"Todavía no se logra que la igualdad de género sea visto como un tema de la sociedad en su conjunto"

Publicado : 09 Marzo, 2009 en Prensa

“Un desafío de más largo plazo es que el tema de la igualdad de género logre permear nuestra cultura política, de tal forma que los que toman decisiones no lo vean como un tema subalterno”

Prioritario es para la Directora Ejecutiva de la Fundación Chile 21, María de los Ángeles Fernández, que en nuestro país se produzca el cambio cultural que permita la verdadera igualdad entre hombres y mujeres. La conmemoración del Día de la Mujer trae nuevamente a la actualidad las necesidades y desafíos que nuestra sociedad tiene respecto al tema de género, ámbito del que dice María de los Ángeles Fernández, “no es sólo del progresismo”, pero aclara, son los partidos de izquierda los que han “desplegado estrategias” al respecto.

¿Cuáles son los desafíos de nuestro país en torno a la igualdad de género?

La respuesta sobre los desafíos de género que enfrenta el país se inscribe en dos planos: uno, de corto plazo e inmediato, que tiene que ver con las iniciativas legislativas que ha enviado la Presidenta Bachelet y que es de esperar que sean aprobadas. Nos referimos a los proyectos de ley sobre brecha salarial, de participación política, de orden de los apellidos, sobre trata de personas, del régimen económico del matrimonio y sobre flexibilización del postnatal.

Importantes temas quedarán pendientes como la anticoncepción de emergencia, luego del cavernario fallo del Tribunal Constitucional, la sobrecarga de trabajo femenina que desafía la necesidad de que los hombres comiencen a asumir roles más protagónicos en el ámbito de lo privado,  así como la no ratificación del Protocolo Facultativo de la CEDAW, entre otros.

Un desafío de más largo plazo es que el tema de la igualdad de género logre permear nuestra cultura política, de tal forma que los que toman decisiones no lo vean como un tema subalterno y, en cuanto a la ciudadanía, a los electores, que lo valoren de tal forma que condicionen su apoyo a los partidos que no están dispuestos a respaldar y asumir las demandas de género.

¿Cuáles son los avances de la actual administración en materia de igualdad de género?

Aunque es probable que anteriores gobiernos de la Concertación puedan haber logrado mayor número de leyes que responden a las demandas de igualdad de género, la actual administración ha logrado varios hitos indesmetibles: el primero, ser conducida por una mujer; la segunda, tener paridad en su gobierno, primero radical (del orden del 50 por ciento de cada sexo y terminando con paridad flexible, del orden de 60/40) y visibilizar la importancia que el aporte de las mujeres reviste para el desarrollo de la sociedad en su conjunto, gracias a un discurso que reconoce permanentemente el aporte femenino. Por otra parte, y como efecto dominó, ha permitido que Chile suba varios puestos en rankings de competitividad como el del Foro Económico Mundial gracias a haber colocado más mujeres en puestos de responsabilidad política.

Considerando que en Chile el tema de la igualdad de género ha logrado avances, entre otros gracias a señales como la paridad ministerial en la primera parte de la actual administración, cuáles son los mayores impedimentos para un pleno respeto de la igualdad entre el hombre y la mujer en nuestra sociedad

El mayor impedimento es que todavía no se logran dos cosas: que la igualdad de género sea visto como un tema de la sociedad en su conjunto y, como consecuencia, se le asigne un rol secundario, como una especie de gustito o demanda de un grupo de mujeres ilustradas. Los medios de comunicación, que todavía insisten en promover imágenes sexistas y entregándole poco espacio protagónico a las mujeres así como la educación, tienen un rol fundamental en este desafío cultural.

¿Es la igualdad un tema sólo del progresismo?

La igualdad entre hombres y mujeres no es un tema sólo del progresismo pero es justo reconocer que es uno de los valores que han promovido los partidos progresistas en el mundo occidental. Son los partidos políticos de izquierda, especialmente de Europa, los que han visto el avance de las mujeres a su interior y luego, han desplegado estrategias para lograr un mayor reconocimiento a nivel de sus sociedades. En este avance, gobiernos de izquierda como el de Rodríguez Zapatero, en España, parecen ser los que están llegando más lejos, impulsando una Ley de Igualdad, un Ministerio de Igualdad y Servicios de Igualdad a nivel de los gobiernos autonómicos. En este desarrollo, un rol importante lo ha jugado la Unión Europea.

Los partidos políticos de derecha también han comenzado a otorgarles responsabilidades a las mujeres, más bien por un efecto de mimetización con los primeros y por un objetivo de disputar electorados que están dispuestos a darle su voto a las mujeres. El problema con el avance de las mujeres conservadoras es que, por lo general, ellas suelen privilegiar más los dictámenes del partido que cualquier preocupación que tenga que ver con las demandas femeninas, y mucho menos se relacionan éstas con legítimos anhelos de autonomía e independencia.