Día Internacional del Agua

Publicado : 03 Abril, 2009 en Prensa

Chile tiene muy poco que celebrar y mucho de que avergonzarse. Nuestro país es el único en el planeta en donde los derechos  de agua son propiedad privada”, dijo el senador Carlos Ominami, respecto de la conmemoración del Día Internacional del Agua el próximo 22 de marzo.

El parlamentario sostuvo que en todos los países europeos y de América Latina los derechos de agua son bienes nacionales de uso público, por lo que pertenecen a toda la sociedad, la que puede establecer la regulación en su uso, prioridades de uso o caducarlos. “Al ser propiedad privada no es susceptible de ninguna regulación”, enfatizó.

“En nuestro país existe un monopolio del recurso hídrico. Un número muy reducido de empresas son propietarias de casi todos los derechos de agua. Considerando que el agua es el recurso del futuro, más escaso y más valioso, el tema en nuestro país es en extremo complejo”, dijo Ominami.

El parlamentario socialista sostuvo que estas fueron las razones impulsaron a un grupo de senadores  a lanzar una campaña ciudadana para la nacionalización del agua, presentando un proyecto de reforma constitucional que busca recuperar los derechos de las aguas para el país, crear un marco jurídico ambiental y generar un régimen constitucional sobre las mismas.

“Efectivamente no contamos con una política clara, coherente y sistemática en materia de protección de los recursos hídricos. Las normas que están llamadas a salvaguardar al elemento vital, prescritas por el constituyente, sólo se remiten a establecer el derecho de propiedad que sobre ella pueden tener los particulares. Esto se contrapone absolutamente con la tendencia actual de la mayor parte de las constituciones modernas e incluso prácticamente todas las latinoamericanas, que reconocen el dominio público sobre las aguas en su carta fundamental”, dijo.

Ominami recalcó que el dominio sobre el agua desde los albores de la humanidad, ha sido un tema conflictivo. “La razón es muy simple – sostuvo -sin agua no hay vida y es por ello que en todas las épocas han habido enfrentamientos, disputas por el control de un pozo o por la posesión de una fuente