INFORME DEL FORO DE RELACIONES INTERNACIONALES

Publicado : 04 Abril, 2013 en Documentos de Trabajo, Prensa, Programa Internacional, Publicaciones

INFORME DEL FORO DE RELACIONES INTERNACIONALES

Marzo 2013

¿Continuidad o cambio? En la primera sesión del Foro de Relaciones Internacionales nos hicimos esta pregunta con el objetivo de dilucidar si la política exterior del Gobierno de Sebastián Piñera sigue el mismo hilo conductor establecido por la Concertación, o ha variado en lo sustancial. La respuesta, en todo caso, es diferente si se aborda solo desde la crítica o si el análisis distingue matices, al tratar uno u otro aspecto de la inserción internacional del país en los últimos años.

De todos modos, la apertura económico-comercial se mantiene vigente, insistiendo en la suscripción de acuerdos de libre comercio con todos los países y grupos de países que reciben nuestras exportaciones, nos venden sus productos e invierten en Chile. Tal estrategia, aparte de no innovar cuando se van agotando los socios posibles y se debieran buscar otros énfasis para aprovechar las oportunidades existentes, por ejemplo, para las PYMEs, comprometen los intereses nacionales en negociaciones como la del TPP (Acuerdo Transpacífico, en sus siglas en inglés), de dudosa conveniencia por sus limitaciones a la propiedad intelectual y su marcado perfil anti-chino, siendo Beijing nuestro principal socio comercial.

La Alianza del Pacífico, por su parte, aunque tiene su origen en una iniciativa del Gobierno anterior que reunía a todos los países latinoamericanos ribereños de este Océano (llamado Arco del Pacífico), se convirtió en un espacio ideológico, de carácter liberal-conservador, pro norteamericano, y enfrentado a Brasil y al ALBA.

La vinculación con Perú y Bolivia también ha variado, prevaleciendo el interés de mantener con Lima un ambiente favorable para los negocios y las inversiones, a pesar de la demanda por los límites marítimos en la Corte de La Haya, y desechando el diálogo en torno a la Agenda de los 13 puntos que se había construido con La Paz y que incluía el tema del mar (punto 6), aunque nunca quedó clara la voluntad de solucionar el problema de la mediterraneidad.

Si unimos a esto el estatus quo en las relaciones con Argentina y el retroceso en los lazos con Brasil, Ecuador y otras naciones de Sudamérica, podemos afirmar que Chile se encuentra más bien alejado de sus vecinos, realidad que la formación de la Alianza del Pacífico solo contribuye a consolidar.

Además, la Administración Piñera ha profundizado la presidencialización de la política exterior, dejando en evidencia errores y debilidades ante iniciativas que buscan más el impacto en la opinión pública, que la obtención de resultados concretos. No obstante intente hacer una gestión diferente, la carencia de un diagnóstico fino y de una visión estratégica, le impide al Ejecutivo actuar de manera eficaz ante un escenario nacional, regional y mundial en plena transformación, que presenta desafíos que afectan directamente las posibilidades de desarrollo del país.