Mensaje del 21 de mayo.- Hoja de ruta para un proceso de transformaciones

Publicado : 22 Mayo, 2014 en Carlos Ominami, Columnas Chile 21

|Por Carlos Ominami|


Por si alguna duda hubiera, la Presidenta Michelle Bachelet -el 21 de mayo recién pasado- las despejó completamente. El suyo es claramente un gobierno que busca transformaciones profundas. Lo que los chilenos escucharon fue un Mensaje macizo, con más de 100 anuncios de distinta envergadura.

Es cierto que el discurso no pareció haber aportado grandes novedades, puesto que las principales definiciones ya habían sido anunciadas, como es el caso de la reforma educacional, la agenda energética, la agenda de competitividad, para no hablar de la reforma tributaria que ya está en pleno proceso de discusión en el Parlamento.

La Presidenta también reafirmó que la preocupación esencial de su gobierno será la lucha en contra de las desigualdades. La estructura del Mensaje obliga a la exhaustividad, de manera que cada ministerio aparezca con tareas a desempeñar durante este periodo, todo lo cual conspira en contra de la posibilidad de dejar más nítidamente establecida las prioridades. En todo caso, es claro que el eje será la lucha contra las desigualdades.

Este es un Mensaje que plantea importantes desafíos, especialmente en materia de precisión, gestión y sustentabilidad de los cambios propuestos. Precisión, porque hay todavía mucho enunciado general que debe ser detallado. Gestión, porque los gobiernos y los Estados disponen de capacidades limitadas y pueden enfrentar dificultades para poner en práctica una agenda tan amplia y diversa. Sustentabilidad, porque este vasto programa requiere de una mayoría social y política que está todavía en proceso de construcción.

Finalmente, una preocupación a la cual se le ha prestado -todavía- poca atención, es el efecto de la desaceleración del crecimiento de las cuentas fiscales y la posibilidad, en consecuencia, de financiar el conjunto de los cambios propuestos.