Cómo el gasto público puede reactivar si la parte fiscal es sólo el 20% de la economía?

Como este presupuesto tiene un  fuerte componente en inversión, tiene efectos multiplicadores significativos, no sólo a nivel agregado sino que también territorial. Evidentemente cuando el Estado es un cuarto del tamaño de la economía, la cifra final del crecimiento no dependerá del presupuesto pero ayudará.

¿Hay una estimación de este efecto mulitiplicador?

Hay un efecto que es inversamente proporcional a la propensión al ahorro. Si se financia inversión con gasto público hay más salarios y como los hogares no están ahorrando mucho, uno puede inferir que se irá a consumo. Por cada peso que gasta el sector público al menos debiera genera otro peso en el sector privado. Y ello sumado a la baja en la tasa de interés que aplica el Banco Central debería ayudar a  subir el consumo.

¿Qué le parece la estimación de crecimiento de Hacienda de 3,6%, no es muy optimista?

Está dentro del rango previsto por el Banco Central y con los agentes privados no hay una diferencia muy grande. Creo que las estimaciones que se hacen son “harto al tufo”, perdonando la expresión, porque basta ver las revisiones posteriores. Si no hubiera una política expansiva tendría una proyección más cauta, pero con mayor gasto público creo que podríamos estar cerca de 4%. El impulso fiscal de 2009 y 2010 ayudó al crecimiento cerca de 6% de 2011 y 2012, en Chile funcionan los recursos fiscales. 

Sin embargo, muchos expertos dicen que acá hay un problema de expectativas y eso no se arregla con más gasto fiscal

Esos son argumentos pueriles. En Chile, el empresariado es de derecha y siempre dirá que tiene problemas de expectativas, sin embargo acá se trata de agentes económicos racionales y reto, a que alguien me cite algún proyecto de inversión importante paralizado. Acá las empresas toman las decisiones de inversión con gente competente con las proyecciones de ingresos; y una política expansiva genera perspectiva de ingresos futuros, lo demás es ruido político mediático que está muy bien porque estamos en democracia, pero no nos confundamos.