El desafío pos mundial de Dilma

Publicado : 25 Junio, 2014 en Carlos Ominami, Columnas Chile 21

|por Carlos Ominami|


Ha sido la campaña más dura que ha debido soportar el Partido de los Trabajadores. La agresión a la Presidenta Dilma Rousseff durante la primera jornada del Mundial es un adelanto de la violencia que caracterizará esta campaña que iniciará su recta final inmediatamente tras la final del Mundial el 13 de julio próximo.

El PT enfrenta esta elección en una situación distinta a las anteriores. Es una fuerza que ha gobernado Brasil durante más de 11 años, con todo lo que eso significa: con grandes avances pero también con pérdida de su “virginidad”. Hoy el Partido de los Trabajadores no consigue presentarse frente a la opinión pública como una fuerza sustancialmente distinta de las otras.

En su convención del domingo pasado en Brasilia, la Presidenta Dilma Rousseff anunció el inicio de un nuevo ciclo para su segundo mandato. Este nuevo ciclo debe estar caracterizado por un gran esfuerzo en materia de reactivación económica, redefinición del federalismo, una gran reforma tributaria, políticas específicas que atiendan las necesidades de las capas medias y por último, reformas políticas profundas.

El sistema político brasileño no puede estar más desprestigiado. Los políticos, del color que sean, están extraordinariamente mal evaluados. El ser político en Brasil es casi ser sinónimo de delincuente, hay por tanto un tremendo desafío para lo que debiera ser el segundo mandato de la Presidenta Rousseff.