La oportunidad de las energías renovables

Publicado : 10 Junio, 2014 en Columnas Chile 21, Patricio Rodrigo

|Por Patricio Rodrigo
Director del Programa de Medio Ambiente
Fundación Chile 21|


El proyecto HidroAysén, ya descartado definitivamente por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, abre un sinnúmero de oportunidades para la utilización de las denominadas energías renovables con cercanía a los lugares de demanda.

El proyecto HidroAysén -en un inicio- se pensó para abastecer la oferta minera, por tanto las energías renovables que tendrían un mayor potencial de crecimiento, son aquellas que pudieran entregar abastecimiento a dicho sector productivo en el norte de Chile. Sobre todo aquellas energías renovables que aporten potencia firme, es decir la producción durante las 24 horas del día de energía de base destinada a los procesos mineros.

En este caso, hay por lo menos tres fuentes de energía renovables, cuya combinación, pudieran remplazar a HidroAysén y producir 2700 MW e incluso más, bajando los costos de transmisión y con ello, las tarifas y precios pagados por la minería.

Una primera fuente es la energía termosolar de concentración, que es capaz de fundir sales sensibles, incorporarlas en un termo y con ello calentar agua y producir energía eléctrica a partir del calor generado. La segunda fuente, y que desafortunadamente no ha logrado despegar en el país, es la geotermia. Se trata de una energía renovable no convencional que puede producir 200 MW o más de potencia por cada uno de los emprendimientos. La tercera fuente es novedosa. Es la torre de Atacama, de energía eólica, y que genera -por diferencias de presión y temperatura- una corriente descendente de viento, capaz de producir entre 500 y 600 MW de potencia firme, lo que constituye una solución para garantizar el abastecimiento al sector minero.

Si a todo esto le sumamos las energías fotovoltaica y la eólica, es perfectamente posible pensar que las “E R” puedan suplir a HidroAysén sin tener necesidad de recurrir a fuentes fósiles como carbón, diésel o gas, es decir fuentes que no emitan gases efecto invernadero.

Comunicaciones Fundación Chile 21