PREDICCIONES 2013

Publicado : 19 Diciembre, 2012 en Noticias, Prensa

Por María de los Ángeles Fernández |

//

Las presidenciales y su efecto narcotizante: El 2013 estará marcado por la realización de primarias y la definición de los candidatos por parte del gobierno y la oposición. El desafío para ambos conglomerados será incentivar una mayor participación que supere la alta abstención registrada en las pasadas elecciones municipales, de casi 60%. La buena noticia es que dicho porcentaje bajará ostensiblemente para las elecciones presidenciales. La mala es que, como producto de la dinámica eleccionaria marcada por las promesas, las definiciones cruciales para que Chile pueda proyectar su actual crecimiento económico seguirán postergándose. Nos referimos a los dilemas energéticos, la educación, la innovación y el emprendimiento.

La viralización de La Polar: Los dirigentes de la Fech señalaron que “el 2013 es un año de propuestas y de protestas”. La carta enviada al ministro Beyer por el movimiento estudiantil frente a la investigación que se realiza a la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) pone nuevamente en el tapete el tema del lucro en la educación. El tipo de malas prácticas y de inescrupulosidad detectados, primero en el retail, con el caso de La Polar, y ahora en la educación superior, con la Universidad del Mar y las acreditaciones, serán detectados en otros ámbitos de la economía, profundizando la desconfianza en el modelo de mercado.

Ciudadanos movilizados en defensa del medioambiente: Los conflictos en materia medioambiental estarán presentes a lo largo y ancho del país, tal como ya ocurrió durante 2012. Son más de 50 conflictos, desde mineros, energéticos, el plan de descontaminación de la Región Metropolitana, los plaguicidas, la explotación forestal y el conflicto en la Patagonia. Lo anterior, sumado a las dudas planteadas por el ex presidente de la Corte Suprema, Milton Juica, sobre la independencia de los jueces de los tribunales ambientales, que comenzarán a operar este 28 de diciembre, hace muy probable que veamos nuevas movilizaciones ciudadanas que exijan el Estado una mayor participación en los procesos de calificación ambiental de dichos proyectos e, incluso, su paralización.

Fervor por las comisiones presidenciales: A pocos días de iniciar su gobierno, el Presidente Piñera señaló que “éste va a ser un gobierno que no se va a quedar atrapado en comisiones, sino que va a ser un gobierno de acción”. No obstante, a casi tres años de gobierno, ha mandatado la conformación de 16 Comisiones Asesoras Presidenciales de carácter no permanente para abordar temas que han irrumpido en la agenda pública, superando con creces las seis Comisiones Asesoras Presidenciales conformadas por el gobierno de la ex Presidenta Bachelet. Es altamente probable que el gobierno de Piñera, durante el 2013, siga sufriendo de “comisionitis”. No obstante, el éxito de estas instancias dependerá de que las recomendaciones que emitan se traduzcan en proyectos de ley aprobados en el Congreso.

No se innovará con el litio: Luego de la fallida licitación del litio, del que Chile posee un cuarto de las reservas mundial, acarreando incluso la renuncia del subsecretario de Energía, Pablo Wagner, el gobierno ha manifestado su voluntad de volver a intentarlo. Concretamente, el ministro Chadwick señaló en su momento que “el gobierno tiene una profunda convicción acerca de que tenemos un recurso natural que puede ir cobrando importancia hacia el futuro. Recurso natural que, en nuestro país, es extraordinariamente abundante y no queremos que permanezca por siempre bajo tierra, sino que tengamos la posibilidad que pueda ser explorado, explotado y que nos pueda dar beneficios para todos los chilenos”. Sin embargo, predecimos que el llamado “petróleo del futuro” no será tocado en 2013. ¿Razones? En un año electoral, no resulta conveniente afectar un recurso que, da lo mismo si forma parte o no de un mito, muchos chilenos han llegado a colocar a la altura del cobre.

Bonus track: El 2013, estará marcado por las elecciones presidenciales y parlamentarias. Buena parte de las candidaturas pasarán, además, a definirse vía realización de primarias. En este cuadro, y dado que en Chile no se han promovido mecanismos que incentiven la participación política femenina y que no se observa voluntad gubernamental para enviar proyectos de reformas políticas con balance de género, se mantendrá la proporción por sexo de candidaturas parlamentarias previas: 10% mujeres y 90% hombres. Por otra parte, Chile no logrará superar el lugar 87 (de 135 países) al que cayó en el ranking de igualdad del Foro Económico Mundial.

Publicado en “La Tercera”