Expertos sugieren ampliar debate sobre iniciativa de voto voluntario

Publicado : 05 Enero, 2009 en Prensa

Continúa el debate en torno a la modificación constitucional que consagra la inscripción automática y el voto voluntario. La iniciativa presentada por los senadores de la Alianza Alberto Espina, Antonio Horvath, Sergio Romero, junto al ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, es criticada por lo que algunos expertos califican como su carácter irreflexivo de la voluntad del voto.

El académico de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias Sociales, Manuel Antonio Garretón, dijo que es necesario que se realice un debate en profundidad para analizar las consecuencias que la iniciativa pueda provocar en el sistema electoral a nivel teórico y práctico.

“Está absolutamente demostrado que en donde se ha pasado del voto obligatorio al voto voluntario se produce una disminución de la participación, aumentan las candidaturas demagógicas que movilizan a una parte del electorado y se hace más selecto el electorado porque votan los que tienen mayor capital social y cultural”, argumentó Garretón.

El académico añadió que el sufragio voluntario está internalizado en la ciudadanía en países como Francia o Holanda y no se cuestiona su funcionalidad.

“Los niveles de participación electoral en el mundo son más altos mientras el voto sea obligatorio y las sanciones sean fuertes y a medida que bajan las sanciones el nivel de participación se acerca al nivel del voto voluntario que es alrededor del 50 por ciento. Cuando el voto es obligatorio con altas sanciones, el porcentaje de los países nórdicos de votación es superior al 90 por ciento”.

Para la directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, María de los Ángeles Fernández, el voto voluntario “generaría un caldo de cultivo apropiado para una mayor influencia del dinero en la política”.

La experta manifestó que “nadie puede argumentar en contra que con el voto voluntario nuevamente no se reedite la práctica del cohecho, eso es gravísimo, porque si me pagan por votar, son resabios históricos que se habían superado, por eso no sólo es un crimen histórico, es una involución desde todo punto de vista”.

A pesar de esto, la inscripción automática no es cuestionada en general y significaría la incorporación de unos cuatro millones de nuevos potenciales electores en el padrón.

Link | Nota en Radio Univesidad de Chile online