Perdidos en el Mundo

Publicado : 23 Mayo, 2014 en Columnas Chile 21, Jaime Ensignia

|por Jaime Ensignia|


Sugestiva resulta la columna titulada Perdido en Haití escrita recientemente en El Mercurio por Hernán F. Errázuriz, ex Ministro de Relaciones Exteriores bajo la dictadura militar entre 1988-1990, al dar a entender que la política exterior del actual gobierno de Michelle Bachelet es un tanto confusa, con falta de perspectiva en lo que se refiere al rol que debiese jugar un país como Chile, puesto que se prefiere realzar la participación del país en organismos como UNASUR, MERCOSUR y “otras entelequias”. La crítica central del autor apunta a la supuesta falta de atención que el ministerio de RREE le estaría entregando a la Alianza del Pacífico, el bloque que integran Chile, Colombia, México y Perú desde 2011, una de las pocas “joyitas” presentadas como el gran éxito en política internacional de la administración Piñera. Es insistente el autor de la columna al señalar que el futuro y las potencialidades para el desarrollo del país están en el Pacífico, como si fuese éste el único destino de la economía nacional y de su política exterior. Más aún, nos recuerda que “Chile se anticipó: durante el gobierno militar inició visionariamente, y la Concertación consolidó, la apertura al Pacífico”. Extraña aseveración de Errázuriz, que pretende hacer un nexo entre lo que él llama la apertura al Pacífico, el gobierno militar y los gobiernos de la Concertación, olvidando lo devaluada que estuvo la diplomacia chilena bajo el régimen dictatorial de Pinochet. El columnista parece olvidar que fueron los gobiernos democráticos establecidos desde 1990 los que permitieron al país y a los grandes exportadores acceder a los mercados externos e insertar a Chile en los foros internacionales y regionales. El retorno a la Democracia otorgó a Chile legitimidad y respeto en el concierto internacional. En este sentido, Chile hoy asume su pertenencia a la región y de allí lo interesante del nuevo énfasis de la política exterior; la prioridad hacia Latinoamérica, la vuelta al barrio, la profundización de las relaciones con países como Brasil, Argentina, Uruguay, la agenda de cooperación con Perú luego del fallo de La Haya, la aspiración de una relación más política y de cooperación con Bolivia; la búsqueda de mayores convergencias entre al proyecto de la Alianza del Pacífico con los países del MERCOSUR, todo esto expresado tanto por el Canciller Muñoz, como por la Presidenta de Chile en su primer mensaje del 21 de mayo. Esta reflexión no está presente en el autor de Perdidos en Haití que corre el riesgo de quedar al rezago, entre los Perdidos en el Mundo.